Sáb. Ago 8th, 2020

Acusan en NY a hijastro de Caro Quintero por evadir Ley Kinping


*De origen estadunidense puso a su nombre propiedades de su madre adquiridas con dinero del narcotráfico, según el Tesoro de EU

Antonio Heras/ Lindero Norte

Una Corte de Distrito de Nueva York acusó a Bryant Espinoza Aguilar, hijastro de Rafael Caro Quintero, por violar la Ley Kingpin, un programa de sanciones económicas contra narcotraficantes que administra la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Está denuncia se realizó en la víspera de la visita diplomática del presidente Andrés Manuel López Obrador para una reunión con el presidente Donald Trump por el inicio del Tratado Comercial de México, Estados Unidos y Canadá.

A Bryant, ciudadano estadunidense de 30 años de edad, se le acusa de ayudar a Caro Quintero y a su esposa Diana Espinoza Aguilar al transferir una propiedad a su nombre, con el propósito de evadir el programa de sanciones del Departamento del Tesoro, en especifico la prohibición a realizar transacciones financieras con «narcotraficantes especialmente designados» .

La denuncia señala que actuó como «hombre de paja» para proteger propiedades adquiridas con dinero del narcotráfico y poner a su nombre una casa de su madre, además de sobornar a un funcionario para cambiar el nombre del propietario en el registro público para proteger la propiedad de ser restringida por la OFAC.

La chihuahuense Diana Espinoza vinculada sentimentalmente a Caro Quintero, fue reina de belleza del penal de Puente Grande, donde estuvo recluida por narcotráfico de donde salió en 2011.

Para el gobierno de Estados Unidos se trata de un mensaje directo con Caro Quintero, su familia y sus socios. De nada sirvió que en la única entrevista durante 35 años, realizada a Caro Quintero por la periodista Anabel Hernández, le haya pedido perdón a Estados Unidos y a la familia de Camarena.

Enrique «El Kiki» Camarena fue un agente especial de la DEA, originario de Mexicali, la capital de Baja California, a quien se le atribuye la investigación del rancho El Búfalo, propiedad del Cartel de Guadalajara, donde Caro Quintero hizo un emporio de 6 mil hectáreas destinada a la producción de mariguana de alta calidad, destinada al mercado de Estados Unidos, y que fue asegurada en noviembre de 1984 por el ejército y la DEA.

El Tesoro de Estados Unidos designó a Caro Quintero y a su esposa como narcotraficantes especialmente designados en 2000 y 2016, respectivamente, por los antecedentes penales del líder de una facción del sindicato del crimen organizado conocido como Cartel de Sinaloa, señala el documento de la DEA.

Entre enero de 1980 y enero de 2017, Caro Quintero dirigió una empresa criminal responsable de importar a Estados Unidos y distribuir cantidades masivas de narcóticos ilegales y conspirar para asesinar a quienes representaban una amenaza para su empresa de narcóticos, la cuál incluye el secuestro, tortura y asesinato del agente especial Enrique Camarena, en Guadalajara, el 7 de febrero de 1985.

El 9 de agosto de 2013, un tribunal mexicano dictaminó la libertad de Caro Quintero por haber sido juzgado en un tribunal federal, en lugar de uno estatal. Aunque la sentencia se anuló, agrega el informe, Caro Quintero sigue prófugo de la justicia mexicana y estadunidense.

Con apoyo de la Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado de Drogas y el Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Nueva York y Nueva Jersey, la investigación la coordinó la Strike Force, cuya base de operación se encuentra en la División de la DEA en Nueva York, y cuenta con la colaboración de una decena de oficinas federales, estatales y locales.

Los fiscales federales Michael Robotti y Erin Reid están a cargo de la acusación por parte de la Sección de Narcóticos Internacionales y Lavado de Dinero de la Oficina del Fiscal de Estados Unidos.

La denuncia y los cargos los anunciaron el administrador Interino de la DEA Timothy J. Shea, el fiscal Federal para el Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue, investigadores de Seguridad Nacional, el agente Especial a Cargo de la Oficina de Campo de Nueva York Peter C. Fitzhugh, el comisionado de Policía de la Ciudad de Nueva York Dermot F. Shea y el superintendente de Policía del Estado de Nueva York Keith M. Corlett.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: