Emplazan a alcalde de Tijuana a localizar escultura y libros antiguos robados de la Casa de la Cultura

IMG_3615*Se trata de “El Cristo Esclavo” de Benjamin Serrano
Antonio Heras
Tijuana.- La comunidad artística y cultural de Tijuana exigió la aparición de una escultura “El Cristo Esclavo” del maestro valuada en 20 mil dólares y con un valor histórico para esta cuidad  fronteriza que fue robada de la Casa de la Cultura.
También denunció la desaparición de un lote de libros antiguos donados al acervo del Instituto Municipal de Arte y Cultura, que se encontraban a también en la Casa de la Cultura.
Un grupo ciudadano del gremio cultural emplazó al alcalde priista Jorge Astiazarán a responder en 10 días sobre la petición de localizar y devolver la obra del maestro Serrano.
En un documento, sus integrantes señalaron que durante la administración de Carmen López Segura se gestionó la donación de la obra ‘El Cristo esclavo’ del artista Benjamín Serrano, “para lo cual se procedió con todo el rigor que implicaría recibir una obra que pasaría a formar parte del patrimonio de la institución y en consecuencia del Instituto Municipal de Arte y Cultura”.
“Adicionalmente en el mismo periodo, se recibió una importante donación de libros antiguos, mismos que pasaron a formar parte de los acervos patrimoniales de Casa de la Cultura de Tijuana, gracias a la generosidad de otros donantes”, señalan al tiempo de advertir que detectaron que al igual que la escultura han desaparecido de la institución que la resguardaba, sin mayor explicación.
Luego de señalar que existe registro fotográfico de la manera en que se descartó el acervo de dicho recinto sin atender la normatividad, sostuvieron que “ante esta grave situación, es pertinente recordar el mandato del artículo 133 Constitucional relativo a las responsabilidades de los funcionarios públicos que establece la obligatoriedad de aquellos que están al frente de instituciones y oficinas de preservar, conservar, acrecentar y custodiar los bienes, documentos, enseres y demás elementos patrimoniales”.
De manera extraoficial se dio a conocer que la desaparición de la escultura provocó la destitución de funcionarios de la Casa de la Cultura y una averiguación previa de la Policía Ministerial para deslindar responsabilidades y determinar la fecha y la identidad de quién robó la obra de arte, sin considerar e lote de libros antiguos.