Mié. Ago 12th, 2020

Muere el periodista Enrique Tellaeche

Antonio Heras/ Lindero Norte

Enrique Tellaeche, periodista con más de 35 años reporteando en Baja California, falleció la madrugada de este domingo en la capital del Estado.

Aquejado por una embolia e infarto cerebral que le dio hace un par de años mientras iba a un encuentro de periodistas en la península de Yucatán, Tellaeche residía en una estancia en la Colonia Los Pinos de Mexicali, en donde era atendido para los cuidados que requería su salud.

A pesar de las complicaciones que tuvo al inicio en su habla y al caminar, el periodista bajacaliforniano nunca dejó de reportear e incluso asistir a ruedas de prensa y foros sobre periodismo.

Su nombre: Adalberto Enrique Tellaeche Ocaño, nacido el 20 de febrero de 1957.

Los administradores del centro de atención donde permanecía desde hace tres años, anunciaron a la familia y amigos el deceso ocurrido a las 5:15 horas de este domingo 26 de julio.

Su salud empezó a deteriorarse en los últimos 10 días, dejó de reportear y contestar el celular.

Le sobreviven tres hijos: dos varones residentes en Tijuana y una mujer en Mexicali.

Trabajó en medios de comunicación y agencias informativas locales, regionales y nacionales, entre ellas El Universal, Notimex, Este Día para la Historia, MVS, TV Azteca, Aristegui Noticias.

Realizó estudios en Derecho y Comunicación, además de firmar parte de la Unión de Periodistas Democráticos y del Centro para la Defensoría de los Derechos Humanos de Baja California.

Defensor férreo de sus ideas y principios, solidario con el sector periodistico, Tellaeche tenía relación con un vasto sector de la clase política y empresarial de la entidad.

Bebedor de café, Tellaeche solía conducir las carreteras de la entidad a alta velocidad y hasta redactando o haciendo algún enlace informativo.

Por decisión de su familia, el cuerpo de Tellaeche se cremará, sin velatorio, e, incluso, él había adquirido este servicio con una empresa de la localidad. Sus hijos determinarán el destino de sus cenizas.

Descanse en paz, el amigo que describía su apellido como «te la eché, pero con doble L».

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: