Crimen organizado en pesca ilegal en el Golfo de California: Semarnat

Antonio Heras
Mexicali.- Pescadores del Golfo de Santa Clara se enfrentaron a inspectores de Conapesca en protesta por las restricciones para que capturen curvina golfina en la Reserva del Alto Golfo de California.

En el incidente resultaron siniestrados dos vehículos oficiales por lo que personal de la delegación federal abandono la zona pesquera. Una de las embarcaciones es una de las aseguradas por la Secretaria de Marina por pescar en zonas prohibida en zonas de protección de la vaquita Marina.

A partir del incidente la zona pesquera se encuentra sin vigilancia del gobierno federal durante la más importante temporada de pesca del año. El retén ubicado en El Zanjón donde pescan los cucapas fue levantado por el gobierno federal, por lo que los ocho elementos de Conapesca y marinos salieron de la zona.

Es la segunda marea de cinco que se registran en el Golfo de California en la temporada de Semana Santa donde se reproduce la curvina golfina y los pescadores de Sonora y Baja California cuentan con permisos para su captura, incluidos los indígenas cucapas, a excepción de la Zona Núcleo de la reserva de la biosfera.

El delegado de la Semarnat de Baja California, Alfonso Blancafort, dio a conocer que los pescadores de Golfo de Santa Clara presentaron la Manifestación de Impacto Ambiental al inicio de la temporada de pesca, a finales de febrero, cuando se registró la primer marea.

Advirtió que los pescadores saben que las MIA requiere presentarse con 60 días de anticipación para su evaluación y determinar las secciones a evitar, mitigar o compensar.

Blancafort sostuvo que es técnicamente imposible dar un dictamen técnico de la manifestación presentada por los pescadores porque se requiere de una evaluación.

El delegado federal dio a conocer que en las manifestaciones presentadas incluso solicitan la captura de otras seis especies, además de la curvina golfina.

También advirtió que es una realidad la pesca ilegal de totoaba y vaquita marina por parte del crimen organizado y que la Secretaría de Marina ha detenido a embarcaciones que traen redes curvineras pero en compartimentos ocultos transportan armas, droga y redes para la captura de las especies protegidas

Cuestionado sobre la falta de vigilancia que mantiene preocupados a los cucapas señaló que las amenazas no sólo son para ellos sino también para todos por la presencia del crimen organizado en el Alto Golfo de California.

“Malentendido” pedir a cucapas Manifiesto de Impacto Ambiental para pescar, señala Semarnat

semarnat-blancafortAntonio Heras
Mexicali.- La Semarnat dio a conocer que los integrantes de las cooperativas de la etnia cucapa no requieren la Manifestación de impacto Ambiental para pescar en el alto golfo de California.

Autoridades de Sepesca informaron a los pescadores indígenas la imposibilidad de otorgarles los permisos de arribo de la pesca de curvina golfina que obtuvieron en la primer marea que de registró en la última semana de febrero ante la obligación de obtener una MIA.

En esa marea salieron al mar alrededor de 91 embarcaciones pequeñas de dos de las tres sociedades coorperativas de esta comunidad que habita en la region, cuya actividad principal es la captura de esta especie que se reproduce en el Alto Golfo de California, donde se decretó una Reserva de la Biosfera en 1993 durante el gobierno de Carlos Salinas.

Durante este tiempo, la Federación ha impuesto una serie de medidas a los indígenas para disminuir su sustento: desde la delimitación de una zona núcleo hasta definir una cantidad de producto que pueden capturar en esta temporada anual.

Los indígenas presentaron un escrito para defender sus derechos toda vez que la reserva de la biosfera se encuentra ubicada en su territorio ancestral y actual.

Mediante un oficio, el delegado de Semarnat Alfonso Blancafort informó que una vez que se revisó el articulo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente se determinó que para esta actividad realizada por los cucapas no es procedente la evaluación ambiental por esa dependencia federal.

Sin embargo advirtió que la “no procedencia de la evaluación ambiental mediante una Manifestación de impacto Ambiental no subsistuye a ningún otro trámite que se requiera para obtener la concesión que usted gestiona”.

En una reunión que sostuvieron las organizaciones pesqueras que representan Hilda e Inés Hurtado, Susana Sainz y Juana Aguilar González con autoridades de Semarnat, el delegado Blancafort les dijo que se trató de un “malentendido”.

Los avisos de arribo y guías de traslado de las 110 toneladas de curvina golfina se solucionaron a través de actas administrativas que levantó la Sepesca por lo que abogados de las sociedades coorperativas tramitan su anulación para dejar constancia que los indígenas se encuentran excluidos de esta medida ambiental.

Las toneladas del producto salieron de El Zanjón, lugar donde se realiza la pesca, para trasladarse en tractocamiones refrigerados a la Ciudad de México y Guadalajara, así como al mercado de Tijuana, Mexicali y Ensenada, para su comercialización, señaló Inés Hurtado.

La siguiente marea se estima que será el 7 de marzo por lo que los pescadores confían en que ya no tendrán problemas con las autoridades federales.

Absurdo que Semarnat pida MIA por pescar en el Golfo de California: Cucapás

pesca_cucapa-3Antonio Heras
Mexicali.- Los pescadores Cucapás calificaron de absurda la imposición de Semarnat de presentar de manera obligatoria un Manifiesto de Impacto Ambiental para comercializar de la curvina golfina capturada en la primera marea registrada en la temporada de pesca en el Golfo de California.

La presidenta de la Sociedad Cooperativa “Chapay Seis Jihurrat Cucapa”, Hilda Hurtado, sostuvo que esta medida instrumentada por el gobierno federal es la primera vez que se exige para comercializar el producto que pesca en la zona de El Zanjón, ubicado en el ejido Oviedo Mota indiviso del Valle de Mexicali.

La indígena cucapa advirtió que el gobierno de Enrique Peña Nieto cedió ante presiones de ambientalistas de Estsdos Unidos para imponer la veda total en la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California bajo el supuesto de proteger a la vaquita marina, pese a que los cucapá no pescan en esa zona. 

La producción pesquera cucapá registró 100 toneladas de esta especie pero se encuentra en contenedores sin que la autoridad pesquera expida los permisos de salida, por lo que se corre el riesgo de perderse en su totalidad  y provocar pérdidas económicas para las familias indígenas lo que viola de nuevo “nuestro legítimo derecho a la pesca”, señaló Hurtado Valenzuela.

En 1993 el gobierno de Carlos Salinas de Gortari decretó la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado pero en la Zona Núcleo de la reserva que es donde se considera la de mayor prohibición de pesca se creó después sobre la desembocadura del Río Colorado, “ignorando que el delta del Río Colorado es parte importante de nuestro territorio, tradiciones y costumbresdonde milenariamente hemos desarrollado nuestra cultura indígena pesquera, de la cual depende nuestra subsistencia”, acotó. 

partir de ese decreto de Reserva, el gobierno federal implementó el Programa de Manejo, la veda de la curvina golfina -especie marina que capturamos para el sostenimientode nuestras familias- y la cuota de captura anual, sin que se reconozca su condición de pueblo indígena ni sus derechos.

Explicó que las autoridades federales ambientales y de pesca les han impuesto esas medidas sin haberse realizado la Consulta Indígena que establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificado por México y aplicable a las políticas públicas que afecten territorios, comunidades y pueblos indígenas. 

Para esta temporada, señaló Hurtado, la subdelegación de pesca de la Sagarpa les informó de manera verbal que no se extenderán las guías de traslado de la curvina golfina capturada hasta que los indígenas presenten las MIA. 

Sabemos que las organizaciones ambientalistas de Estados Unidos, sostuvo, han cabildeado para presionar al gobierno mexicano para que proteja al máximo a la vaquita marina y estamos de acuerdo con ello. La respuesta de nuestras autoridades ha sido decretar “cero tolerancia” a la actividad pesquera en toda la Reservapara evitar que el país sufra sanciones económicas y comerciales. 

“Los indígenas somos los principales conservadores de la biodiversidad en el planeta, ya que la naturaleza está íntimamente ligada a nuestra vida, cosmovisión y costumbres” dijo al tiempo de reconocer que la vaquita marina es una especie endémica en peligro de extinción a la que hay que proteger. Sin embargo, utilizamos pangas de bajo calado y nuestra actividad pesquera milenaria la realizamos en el Delta del Río Colorado, en territorio continental, y no en altamar, en el Golfo de California, donde se encuentra el cetáceo en peligro.

El gobierno federal mexicano debe ponderar justamente la respuesta porque tenemos en este momento la producción de curvina enhielada en contenedores, lista para salir al mercado, pero a punto de echarse a perder por la absurda medida impuesta por la Semarnat, con la consabida pérdida económica que representa para nuestras familias ya que la oficina federal de pesca no nos proporciona los documentos para la salida del producto.

Viola Federación derechos indígenas de pesca a Cucapás

cucapa-jorge-herasAntonio Heras
Mexicali.- A un nuevo problema se enfrentan los cucapas para la temporada de pesca en el Mar de Cortez que viola los derechos diferenciados de un pueblo indígena que sobrevive de la captura de temporada de la curvina golfina.

Se trata de un impedimento realizado por la SEMARNAT que les está exigiendo un Manifiesto de Impacto Ambiental para que les otorguen los permisos de arribo de la pesca de corvina golfina para los integrantes de la sociedades cooperativas de pescadores de este grupo indígena mexicalense.

Las autoridades de Conapesca les rechazaron el otorgamiento de los arribos de pesca durante la primera marea en el Golfo de California que se produjo durante la última semana de febrero.

La pescadora indígena Inés Hurtado dio a conocer el impedimento de las autoridades federales para sacar de la zona de El Zanjón, ubicado en la parte alta del Golfo, alrededor de 100 toneladas de esta especie que se reproduce en la región que capturaron 90 familias en la primera marea.

De que se trata? Nunca nos han pedido este documento y nos deben respetar el derecho diferenciado que tenemos como pueblo indígena, señaló Inés Hurtado, quien advierte una nueva trampa del gobierno federal en contra de la comunidad pesquera.

Por una parte una autoridad como Conapesca nos permite pescar y nos desea suerte cuando salen las embarcaciones y la Semarnat ahora nos impone otro requisito, dijo al tiempo de señalar que no se les ha informado oficialmente pero les negaron los permisos de arribo, un documento necesario para comercializar el producto.

Ese es nuestro reclamo ahora porque tenemos el producto en trailers refrigerados desde el martes y no podemos sacarlo, además que al adelantarse la temporada aún no se fijan precios por kilogramo de la curvina y los compradores tampoco se quieren arriesgar por este impedimento.

Es la primera ocasión que la autoridad federal les pide una manifestación para poder comercializar su producto porque la orden de Semarnat es que a ninguna pesquería se les puede otorgar ningún permiso de arribo si no cuentan con la MIA.

Este requisito nos lo ponen de la noche a la mañana, nosotros solo pescamos 20 días al año, son mañosos porque toman decisiones detrás de un escritorio, es una trampa más del gobierno que no termina de entender que es un derecho nuestro y nuestra subsistencia, advirtió.
Foto: Jorge Heras

No somos asesinos de la vaquita marina, protestan pescadores por veda en Mar de Cortés

img_4109Antonio Heras

Mexicali.- Los pescadores ni sus artes de pesca son los responsables de los riesgos de la vaquita marina en el Mar de Cortez, advirtieron pescadores del puerto de San Felipe al exigir que se levante la veda impuesta por el gobierno federal en la zona.

No somos asesinos y en las miles de redes confiscadas no han encontrado un solo alevin de esta especie, sostuvo el dirigente de la Federación de Cooperativas Ribereñas del Puerto de San  Felipe, Sunshine Antonio Rodríguez.

Entre San Felipe y el Golfo de Santa Clara, ubicados en la parte alta del Golfo de California -también llamado Mar de Cortés- son más de 3 mil pescadores que demandaron también una reunión urgente con el presidente Enrique Peña Nieto para explicarle la situación de desastre económico en la que se encuentran.

De manera paralela anunciaron que prepararán una denuncia ante cortes  internacionales de derechos humanos para demandar su derecho al trabajo y a la vida pero también por los daños económicos provocada por suposiciones de grupos ambientalistas.

Existen pruebas científicas que los problemas de la reproducción de la vaquita es la falta de agua del Río Colorado, dijo, y no los chinchorros que se usan en esta zona; son los gringos que redujeron la entrega de agua a México y han desaparecido cientos de especies en esta zona donde confluye el agua de río con la de mar.

“Nuestra pesca siempre es la de año con año. Es sustentable. No somos malos pescadores ni asesinos”, expresó Rodriguez Peña.

La veda que inició en marzo de 2015 con vigencia de dos años y que cuenta con una “compensación” de 8 mil pesos mensuales para cada pescador ribereño es una medida administrativa que provocó estragos en más de 30 mil pescadores que habitan la región porque está aportación representa sólo el 30 por ciento de lo necesario para cubrir sus necesidades, comentó el dirigente pesquero, quien señaló además cambió la alimentación de los pobladores que dejaron de “comer pescado porque ya no hay”.

La  protesta realizada en este puerto mexicalense es por la pretensión de organizaciones ambientalistas de mantener la veda por tiempo indefinido bajo el argumento de proteger a la vaquita marina.

“Los pescadores no somos los asesinos de la vaquita marina como lo señalan los ambientalistas, basados en suposiciones, sino los gringos que no liberan el agua del Río Colorado hacia el Mar de Cortés”, señaló Rodriguez Peña.

“Esta veda ha golpeado severamente la economía del puerto del San Felipe”, reiteró al tiempo de señalar que los ambientalistas muestran fotografías de redes que atrapan alevines de esta especie pero son tiburoneras. En el Mar de Cortés usamos redes camaroneras, agregó, además que aún estamos en espera que el gobierno federal nos enseñe el prototipo de arte de pesca de línea para sustituir la de arrastre.

Cuestionó el anuncio del gobernador Francisco Vega de una inversión millonaria para detonar la zona de San Felipe a través de una marina y diversas obras, al asegurar que están cansados de escuchar una y otra vez las mismas promesas que nunca se concretan. Sobre este caso, comentó que prosperará “a menos que el negocio sea suyo, del propio Vega de Lamadrid”.

Existen solo 60 ejemplares de Vaquita Marina en el mundo

2016-07-17-PHOTO-00000004*Especie endémica del Golfo de California se extinguiría en menos de un lustro por pesca ilegal de la totoaba.

Antonio Heras
Mexicali.- Es una especie pequeña, endémica del alto Golfo de California y está a punto de extinguirse por los efectos colaterales de la pesca furtiva con artes ilegales en esta área del noroeste mexicano también conocida como Mar de Cortez y Mar Bermejo.

Al phocoena sinus se le conoce como vaquita marina, una especie de la que se estima que tan solo existen 60 ejemplares en el mundo, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos, que participa en una campaña (SOSVAQUITA) para alertar sobre la situación crítica de la especie y generar conciencia para su conservación, toda vez que podría extinguirse en menos de un lustro.

Junto con la totoaba y el bahaba, forma parte de un círculo de especies en peligro de extinción derivado de la sobredemanda de los mercados de China y Estados Unidos para fabricar medicamentos cardiacos y productos afrodisiacos: entre el deseo y el corazón.

Aunque la vaquita marina carece de estas propiedades que hacen atractivas a las otras especies, es víctima de las artes de pesca que se usan para la totoaba, una especie que suplió la demanda del pez bahaba.

En su estrategia regional para la recuperación de la vaquita marina, el gobierno mexicano reconoció, entre las ilegalidades que se practican en esta zona, el tráfico de especies en extinción y la presencia del crimen organizado en la captura de totoaba.

Pesca ilegal

A finales de marzo, hace cuatro meses, personal de la Procurauria Federal para la Protección del Ambiente localizó los cadaveres de tres ejemplares -dos en la playa y uno en el mar- frente a las costas de puerto de San Felipe, ubicado al sur del municipio de Mexicali y a 200 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

Los ejemplares tenían escoraciones en varias partes del cuerpo por lo que se determinó que murieron al enredarse en mallas agalleras de pescadores dedicados a la captura también ilegal de la totoaba, otra especie endémica de la zona que está en peligro de extinción.

Estos tres ejemplares son parte de los 229 detectados en el primer semestre de 2016 en las Redes de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos instalados en los estados costeros de México, de los cuales 130 son delfines, 126 lobos marinos, 36 ballenas, dos focas y dos manatíes.
Los doctores Francés Gulland, Peter Thomas y Lorenzo Rojas, juro con un equipo de especialistas de la Marine Mammal Center (CMM) y del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático consideraron que el diagnóstico presuntivo de la muerte de una hembra y dos machos fue el enmallamiento pues se observaron escoriaciones y laceraciones en los cadáveres provocadas por cuerdas o hilos.

Ante estas evidencias, Profepa anunció que se intensificará la inspección y vigilancia nocturnas por mar y tierras en los tiraderos de redes totoaberas, además de buscar un acercamiento con los pescadores para solicitarles que se abstengan de realizar pesca furtiva y con artes prohibidas.

A punto de la extinción

Desde 1978 se advirtió el peligro en que se encontraba la vaquita marina, el único mamífero marino endémico de México y una de las seis especies de marsopa, con un peso de 50 kilogramos y una longitud de hasta metro y medio.

Su hábitat natural se encuentra en la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y delta del Río Colorado, en las inmediaciones de Baja California y Sonora, donde se reproducen cada dos años con un periodo de gestación de 11 meses.

En la década de los noventa, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la integró a la lista de especies en peligro de extinción y en riesgo crítico de desaparecer.

En 1992 se constituyó el primer comité gubernamental para la preservación y conservación de la vaquita marina y la totoaba. Cuatro años después se creó el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita que recomienda la prohibición de las actividades que provoquen la captura de esta especie para lo cual incluye la compensación económica de pescadores y el cambio en las prácticas y artes de pesca.

A partir de este siglo, el gobierno mexicano estableció normas oficiales, tratados internacionales y programas permanentes y emergentes de operación e investigación ante la inminente desaparición de esta especie provocada por la pesca ilegal de la totoaba, ya que queda atrapada en las mallas de hilo utilizada en su captura. Además suscribió la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas (CITES) por lo que es delito comercializar, poseer, importar o exportar ejemplares.

El 16 de abril de 2015, el gobierno de Mexico emitió una estrategia regional para la recuperación de la vaquita consistente en prevenir actividades pesqueras ilícitas, evitar el tráfico ilegal de especies en peligro de extinción y combatir la presencia del crimen organizado en la pesca ilegal de totoaba en la región.

Tráfico de buches

La totoaba es una especie que sustituyó en gran medida a la demanda del bahaba, un pez que también está en peligro de extinción y que es utilizado en China para la elaboración de medicamentos alternativos para el corazón y pulmones, al que se le atribuyen propiedades afrodisíacas por lo que su captura se incrementó para los mercados de Estados Unidos.

El pago a los pescadores furtivos por el buche de totoaba (vejiga natatoria) es de hasta 2 mil dólares por pieza, mientras que su valor comercial en los mercados internacionales alcanza los 20 mil dólares que representan más de 350 mil pesos.

En el último año se han registrado en ciudades bajacalifornianas la captura de personas detenidas con productos de especies marinas protegidas por la Ley General de Vida Silvestre, entre ellos mexicanos, chinos y estadunidenses.

Entre ellos, por posesión ilícita con fines comerciales de ejemplares de totoaba macdonaldi, se detuvo a dos hombres chinos en Tijuana con 2 kilos 760 gramos de vejiga de totoaba y cerca de cinco kilos de pepino de mar deshidratados, mientras que en el puerto de San Felipe se arrestó a tres hombres transportaban en uña carro un ejemplar de 82 centímetros.

En noviembre de 2015, el gobierno de Hong Kong detectó la presencia de buches de totoaba en dos establecimientos comerciales de productos marinos.

Un caso que llamó la atención es la resolución de la Corte Federal en San Diego, Estados Unidos, de un hombre asiático detenido en marzo de 2013 en la Garita Internacional Calexico-Mexicali con 170 piezas de esta especie.

En el proceso penal, el juez determinó que Jason Jin Xie contrabandeó 270 buches de totoaba que produjo un daño de 3 millones de dólares. La sentencia fue de cuatro meses de prisión y el pago de 500 mil dólares para resarcir la afectación ambiental que se destinaron a tareas de investigación, inspección y vigilancia de esta especie en peligro de extinción, catalogada en la NOM-059-SEMARNAT-2010. En el juicio se presentaron informes de la Oficina del Servicio de Pesquerías y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS) y de la Universidad Autónoma de Baja California.

Cooperativas Cucapá solicitan a autoridades rehabilitar camino a zona de pesca

20150228_090946Mexicali, 13 de febrero.- A 10 días que inicie la temporada de pesca permitida para comunidad Cucapah, la Sociedad Cooperativa Pueblo Indígena Cucapá y la Sociedad de Producción Rural el Mayor Cucapá  pidieron a las autoridades estatales y municipales que rehabiliten el camino de acceso a la zona de captura, conocido como “El Zanjón”.

Las representantes de estos dos grupos de la etnia más representativa de la capital del Estado, Hilda Hurtado Valenzuela y Juana Aguilar González solicitaron que se reparen los poco más de ocho kilómetros por donde entran las camionetas con pequeñas embarcaciones y que sirve también de salida de los vehículos con las toneladas de curvina golfina que pescaron durante el día.

Dicho camino de terracería presenta un hundimiento y desmoronamiento cada año desde el terremoto del 4 de abril del 2010 cuando quedó prácticamente destruido, por ello la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE) inyecta más de 6 millones de pesos en la habilitación del lugar.

Sin embargo, las mujeres líderes de la etnia Cucapah dijeron estar preocupadas porque no se ha iniciado con el trabajo de rehabilitación a pocos días de que inicia la primera de las cinco mareas en las que tienen permiso de pescar.

Aguilar González aseveró que desde hace varios años han propuesto que se construya un camino que duré más tiempo para que no presenten el mismo problema cada año.

En esta ocasión, aseveró, el trabajo de rehabilitación puede tener un menor costo ya que uno de los integrantes de la misma comunidad cucapah está dispuesto a emplear su constructora a precios más accesibles.

Por su parte Hurtado Valenzuela sostuvo que al igual que en 2015, la federación les permitió pescar sin cuota de captura.

Desde que se decretó como zona protegida el Alto Golfo de Caliufornia y Delta del Río Colorado, la tres cooperativas de la comunidad indígena Cucapah esperan el levantamiento de la veda para echar sus redes a las aguas en esta zona de amortiguamiento e iniciar con ello la temporada de pesca de curvina golfina con la que ancestralmente han subsistido.