Vie. May 29th, 2020

UberEats queda fuera del impuesto estatal; La estrategia que salió mal en el Congreso de BC

*Retiran el servicio de transporte de productos y alimentos en el impuesto a plataformas digitales
Jorge Heras / Lindero Norte
Mexicali.- Los diputados de MORENA y el Gobierno del Estado tuvieron que recular de último minuto tras el vacío informativo y desinformación sobre el impacto que tendría a las plataformas para dispositivos móviles que ofrecen el servicio de traslado de productos y alimentos.

La confusión a la ciudadanía llegó desde la noche del jueves, cuando sigilosamente se dio a conocer el dictamen 66 de la Comisión de Hacienda, debido a que se trataba de la creación de un impuesto del 1.5 por ciento para aquellas empresas nacionales e internacionales que, vía dispositivo móvil, se dedican a ofrecer el servicio de taxi privado y entrega de mercancías a domicilio.

Sin explicar nada previamente y mucho menos socializar el tema a través de redes sociales (como al final lo intentaron hacer), los diputados de la fuerza mayoritaria del Congreso, en contubernio con la Secretaría General de Gobierno, presentaron la iniciativa del Impuesto a las Redes de Transporte», la cual fue entregada al Poder Legislativo hace un mes, pero tenían semanas maquinando cuando sería el momento idóneo para presentarla, ya que tenían dos factores que apremiaban: la presión de taxistas regulados y el orden que buscan imponer a través del reciente creado Instituto de Movilidad y Transporte.

Mientras que un grupo minúsculo de empresarios de Coparmex y Canirac protestaron afuera del Congreso rechazando la creación de gravámenes en plena pandemia, el partido Acción Nacional (PAN) hizo una contra campaña en Facebook para crear más desinformación, ya que aseguraba que se aumentaría el cobro al servicio a domicilio por un impuesto hacia empresas y repartidores de mercancías y alimentos.

En tanto, MORENA con los votos asegurados (contaba con sus 13 representantes populares para imponerse con mayoría) tuvo que dar reversa y modificar el artículo 156-50 que intentaban  establecer: «Se entenderá como empresas de Redes de Transporte a las personas físicas y morales nacionales o extranjeras que promomuevan, administren o intermedien servicios privados de transporte de personas o MERCANCÍAS de alquiler o suscripción periódica a través de sistemas de redes computacionales basados en sitios web o aplicaciones móviles de telefonía inteligente».

La comunicación falló

Al tiempo que la presidenta de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, la diputada morenista, Rosina del Villar, elaboraba una reserva para incluirla de último minuto a la discusión del dictamen, el encargado de la política interna del Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, publicó un video en su cuenta oficial de Facebook en el que aclaraba dudas sobre los beneficios de este impuesto, negando en todo momento que se afectaría al restaurantero o al usuario.

En ese momento dejó entre ver que la iniciativa sería aprobada, pues aseguró que este impuesto ya había sido consensuado con las diferentes empresas con este tipo de plataformas que serían impactadas, quienes, dijo, habían aceptado pagar el gravamen.

Previo a esto, los diputados emitieron un boletín que funcionaría a manera de distractor (o también conocida como cortina de humo), en el que aseguraban que en medio de las agresiones a enfermeros y médicos por el COVID-19, se había aprobado una iniciativa de la diputada morenista, Eva María Rodríguez, para agravar las penas a quienes agredan a profesionales de la salud; sin embargo, la iniciativa no se aprobó, ni siquiera se presentó en la sesión, solamente se entregó por oficialía de partes.

La confusión volvió a presentarse, incrementada por las fallas en la transmisión de la sesión; Sin embargo, los diputados tras aprobar en lo general el dictamen 66, con la oposición del PAN, PRI, PRD, PBC y MC, además de dos abstenciones, avalaron la propuesta que modificaba el dictamen para especificar puntualmente que el impuesto sería única y exclusivamente para aquellas “Plataformas digitales” que transporten pasajeros; quedando exentos, los servicios de recolección y entrega de alimentos, medicinas  o cualquier otro servicio por este medio.

De igual forma se especificó que quedan libres de este carga tributaria quienes contraten o utilicen este servicio que se ofrece por aplicaciones de dispositivo móvil o página web.

De esta manera, la propuesta del gobernador, Jaime Bonilla Valdez, gravará el servicio que prestan empresas como Uber, Didi, Taxify y Cabify (dejando fuera a UberEats) aplicando a la base del impuesto una tasa del 1.5%.

Condicionantes

Aunado al cobro, las modificaciones a la Ley de Hacienda establecen que las empresas sujetas a este impuesto deben solicitar su inscripción ante el Registro Estatal de Causantes de la Secretaría de Hacienda, a quien deben entregar una copia del acta o documento constitutivo, así como los datos de identificación y acreditación de la personalidad del representante legal con un domicilio fiscal y físico.

Al tiempo de reconocer la importancia de la tecnología en el rubro de los servicios, la iniciativa del Gobierno estatal indica que los servicios que se presentan deben renovarse de manera constante, pero, sostienen que «no obstante de los beneficios que ofrecen las empresas de redes de transporte, es conocido que las mismas han aprovechado vacíos regulatorios en los Estados, y por lo tanto no contribuyen proporcional ni equitativamente al gasto público de la entidad.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: