Afectó a población en pobreza extrema de BC subejercicio en obras de agua potable y electrificación

obra-kikoAntonio Heras
Mexicali.- El Gobierno de Baja California incumplió con obras de agua potable y electrificación lo que afectó a la población de zonas rurales y colonias pobres de la entidad al registrar un subejercicio del 13.8 por ciento del Fondo de Infraestructura Social (FISE) destinado para 2015.

Para la Auditoría Superior de Federación resultaron afectados los habitantes que presentan condiciones de rezago social y pobreza multidimensional en este estado, además que el gobierno local incumplió el principio de anualidad del gasto público.

Datos de la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social señalan que en Baja California el 3.1 por ciento de sus habitantes se encuentra en pobreza extrema y un tercio de su población total registra niveles de pobreza.

En 2015 la administración de Francisco Vega contó con recursos federales por 37 millones 155 mil pesos, incluidos los intereses financieros, de los cuales se gastaron 28 millones 585 mil pesos al 31 de diciembre, lo que representó un subejercicio del 23.1 por ciento; ocho meses después, en agosto, se hizo la comprobación de 32 millones de pesos por lo quedaron sin ejercer 5 millones 126 mil pesos. Durante la revisión de los auditores del Congreso de la Unión se presentó una comprobación complementaria de 951 mil pesos.

Al concluir la auditoría a la Secretaría de Desarrollo Social del Estado (SEDESOE) durante la gestión de Ricardo Magaña, quien renunció en 2016 para buscar infructuosamente la candidatura del PAN al gobierno de Tijuana, quedaron sin ejercer recursos por 4 millones 17 mil pesos destinados a obras de agua potable y electrificación.

Un tercio del 13.8 por ciento del dinero no ejercido corresponde a proyectos de agua potable y otro tercio a electrificación rural y urbana en colonias pobres lo que según el informe de la ASF generó opacidad en la aplicación de los recursos del fondo federal.

En la Auditoría Financiera y de Cumplimiento 15-A-02000-02-0576 de la ASF se detectó también el incumplimiento de obras de urbanización, alcantarillado, drenajes y letrinas, de acuerdo a registros contables, estados de cuenta bancarios y expedientes del gasto del gobierno bajacaliforniano.

Para la ASF existe un probable daño de la hacienda federal y el subejercicio “originó que la población objetivo no recibiera oportunamente los beneficios programados, de acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal y los Lineamientos Generales para la Operación del FISE”.

Los recursos pagados con el FISE 2015 se destinaron para atender a los grupos de población en condiciones sociales más desfavorables en las Zonas de Atención Prioritaria Urbanas definidas por la SEDESOL en los cinco municipios de la entidad, donde destacan los índices de pobreza extrema en Ensenada y Tijuana.

 

De manera reiterada los gobiernos panistas que se encuentran en la administración pública estatal desde 1989 han señalado a la migración como el principal factor de rezago social y, por ende, de los niveles de pobreza en esta entidad que en 2008 se encontraba entre las cinco de los estados con menores registros de pobreza.

 

A principios de febrero, el secretario de Desarrollo Social, Alfonso Álvarez Juan, ponderó los avances para abatir la pobreza y garantizar el ejercicio de los derechos sociales mediante la ampliación de la infraestructura y el fortalecimiento de del ingreso de las personas, a pesar de ser una entidad receptora de migrantes que generan el crecimiento constante de la población

 

“La mejor focalización de los recursos del Fondo de Infraestructura Social (FISE) en Baja California se refleja en el impacto positivo de la inversión en el abatimiento del rezago social y la pobreza. El combate a la pobreza multidimensional ha estado acompañado por el abatimiento de carencias y el fortalecimiento del ingreso de las personas, a través de acciones que incentivan la creación de empleos formales”, señaló días antes de darse a conocer el Informe de la ASF del ejercicio 2015 donde se registró un subejercicio del 13.8 por ciento de los recursos asignados