lun. May 20th, 2019

¿Por qué no tomo fotos a color?: Antonio Turok

Jorge Heras / Lindero Norte
Mexicali.- La potencia visual del evento o momento que genera en el espectador y en el mismo fotógrafo las imagenes en blanco y negro son el factor que ha hecho que Antonio Turok, uno de los fotodocumentalistas mexicanos más importantes de Latinoamérica, capture con ausencia de más colores los movimientos armados y de protesta así como actos políticos y de rescate durante sus más de 4 décadas como artista de la lente.

Desde sus 14 años de edad, Turok cargó con una camara fotográfica, pero su nombre trascendió con las imágenes que capturó de la revolución sandinista, el inicio del movimiento zapatista del EZLN en Chiapas, los levatamientls indigenas en Guatemala, los disturbios por la lucha magisterial de Oaxaca y hasta las labores de rescate durante el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York.

El fotógrafo originario de la Ciudad de México estuvo este martes en la capital de Baja California en una charla con estudiantes y fotógrafos profesionales mexicalenses en el Instituto de Investigaciones Culturales – Museo UABC, en donde presentó su libro «La fiesta y la rebelión», editado por Era; pero también en este recinto cultural se encuentra su exposición fotográfica «La Semilla y la Esperanza. Las luchas armadas vistas por Antonio Turok»

«¿Por qué no tomo fotos a color?, porque los grandes pintores como (Rufino) Tamayo usan mejor los colores, y porque en el blanco y negro de las imágenes está la intención de la foto», aseveró Turok al tiempo de explicar que con los colores «se vuelve una imagen sucia, que no te permite ir más allá del evento mismo; En el momento que uno manda la foto al blanco y negro pasan cosas muy raras, lo hacen a uno reflexionar sobre lo que realmente pasa en esa imagen», apuntó.

Por ello, el Premio del Fondo internacional Mother Jones de fotografía documental 1994 y Medalla al Mérito Fotográfico 2018 de la Fototeca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sostiene que «la fotografía es más complicada que la pintura, pues un pintor si no le gusta un trazo puede pintar todo de nuevo».

No obstante, consideró que los fotógrafos y pintores son tan artistas unos como otros, ya que los profesionales del lente tambien pintan con la luz.

Ante una concurrida sala llena de sus fotos, Turok mencionó que uno de sus grandes maestros fue W. Jim Smith, uno de los pioneros de la fotografía documental, de quien aprendió a asumir la responsabilidad de compartir el sentido humanitario a través de las imágenes.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: