Mar. Jul 14th, 2020

Mis facultades en Gobernación no eran para dar permisos de casinos, señala Reynoso Nuño


*Incongruente la pretensión de desprestigio por emitir opiniones sobre AMLO
Antonio Heras / Lindero Norte

Mexicali
Es incongruente que por expresar mis ideas sobre el desempeño del presidente de México se pretenda desprestigiar mi imagen con argumentos investigados y juzgados con datos y hechos desapegados a la realidad, puntualizó Carlos Armando Reynoso Nuño.

Explicó que al igual que millones de mexicanos ha emitido opiniones en torno a las acciones y políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, «muchas de ellas no comparto», en el ejercicio de su libertad de expresión y con respeto «siempre preocupado por el desarrollo de nuestro país».

En una videoconferencia, el gobernador Jaime Bonilla lo señaló de ser integrante de la «mafia casinera» y lo acusó de dar cientos de permisos para casas de apuesta el último día de la administración de Felipe Calderón.

«Todas esas acusaciones que hace sobre mi persona fueron debida y oportunamente aclaradas hace ocho años, tan es así que no existe investigación o denuncia alguna sobre mi desempeño como titular la Unidad de Gobierno de la Secretaría de Gobernación», aclaró el tijuanense.

Reynoso Nuño advirtió que jamás emitió permiso alguno para la operación de casinos, toda vez que su función carecía de esas facultades.
Bonilla también lo responsabilizó del permiso de operación del Casino Royale de Monterrey dónde fallecieron 52 personas en un incendio, por lo que anunció que presentará una denuncia ante la Fiscalía General de la República para que no quede impune.

En una carta pública, Reynoso Nuño consideró que a Bonilla Valdez le entregaron información maliciosa y precisó que ese lugar de apuestas inició operaciones en 2007, cuatro años antes de su llegada a la Segob que fu en 2011. 

«Habrá que recordarle al gobernador que dicho lugar fue incendiado por delincuentes pertenecientes al crimen organizado del Cartel del Golfo», dijo al tiempo de explicar que participó en la investigación para detener y encarcelar a quienes perpetraron esos delitos como consecuencia que el propietario se negó a pagarles derecho de piso.

El exfuncionario panista rechazó que haya dado los permisos de operación de la Cervecería Insurgentes ya que carece de autoridad y facultades para ello, además que «su instalación ha cumplido con todos los requisitos de ley y no se ha violado disposición legal alguna». 

Por separado, está empresa rechazó las acusaciones del gobernador Bonilla al señalar que el permiso de uso de suelo se obtuvo «sin influencias» en 2013 durante la administración del priísta Carlos Bustamante.

Además que está instalada en un área comercial y cuenta con un contrato de recolección de la malta por lo que después de cada proceso de elaboración de cerveza pasan a recogerla y «no la tiramos al drenaje».

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: