Migrantes haitianos trabajan en construcción de nueva garita de Mexicali que se unirá al muro de Trump

Antonio Heras

Mexicali.- A sus 36 años, Basilome obtuvo un permiso de trabajo para fondear su tiempo de permamencia en México, una vez que el gobierno de Estados Unidos “congeló” su soliciud de asilo humanitario.

Es uno de los integrantes de la migración atípica que se registró en la frontera de Baja California de originarios de Haití en busca del “sueño americano” durante 2017.

Varado en la capital de Baja California, consiguió trabajo en la construcción de las nuevas instalaciones de la Garita Internacional de Mexicali. Trabajador de la construcción, especializado en pintura de interiores, Basilome prácticamente “picó piedra” para quitar el pavimento del área para la construcción de oficinas y casetas de aduana, carriles y estacionamiento.

Es dificil la situación, nos vamos a quedar en México, señala al tiempo de advertir que su salario es de mil 500 pesos a la semana y envia dinero a su familia en la isla caribeña, pero “200 dólares al mes, es poco, no les alcanza para mucho”.

Habitante de un departamento en la colonia Fronteriza, al oeste de Mexicali, comparte con media docena de sus paisanos que trabajan en el mismo sitio. Advierten que al menos tendrán empleo hasta noviembre cuando termine la garita y se una a los 3.6 kilómetros de muro de hierro del primer contrato del gobierno de Donald Trump.

Ya lo empezaron a construir, dice sobre el muro mientras señala al oeste, sobre la Linea Internacional, en la avenida Colón poniente de la capital de Baja California. Se meterá al Río (Nuevo) y se conectará a la garita que construimos nosotros y también en el otro lado, explica el caribeño.

Hace un año ingresó a México por Tapachula, Chiapas, proveniente de Brasil donde laboró en la edificación de infraestructura deportiva, para dirigirse a la frontera norte de Tijuana.

En el trayecto decidió, junto al grupo que lo acompañaba, a quedarse en Mexicali debido a la demanda de peticiones de haitianos a través del puerto fronterizo de San Ysidro, en el condado de Diego. De ese grupo solo se le autorizó su ingreso a Estados Unidos a una mujer embarazada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s