Mar. Jul 7th, 2020

Denuncian a clínica de San Felipe por quitar sellos de clausura e intento de cohecho 

*De los 8 empleados de la clínica, 5 resultaron positivos a COVID19

Jorge Heras/ Lindero Norte 

Mexicali.- Una denuncia por intento de cohecho presentó la Unidad Regional de Protección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud del Estado en contra de los responsables de una clínica médica que opera en la zona habitacional y de descanso El Dorado Ranch en el puerto de San Felipe.

En dos ocasiones, personal de Coepris puso los sellos de suspensión de actividades en esta clínica por carecer de las indicaciones básicas para atender a pacientes que se ubica en este fraccionamiento de lujo destinado a jubilados estadunidenses y canadienses 

Dentro de las irregularidades detectadas por la COEPRIS desde la primera semana de junio fueron que no tenía licencia sanitaria como clínica ni para hacer estudios de rayos X, carecía almacén para residuos peligrosos biologico-infecciosos, carecen de cédula profesional y título de los médicos responsables, equipo de protección inseguro e insuficiente.

De igual forma se evidenció al hacerle la prueba COVID-19 a los trabajadores de la clínica, que 5 de los 8 que laboran ahí resultaron positivos.

De acuerdo a la denuncia presentada ante la Fiscalía, el gerente de la Clínica Baja Medical, Edgar Orozco, solicitó a los verificadores levantar los sellos, a lo cual se negaron hasta que cumplieran las observaciones para la prestación de servicio.

Orozco les ofreció 500 dólares en un primer escarceo y, posteriormente, el disfrute de un fin de semana en El Dorado Ranch y elevó la suma de dinero a 2 mil 500 dólares para evitar la clausura temporal de servicios. 

La clínica fue suspendida pero al realizarse una inspección al puerto de San Felipe, el 10 de junio, los inspectores se percataron que «había movimiento» del personal médico y pacientes. Al acercarse constataron que se violan los sellos y se localizó a una mujer que se  ostentó como administradora del establecimiento.

Los inspectores de Coepris volvieron a colocar los sellos y levantaron un acta administrativa para documentar las irregularidades con ilegalidades en que incurrió Baja Medical.

El titular de la Coepris, Marco Aurelio Gámez, presentó la denuncia ante la Fiscalía General del Estado por la remoción de los sellos que implica un riesgo sanitario para los ciudadanos, de acuerdo al Número Único de Caso 029-2020-17935 del 17 de junio.

En tanto, según el NUC 0202-2020-17934, el inspector Raúl Barajas Brambila hizo lo propio ante todo el Sistema de Justicia Alternativa por intento de cohecho a un funcionario público.

También de presentó una queja en la Secretaría de Honestidad y la Función Pública del Gobierno del Estado para que deslinde responsabilidades en este ilicito cometido por los propietarios de la clínica ubicada en El Dorado Ranch.

La señora que se dijo administradora del Dorado Ranch, reconoció ante el titular de COEPRIS que habían ingresado a trabajar a la clínica para hacer un almacén de Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos; pero, dijo que el viento fue el responsable de que se rompieran los sellos.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: