México convertido en un cementerio de periodistas: Colilá Eguía, presidenta de Fapermex

Antonio Heras

Mexicali.- La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX), Colilá Eguía, sostuvo que México se ha convertido en un cementerio de periodistas por lo que advirtió que el gremio organizado nl se cansará de alzar la voz para que se haga justicia y parar la matanza de comunicadores.

Con el asesinato del periodista Javier Valdez, corresponsal de La Jornada, de 1983 a la fecha suman 268 homicidios cometidos por los enemigos de las libertades primarias desde 1983.

Eguía Tonella hizo un recuento mortuorio: las víctimas han sido 231 periodistas; un locutor; ocho trabajadores de prensa; 16 familiares y nueve amigos de comunicadores, así como tres civiles. Además siguen sin solución 26 desapariciones forzadas.

En un comunicado la FAPERMEX, la Federación Latinoamericana de Periodistas, el Club Primera Plana y el Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, exigieron un ¡Ya basta!

Nuevamente se enluta el diario “La Jornada” y por ende todo el periodismo nacional, con el asesinato a mansalva del colega, Javier Valdez Cárdenas, corresponsal del prestigiado diario en Sinaloa y redactor del semanario estatal “Riodoce”.

Según los primeros reportes, Valdez Cárdenas fue interceptado por un sujeto armado que lo despojó, primero de su camioneta para hacer creer que se trataba de un simple asalto, luego le disparó en repetidas ocasiones hasta cerciorase de que había muerto su víctima.

El colega era un experto en el tema de la delincuencia organizada, con un abundante trabajo sobre narcotráfico y violencia.

El ataque ocurrió al mediodía en la calle Rivapalacio, entre Ramón F. Iturbe y Epitacio Osuna, de la Colonia Jorge Almada, en el centro de Culiacán. El cuerpo del comunicador quedó tendido en el asfalto.

Valdez acababa de salir de la redacción de Riodoce, en la calle Francisco Villa, a cuadra y media del atentado.

De acuerdo con el diario local El Debate, al lugar de los hechos llegaron elementos de la policía para resguardar el área, así como militares y peritos de la Procuraduría General de Justicia, quienes se encargaron de levantar registros y llevar a cabo labores de campo.

Posteriormente autoridades ordenaron el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense.

Valdez presentó a finales del año pasado su libro Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia.

Ese fue el último título de una lista de obras publicadas que incluye Huérfanos del Narco, Los Morros del Narco, Miss narco y Con una granada en la boca.

Ese último volumen  trata precisamente de “esa preocupación de mirarnos de frente, hacia adentro”, dijo Valdez en una entrevista con su diario, el 2 de octubre de 2016.

“No hablamos solo de narcotráfico, una de nuestras acechanzas más feroces. Hablamos también de cómo nos acecha el gobierno. De cómo vivimos en una redacción infiltrada por el narco, al lado de algún compañero en quien no puedes confiar porque quizá sea el que pasa informes al gobierno o los delincuentes”, apuntó.

“Señalamos también a los empresarios, a los dueños y ejecutivos de los medios, que priorizan el negocio, que están más preocupados por la ganancia que por contar la historia de lo que está pasando en nuestro país, o de lo que pueda pasarles a sus reporteros, a sus empleados”.

Valdez, nació en Culiacán de Rosales, Sinaloa, el 14 de abril de 1967. Estudió sociología en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Corresponsal de La Jornada en Culiacán, Sinaloa, desde hace 18 años, fue fundador del multipremiado periódico Ríodoce, hace 14 años, publicación que sin pretenderlo se especializó en la cobertura del narcotráfico.

Valdez se inició en el periodismo a principios de los años noventa en los noticieros televisivos del Canal 3, en Culiacán.

En 1998 obtuvo el Premio Sinaloa de Periodismo por sus trabajos en la sección cultural de dicho noticiero. Ingresó en el periódico Noroeste y desde 1998 es corresponsal nacional de La Jornada.

Sus crónicas han sido publicadas en diversos medios impresos, entre ellos las revistas Proceso, Gatopardo y Emeequis.

Se especializó en investigar temas vinculados con el crimen organizado y sus lazos con en las altas esferas gubernamentales e incluso empresariales, durante más de dos décadas, lapso en el cual se convirtió en un narrador necesario sobre el tema en su estado y otros del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s