Incertidumbre de padres migrantes por separación de sus hijos

Antonio Heras

Mexicali.- Los sueños de Cristóbal Cruz y la razón de estar en Estados Unidos se quebraron una vez que cruzó con su esposa y su hijo por la garita de San Ysidro, California.

Originario de Tegucigalpa donde trabajaba como albañil aun sueña con que su hijo de 15 años se prepare académicamente, se convierta en un hombre de bien y se olvide de lo que vivió en Honduras.

Desde hace 47 días, Cristóbal nada sabe de su vástago pues lo separaron las autoridades migratorias estadunidenses al día siguiente de iniciar su trámite legal en el puerto fronterizo.

Es uno de los 123 menores de edad que solicitaron refugio humanitario luego del periplo que se convirtió el viaje de sus padres en la Caravana del Migrante 2018 que partió de Tapachula hacia Tijuana.

Justo un día después de ingresar los 228 centroamericanos por la garita de California, el 5 de mayo de 2018, gobierno de Donald Trump instrumentó la política de cero tolerancia contra la migración ilegal.

Aunque la petición de refugio humanitario está dentro de las leyes de Estados Unidos, los niños y adolescentes fueron separados de sus padres y trasladados a campamentos de la Patrulla Fronteriza.

La mayoria son hondureños, aunque también hay guatemaltecos y salvadoreños que fueron separados de sus familias una vez que se encontraron allende la frontera.

Otro hondureño, también albañil, decidió proteger a sus dos hijos, quedarse en Tijuana y no exponerlos a que los deportaran o los separaran de su lado mientras concluiría un trámite que puede durar años.

Se trata de Ángel Javier Rivera quien con su esposa y sus hijos de tres y un año de edad huyó de San Pedro Sula por la violencia de los maras y advirtió que no los pondría en riesgo con los “migras”. Se quedó a radicar en esta frontera pues no le interesó cruzar a Estados Unidos.

A diferencia, su paisano Carlos Antonio Aguilera Serna, optó por el refugio humanitario y nunca se imaginó que al caminar la escalera de caracol en Tijuana que lo llevó al puerto fronterizo estadunidense, lo separaran de sus dos hijos y una hija. La sonrisa desapareció de su rostro y la incertidumbre de donde están sus hijos le produce mayor temor que la presencia de los maras que le exigían cobro de piso para la venta en Choruteca de cacahuate en dulce.

Con siete meses de embarazo, la comerciante salvadoreña Elim Orellana pide al cielo que su parto se produzca una vez que le otorgue refugio la administración Trump. No sabe qué es peor: la amenaza de muerte que le hicieron los maras o que le arrebaten a su hija de su pecho.

En campamentos estadunidenses hay más de 2 mil niños que esperan se determine su situación juridica y la de sus padres que permanecen en centros de detención migratoria.

En el caso de los niños de la Caravana del Migrante, se incluye a menores de dos meses de nacidos hasta de 17 años de edad, cuyos padres fueron trasladados de Otay Mesa -limitrofe con Tijuana- a otros centros migratorios.

El Albergue de la Juventud de Tijuana, cuyo director José María Lara, dijo estar preocupado, molesto e incómodo porque un país humanitario por denominación ahora separa a los niños de sus madres y advierte sobre tolerancia cero a la migración.

La Coalición Prodefensa del Migrante advirtió que las quejas de los migrantes deportados a México de los centros de detención son la separación de familias, la discriminación, la falta de servicios de salud, las condiciones donde duermen en colchonetas y jaulas de los campamentos, las altas y bajas temperaturas.

Las mujeres se quejan de tocamiento y de invasión de áreas intimas durante revisiones y el hacinamiento que se recrudeció con la política de Donald Trump.

La Dirección de Atención a Migrantes de Mexicali, Gustavo Magallanes, dio a conocer que entre los 123 migrantes menores de edad de la caravana se encontraban 20 niños de cinco años de edad.

La Patrulla Fronteriza dio a conocer este viernes que se instrumentan acciones para cumplir el decreto de Trump para reunificar a padres con hijos que estan en espera de la resolución de si status migratorio.

La corporación advirtió que los niños que están bajo su custodia los reunirán con sus padres o tutores una vez que concluya sus juicios.

También señaló que las unidades familiares pueden separarse por su historial, por salud y seguridad o antecedentes penales, además de cruzar la frontera de manera ilegal.

A través de dos vías se solicitó información al gobierno de Estados Unidos sobre el número de menores de edad en esta situación por campamentos sin obtener ninguna respuesta, incluida la oficina central del ICE en Washington.

Foto: Lindero Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s