Subsidiaria de GS Inima (antes OHL Medio Ambiente) opera desaladora en Ensenada

Antonio Heras
Ensenada/- Con una inversión de 987 millones de pesos, entró en operación la planta desalinizadora de Ensenada que cuenta con capacidad de 250 litros por segundo para cubrir la demanda de agua y contribuir a la preservación de los recursos acuíferos subterráneos.

Esta planta será operada por un empresa surgida en 1955 en Madrid, bajo el nombre Hobrascón Huarte Lain S. A., que debido a los negocios hizo la división OHL Medio Ambiente Inima considerada lider en el mercado de desalación y depuración de agua en concesión con plantas en Argelia, Brasil, Chile, España, Estados Unidos y México.

Ahora mutó al nombre de GS Inima Environment S.A. para recibir la adjudicación a través de su subsidiaria Aguas de Ensenada, S.A. de C.V. (ADESA) de un proyecto con un costo total de 987 millones de pesos que beneficia a 96 mil ensenadenses con servicios sustentables y confiables de agua potable, según BDAN que entregó el 50 por ciento de la inversion total a la empresa.

El costo restante del proyecto construido en la colonia Carlos Pacheco del puerto ensenadense cubrió con recursos no reembolsables del Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) y aportaciones de capital de GS Inima.

Para el director de BDAN, Alex Hinojosa, la obra es vital para los ensenadenses por los recursos hídricos cada vez más escasos y consideró que obras de tal magnitud son indispensables para garantizar el abasto de agua para las nuevas generaciones.

El proyecto consistió en la construcción de la planta desalinizadora a partir de ósmosis inversa, obras de captación de agua de mar, instalaciones de pretratamiento, y un sistema de descarga de salmuera al océano, así como un tanque de almacenamiento, planta de bombeo y líneas de conducción para conectar al sistema de distribución de agua de Ensenada.

Hinojosa señaló que parte de la infraestructura se construyó con el fin de prever la necesidad futura de agua debido a la tendencia del crecimiento demográfico en la zona urbana del municipio y facilitar la ampliación de la capacidad de la planta desalinizadora de 250 lps a 500 lps en el futuro.

En los últimos 25 años, el BDAN ha participado con 207 millones de dólares en crédito y recursos no reembolsables para proyectos de agua y de 695 millones de dólares para saneamiento.

CONTRATO POR DOS DÉCADAS

La empresa que obtuvo la adjudicación del contrato de prestación de servicios de construcción, operación y transferencia con una vigencia de 20 años es GS Inima Environment, S.A.

Segun su propio portal, antes se denominaba OHL Medio Ambiente, y se especializa en el desarrollo y operación de plantas de agua potable, industrial y reciclada, además de tratamiento de agua salada y salobre.

Participa tambien en el diseño, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento de plantas desalinizadoras de agua salada y salobre, plantas de tratamiento de aguas residuales industriales, plantas potabilizadoras, plantas piloto y experimentales, plantas de reutilización, sistemas de tratamiento y deshidratación de lodos, y plantas de producción de agua ultrapura y especial, además de realizar actividades de cogeneración con sus plantas de tratamiento de aguas.

Con sede en Madrid tiene operaciones regionales en Chile, Brasil, México, Colombia y Perú.

Desde 2012, GS Inima Environment opera como filial de la surcoreana GS Engineering & Construction Corp.

En 2016 tuvo ventas registradas por 420 mil millones de euros.

Aprueban proyecto para construir y concesionar planta desaladora en Playas de Rosarito

desaladoras okAntonio Heras
Mexicali.- Con una inversión de 9 mil 891 millones de pesos y con una concesión de 40 años, el consorcio integrado por NSC Agua construirá y operará una planta desaladora en Playas de Rosarito, al sur de Tijuana.

En el fallo para la construcción y operación bajo la modalidad de asociación público-privada, se señala que esta obra participan empresas filiales de NuWater S.A.P.I. de C.V, Degremont S.A. de C.V., y la local NSC Agua.

Entre los tres participantes en la licitación pública fue el consorcio que obtuvo el mayor puntaje de las propuestas económicas y técnicas presentadas a mediados de mayo.

Esta planta se construirá en dos etapas, la primera de ellas concluirá en tres años para producir 2.2 metros cúbicos por segundo de agua potable.

“En tres años nuestro estado estará recibiendo este nuevo volumen de agua, que permitirá diversificar las fuentes con las que cuenta la Zona Costa y que actualmente se basa de forma primordial en el acueducto Río Colorado-Tijuana”, dio a conocer el secretario de Desarrollo Urbano e Infraestructura, Manuel Guevara.

La segunda fase se termina en julio del 2024, por lo que en total la planta desaladora de Playas de Rosarito producirá 4.4 metros cúbicos por segundo de agua potable.

“Se trata de una concesión a 40 años, tres años de producción y 37 de operación, tiempo en que las empresas deberán garantizar la producción y operación óptima de la planta, que posteriormente pasará a ser propiedad estatal”, dijo el funcionario.

En Baja California se registra una sequía desde hace al menos un lustro que afecta sobre todo a los cuatro municipios de la Zona Costa: Tijuana, Playas de Rosarito, Tecate y Ensenada.

El gobierno estatal destacó el esquema de asociación público-privada por lo que representa en la competitividad, inversión, creación de industria y comercio, generación de empleos y la mejora de la calidad de vida de los habitantes.

 

Rechazan construcción de plantas desaladoras en Ensenada y Rosarito

desaladorasAntonio Heras
Tijuana.- Organizaciones ambientalistas y ciudadanos se pronunciaron en contra de la construcción de plantas desaladoras en el puerto de Ensenada y en Playas de Rosarito.

En el municipio de Playas de Rosarito, organizaciones ecologistas alertaron sobre la intención de construir una planta desaladora sin contar con un estudio de impacto ambiental y de modificación de uso de suelo, en franca connivencia con el gobierno estatal.

La dirigente del Comité Ecológico Chapultepec del puerto de Ensenada, Ruth Rosas, advirtió que si bien existe un problema abasto de agua en la zona urbana ahora existen la amenaza de construir una desaladora por lo que urgió a las autoridads estatales y municipales a retomar otros proyectos de formas alternativas para captar el agua, entre ellos las desarrolladas por científicos y que fueron desoídas y desechadas.

También denunció la contaminación generada por los cárcamos de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada, una empresa paraestatal encargada de la administración del agua potable, porque afectan a las cañadas, los cauces y las zonas colindantes de la zona urbana.

“La infraestructura es vieja, sobre todo en la zona histórica, y prueba de ello son las denuncias sobre escurrimientos de agua”, dijo al tiempo de demandar que el gobierno estatal realice un programa emergente de renovación de la infraestructura de la CESPE.

Foto: Internet