Con la muerte de José Ochurte sólo quedan dos hablantes de la lengua Kiliwa: Investigador UABC

Antonio Heras

Mexicali.- José Ochurte, último miembro del linaje kiliwa Chiwilinomitai (Hombres de Arroyo Grande) y uno de los tres únicos hablantes de esta lengua, murió durante la mañana de este miércoles en el poblado Valle de la Trinidad, al oriente del puerto de Ensenada, confirmó el doctor Everardo Garduño, integrante del Cuerpo Académico Historia del Desarrollo Regional de la Universidad Autónoma de Baja California.

Ahora solo quedan Clotilde Espinoza y Leonor Farlow entre quienes hablan fluido el kiliwa, una lengua poco entendible según los lingüistas y que representa una ventana a las culturas extintas del desierto central, señala el investigador del Instituto de Investigaciones culturales de la UABC al tiempo de señalar que, a diferencia de otros grupos yumanos con registros de su migración del norte, no se ha podido determinar los orígenes de los kiliwas pues solo existen antecedentes en Arroyo de León, ubicado entre Valle de la Trinidad y la sierra de San Pedro Mártir.

“Uno de los tres hablantes del kiliwa y depositario de la memoria de una singular cultura ha emprendido su viaje a través de las estrellas. Tuve la fortuna de conocer a toda su familia, viviendo en Arroyo de León, en una casa tradicional de ramas enclavada en lo alto de La Parra, cañada en donde se localiza el aguaje del mismo nombre. Tuve el infortunio  también de ver como partía uno a uno, los miembros de esta familia: Cruz, Trini, Teodoro, Ceferina y José, el más joven; sabedores todos ellos de que el mundo, después de todo, también se hizo para morir; o como decía Don Trini, de que al final de todo, los kiliwas volverán a nacer”, comentó Garduño en redes sociales.

Se refiere a una entrevista videograbada en colaboración con Vanessa Ruiz donde el kiliwa señala que “la gente muere. Los kiliwas mueren allá en el pueblo y aquí también. El Dios nos dio el mundo también para morir”.

Además de su singularidad lingüística, comenta, está su cosmovisión, su pensamiento religioso, la más compleja o más rica de los yumanos, donde su dios se quitó la piel para colocarla sobre cuatro montañas que levantó un topo para que los cuernos de cuatro borregos cimarrones de diferentes colores la levantaran hasta hacer una bóveda.

En entrevista para Lindero Norte, señala que la muerte de Don José representa que es la pérdida de un amigo, entrañable, que me compartió historias y anécdotas, pero con él se pierde una fuente de información etnográfica e histórica, riquísima e inagotable, que seguía contando narrativas a lo largo de los años, entre ellas de los sitios sagrados y de su origen.

“Me contó el origen del Cerro Rayado formado por el cuerpo acostado de una deidad, cuya cabeza cercenada rodó hacia el Valle de la Trinidad en un lugar de aguas termales conocido como Pocitos. También de las Piedras Hechiceras que se encuentran en Arroyo de León y en San Pedro Mártir, del cementerio antiguo de San Pedro”.

Asentados en una región agreste, en el ejido kiliwa solo quedan 15 integrantes de este grupo étnico originario de Baja California.

Foto y Video: Documental “Voces en extinción”.

Inició PGJE averiguación por abuso de autoridad de policías de Tecate contra kumiai

img_2987*La denuncia la presento la indígena kumiai Aurora Meza
Antonio Heras
Tijuana. La Procuraduria General de Justicia de Baja California inició averiguaciones por una denuncia penal por el delito de abuso de autoridad de tres policías municipales de Tecate acusados por la indígena kumiai Aurora Meza.
De acuerdo a declaraciones de la averiguación previa 0203-2015-00531/RAC de la PGJE, los agentes policíacos agredieron a Meza Calles y a sus hijos René y Jorge Cota al irrumpir en su propiedad Encino Solo de la comunidad Juntas de Neji, durante el domingo 20 de diciembre.

Los indígenas kumiai permanecieron diez horas retenidos en barandilla de la comandancia policiaca y Meza en un centro hospitalario por afectaciones de salud.

Los policías tecatenses rechazaron en declaraciones preliminares haber detenido a los integrantes de la familia Cota Meza y su presencia en inmediaciones de la comunidad indígena obedeció a verificar partes de autos robados y reconocieron haber tenido un alegato con los jóvenes.
Aurora Meza asegura que los agentes allanaron su predio y los agredieron física y verbalmente.
A principios de año, en febrero, la indígena que se dedica a transmitir la cultura y tradiciones de los kumiai estuvo presa en la Penitenciaria de Tijuana acusada de abigeato por el empresario ganadero Rubén Martínez pero salió libre ante la presión social y el desvanecimiento de pruebas.

Liberarán a Mayli; Juez federal ordena a DIF que entregue a niña mixe a sus padres

IMG_7369Jorge Heras y Antonio Heras
Mexicali.-Por resolución judicial, la niña mixe deberá ser entregada a sus padres tras permanecer por espacio de tres meses en el albergue del Sistema DIF Baja California.

Un juzgado del Poder Judicial de la Federación ordenó a la Procuraduría para la Defensa de los Menores y la Familia la entrega de Mayli a su familia.

En compañía del Centro de Derechos Humanos de Baja California los padres de la menor, Neftali y Minerva, recogerán a su hija de nueve años de edad del albergue del DIF de la colonia Guajardo, a las 18 horas de este vienes.

En tanto, el acusado de la agresión sexual en contra de la menor se encuentra detenido en la Cárcel de Mexicali vinculado a proceso por el delito de violación equiparada a una menor de 14 años de edad.

El 18 de septiembre, los padres de Mayli presentaron una denuncia penal ante la Agencia del Ministerio Público de Víctimas de Violencia y Libertad Sexual de la PGJE, en contra de Francisco Javier “N”, pero tras declarar ante las autoridades  la menor fue puesta a disposición del DIF hasta que el presunto agresor, quien resultó ser tío de la víctima, dejara de vivir en la misma casa ubicada en la colonia Primero de Diciembre.

A pesar que el implicado en delito dejó de vivir en el domicilio señalado,  la Procuraduría para la Defensa de los Menores y la Familia se negó a entregar a la niña hasta que cumplieran con ocho sesiones de pláticas familiares que otorga el DIF cada dos semanas, por lo que la menor sería entregada a sus padres hasta febrero, si así lo consideraba el organismo estatal.

Durante este lapso en el que la víctima ha estado bajo el resguardo del DIF, sólo pudo ver  a sus padres durante 10 minutos cada lunes y jueves.

 

Denuncian kiliwas despojo de tierras de empresa Cetto en connivencia con sector agrícola

kiliwas 2Antonio Heras
Ensenada.- La corrupción en la Procuraduría Agraria ha permitido el despojo y la invasión de tierras en beneficio de empresarios, entre ellos la empresa vinícola LA Cetto, denunciaron líderes kiliwas, una de las cinco etnias nativas de Baja California.

En la comunidad de San Antonio Necua, ubicada en el municipio de Ensenada, la comisariada ejidal Claudia Morales Domínguez denunció un conflicto agrario que durante años han tenido con la empresa LA Cetto que pretende adjudicarse terrenos nacionales que están en posesión de los indígenas y cuyos expedientes se han “extraviado” en dos ocasiones en las oficinas de la Procuraduría Agraria desde 2003.

Durante una reunión de pueblos yumanos realizada en Ensenada, los indígenas denunciaron la indiferencia de las autoridades agrarias en la solución de los conflictos por tenencia de la tierra, en particular de actos de corrupción de la PA que consiente contratos ventajosos para el sector privado en detrimento y perjuicio de los pobladores nativos.

El titular de Concertación Agraria de la SEDATU, Carlos Ernesto Zatarain, reconoció que la empresa de Luis Cetto solicitó esos mismos terrenos y que esta en tramite la resolución oficial pero aseguró que “quien tiene la posesión está de gane”.

El jefe Kiliwa Elías Espinoza Alvarez denunció que la Procuraduría Agraria en lugar de defender sus derechos, aconseja a los indígenas a que les den sus tierras a las empresas bajo el argumento que ellos no las necesitan.
“Son las propias autoridades agrarias las que ejercen presión sobre los indígenas para que cedamos ante los empresarios y aceptemos condiciones injustas e inequitativas en contratos”, advirtió.

Claudia Morales denunció también el trato preferencial de la Comisión Nacional del Agua porque mantiene su negativa a otorgar el permiso de perforación de un pozo de agua que beneficie a los pobladores de San Antonio Necua, mientras que Cetto tiene la autorización de la CONAGUA de perforación para obtener agua de consumo humano.

El indígena Anselmo Domínguez Sandoval denunció además que LA Cetto cerró el derecho de vía que utilizaba la comunidad bajo el supuesto que cruzaba un predio de su propiedad.

Los indígenas han pretendido dialogar con Luis Cetto, pero la prepotencia del empresario rebasa todos los límites ya que presume que tiene comprada a las autoridades y que su palabra es ley, dijo el representante kiliwa.

La comunidad indígena de Santa Catarina denunció a su vez un contrato apócrifo celebrado con la empresa de generación de energía eólica San Matías, toda vez que no fue avalado en asamblea y lesiona los intereses de los pobladores porque pretende subarrendar el resto de las tierras ejidales.

Los Kiliwas han luchado para cancelar un contrato en el que con el pretexto de la energía eólica, se apoderan del derecho único de subarrendar y el usufructo de todo el ejido incluyendo las seis minas, de oro y plata que existen en el lugar.

El comisionado para el Diálogo de los Pueblos Indígenas, Jaime Martínez Veloz, reconoció que se trata de un contrato leonicio, no aprobado por la asamblea, que pretextando la creación de energía eólica es para apoderarse del usufructo de las minas que existen en el ejido de Santa Catarina y señaló que la PA desoyó las recomendaciones de CDI y omito informar a la comunidad sobre las concesiones mineras que existen en su territorio.

Por la comunidad de San Isidro, Monica Duarte pidió la intervención de las autoridades agrarias para resolver la demanda en contra de la Comisión Federal de Electricidad instalo desde 2009 torres y cableado para energía eléctrica sin tomar en cuenta a la comunidad.

Los representantes de los pueblos indígenas nativos de Baja California pidieron respeto a los funcionarios del sector agrario y que “los tomen en cuenta antes de hacer contratos con empresas y concesionar minas que están en sus tierras, que el gobierno haga consultas antes de concesionar las minas a los grandes empresarios”.
Foto: Cortesía Ezln

Cucapás esperan marea para iniciar temporada de pesca

image

Lindero Norte
Mexicali.-Hector Iñiguez, niño Cucapá de 13 años de edad, espera junto con su padre y hermanos la llegada de la marea para iniciar el primer día de la temporada de pesca en la parte más al sur de Mexicali conocida como el Zanjón.

Desde la tarde de ayer, la etnia Cucapá se preparó para iniciar con su principal actividad económica aunque aseguran que todo el año realizan gestiones con el gobierno federal y autoridades locales para que se respete “esta tradición y única forma de subsistencia”.

A la espera de buen clima y de que suba la marea, los cucapás preparan sus embarcaciones en el estero del Zanjón del Ejido Indiviso para que la captura de la curvina golfina sea la mejor del año.

Los integrantes de esta población indígena del noroeste, aseguran que  pescadores del Golfo de Santa Clara, del Valle de Mexicali y unos pocos de San Felipe, se aprovechan para pescar en esta zona.

image

Cuando la pesca no era conflicto entre los Cucapah

inocencia*Antes no era así, ahora los miro todos envidiosos: Inocencia, líder tradicional

Eneida Sánchez Zambrano/LaJornadaBC

El Mayor, Mexicali.- Se imagina en las aguas del Río Colorado sobre una panga de punta, construida en aluminio, tirando el chinchorro para sacar lisa, curvina, bagre y camarón para luego vender la mercancía a los chinos.

Su figura menuda y frágil contrasta con la fuerza nómada que tuvo hace más de 30 años.

Inocencia González Ruiz, reconocida por la comunidad y sociedad mexicalense como líder tradicional del pueblo yumano Cucapah, es la fundadora de la primer cooperativa pesquera comercial de la comunidad. Se llamaba “Ah wii mac” que significa agua detrás del cerro.

Ahora sólo vive del recuerdo de la actividad que le permitió tener el sustento para ella y sus cinco hijos.

Cada año la comunidad Cucapah se prepara para la temporada de pesca, durante las mareas que provienen del Océano Pacífico hacia el Alto Golfo de California. Antes lo hacían sobre el Río Colorado, El Mayor y la Laguna Salada, su territorio. Con el desarrollo urbano, poco a poco, todo se ha quedado en el recuerdo.

También cada temporada es un conflicto debido a las condiciones de infraestructura que tienen los pescadores para la captura, los requisitos y los limitantes legales para esta actividad.

En 1979, recuerda Antonia Torres González -hija de Inocencia- la “creciente” del Río Colorado los obligó a salir del lugar. Se fueron a la Laguna Salada y así empezaron los recorridos de los campos pesqueros cucapah. Lo hicieron por familias.

“Antes pescábamos sin permiso, veíamos que había pescado en una parte y avisábamos, así era”, dice.

“Teníamos una panga de aluminio que traíamos a remo y garrocha. En esa tiraba yo y la Toña se metía al agua hasta aquí – señala a la altura del cuello- y ella me detenía la panga y yo pescaba. Yo tiraba el chinchorro. Nosotros fuimos las que empezamos cuando andábamos con la panga”, señala Inocencia, quien aún hace trabajos en arte de pesca.

inocencia 2Para Inocencia, a sus 78 años de edad, los escenarios de una vida tranquila, sencilla y en paz se han borrado con el tiempo: La Laguna Salada, el Río Colorado con o sin agua, la manera en que otras familias indígenas viven en el poblado El Mayor, ubicado en el kilómetro 60 de la carretera a San Felipe, y la lucha para conservar su origen a pesar del desarrollo, los conflictos y la marginación.

“Primero acampamos en el Pozo Coyote y le vendíamos a unos que les decíamos los chinos. A veces pescábamos camarón a la escondida y lo vendíamos. De allí nos fuimos acampando así hasta llegar a una parte que les dicen Las Pozas. De allí un muchacho nos consiguió cuatro pangas y motores”, recuerda.

Inocencia interrumpe la plática y camina unos metros para ir a su casa por unos documentos que avalan su inicio en la actividad primaria pesquera. Regresa con permisos con un pequeño sobre y unos cigarros que no deja durante la entrevista.

“Y ahora los de El Indiviso dicen que no somos pescadores. Un día les quiero tapar la boca a esas señoras, con el permiso chiquitito ése que tengo porque ahora les dan el permiso sin nombre”.

Guardado en un pequeño cubre-documentos tiene los permisos de sus hijos Antonio Torres González, Inocencia González Ruiz y Genaro Torres González, expedidos por el Registro Nacional de Pesca.

En la actualidad quienes liderean los permisos para pesca de la comunidad Cucapah son tres personas: la comisaria ejidal Juana Aguilar, Hilda Hurtado del ejido El Indiviso y la jefa Tribal de la Comunidad El Mayor, Susana Sainz.

“Nosotros tenemos derecho, pero dicen no a la pesca porque no nos quieren aceptar en la cooperativa. No lo quieren dar esas mentadas Hildas, la que se dice muy india nomás por el vestido que se ponen. Todos rentan el permiso”, reclama.

Y hay un reclamo de años que surge. Para Inocencia, Antonio y la propia jefa Tribal los cucupah son los que viven en la comunidad El Mayor.

inocencia 4“Antes no era así. Ahora los miro todos envidiosos. No le quisieron dar el permiso a mis hijos Gabriel, Manuel Antonio, ni Alejandro que ¿cuándo han sido pescadores? si casi se criaron allá conmigo. Ellos (los de El Indiviso) viven allá y piden todo a nombre de los que estamos aquí”, reclama Inocencia.

Antonia refuerza la postura de su madre: “Mi mamá hizo una cooperativa por parte del CDI, éramos 25 pescadores, eran puros indios, mestizo pero indio. Los 25 cada quien tenía los chalanes, mi mamá le daba trabajo a otro, quien le iba ayudar a deschurpar, mi mamá y yo o mi hermano El Chato o mi hermano más chico”.

En la familia de Inocencia tres de sus hijos tienen permiso de pesca. Dos de ellos y sus nietos han quedado fuera bajo e argumento que no son pescadores.

En 2014, Susana Sainz logró ampliar de cinco a 33 permisos para los integrantes de la Comunidad de El Mayor. “Yo trato que todo el apoyo que consigo sea en beneficio de todos, pero de los Cucapah”, enfatiza al tiempo de señalar que el lograrlo no fue tarea fácil pues cada vez son más requisitos y dinero para obtenerlos.

El tema de la pesca no tiene remedio, afirma Inocencia. “¿Cómo va a crecer si ya son puros mexicanos?, es el coraje que me da, nosotros éramos puros indios, era mi prima Casimira, mi hermana Barbarita, la Toña, la prima María del Rosario, mi sobrino Robertín, éramos puros parientes. Donde había pescado, avisábamos donde andaba y allá íbamos”, añora.

Inocencia, quien imparte clases de lengua cucapah a los niños de la comunidad todos los domingos durante tres horas, advierte que cada vez serán menos los que asistan a la captura durante las mareas porque se irán con sus padres a trabajar, a “deschurpar” curvinas, expresa al referirse a la actividad de limpiar y retirar las vísceras de la especie golfina.
inocencia 3 sierra cucapa

Realizan plantón indigenas Cucapá en centro de gobierno; piden apoyo del Gobernador y la destitución del Delegado de la Sagarpa

planton cucapaLindero Norte
Mexicali.- Desde este lunes integrantes de la Sociedad Pesquera El Mayor Cucapá realizaron un plantón en el exterior del edificio del Poder Ejecutivo en Mexicali para pedirle al Gobernador, Francisco Vega de Lamadrid, gestione ante las autoridades federales correspondientes una indemnización de más de dos millones de pesos por las toneladas de curvina golfina que no se les permite pescar, además exigieron la renuncia del delegado de la Sagarpa, Guillermo Aldrete Hass.

La líder de esta asociación pesquera Cucapá (una de las tres que existen en Mexicali) Juana Aguilar González hizo un llamado al mandatario estatal para que sea el interlocutor con el gobierno federal con el fin de que se modifique el Plan de Manejo de la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California, de Veda de la curvina golfina. y eld e Cuota de Captura .

Al tiempo exigió que se les pague más de 2 millones de pesos equivalentes a cerca de 85 toneladas de producto, como parte de una indemnización por no haberles permitido pescar las cantidades óptimas.

“Nuestra sociedad pesquera tiene 15 permisos y usamos 15 pangas que de acuerdo a la cuota de captura de este año que nos dejaron pescar 5 toneladas 700 kilos por embarcación y si tomamos en cuenta que por kilo de curvina pedimos 30 pesos y 400 pesos por el kilo de buche, nos tocan más de 2 millones de pesos para todas la familias de esta sociedad”, precisó.

De igual manera Juana Aguilar pidió la destitución del Delegado de la Sagarpa , al asegurar que hay negligencia y falta de voluntad por parte del titular de la dependencia federal, ya que dijo que en tres ocasiones le ha solicitado que gestione recursos y atienda las demandas de los Cucapás, sin embargo “él sólo se limita a decir que no puede por que no está en sus manos, sin duda le quedó grande el puesto”.

Aunque reconoció que desde el martes el gobierno estatal y representantes de la Secretaría de Gobernación federal se han acercado a platicar con ellos, Aguilar González advirtió que no retirarán el campamento hasta que les paguen. “Ya habíamos advertido a la Sagarpa y Conapesca de las protestas que íbamos a realizar pero no nos hicieron caso, sólo obtenemos de ellos promesas” agregó.

manifestacion cucapa 2Cabe señalar que hay un distanciamiento por parte de las tres grupos Cucapás, mientras que la Cooperativa Pesquera Indígena Cucapá liderada por Hilda Hurtado Valenzuela bloquearon el fin de semana la carretera Mexicali al puerto de San Felipe y decidieron entrar de manera furtiva a pescar, la Sociedad Pesquera El Mayor decidió desde el inicio de las mareas que no pescarían porque consideraron que era muy poco lo permitido y descontando los gastos propios de esta actividad les quedaría muy poca ganancia.

Según la Comisión de Derechos Humanos del Noroeste cada familia de los pescadores indígenas cucapás obtendrán en 2014 un ingreso de 57 mil pesos de la temporada de pesca de curvina en el Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.

Esta asociación advirtió que el ingreso procede de los 5 mil 700 kilogramos contenido en el Decreto de Cuota de Captura para cada embarcación por temporada, cuya ganancias obtenidas de la venta  habrá qué restar el avituallamiento, los créditos y la gasolina,

La temporada de pesca de la curvina golfina se da entre febrero y abril pues depende de las mareas del Océano Pacífico hacia el Mar de Cortez. Esta especie se reproduce en el delta del Río Colorado donde se decretó en 1992 la zona núcleo de la reserva de la biosfera durante la administración de Carlos Salinas de Gortari.
Desde hace una década inicio un conflicto entre los cucapas y el gobierno federal por la necesidad de pescar y la prohibición para la reproducción de la curvina.

Foto: Alonso Rodr