Vie. Sep 25th, 2020

Columna Cicuta: «Confundiyo»

Jaime Flores Martínez

Confundiyo

Dispuesto a confundir a los fastidiosos reporteros que le exigen esclarecer la brutal agresión que sufrió el periodista mexicalense Antonio Heras Sánchez, el procurador de Justicia de Baja California Rommel Moreno Manjarrez no tuvo empacho en escupir incoherencias.

Para quitarse de encima a los latosos periodistas, el señor procurador dijo que existen tres líneas de investigación, aunque “pareciera” que la golpiza a Heras “es algo más personal que profesional”. En otras palabras, el fiscal del Estado recurrió a las “suposiciones” para desinflar la presión de los reporteros. ¡Qué incongruente decir que “existen tres líneas de investigación” y al mismo tiempo “suponer” que se trato de un asunto personal!

La Fundación para la Libertad de Expresión, señala que “en nada ayuda a una investigación las manifestaciones previas sobre el caso. Esto propicia o auspicia un sesgo deliberado en las conclusiones cuando aún no se encuentra terminada la pesquisa”. En otras palabras el procurador no tenia porque abrir la boca.

Y es que la Procuraduría General de Justicia del Estado realiza una investigación “semilenta” sobre la terrible agresión que sufrió Antonio Heras a manos de desconocidos. El corresponsal del periódico La Jornada fue interceptado por los tripulantes de una camioneta Cherokee la tarde del 23 de febrero en una céntrica avenida de Mexicali. Los sujetos tundieron a golpes al comunicador hasta dejarlo inconsciente.

De poco sirvió que el reportero observara parcialmente la matricula de la camioneta blanca y la media filiación de uno de los agresores. Segundos después de la golpiza, el periodista Heras llamó al Centro de Control y Mando para reportar las características del vehículo donde huían los agresores, aunque su reporte sirvió de nada. La operadora del teléfono de emergencia le respondió que la matricula del vehículo estaba incompleta y que no podía tomar el reporte. El viacrucis de Heras continuó hasta localizar un hospital donde recibió atención médica de urgencia, pues los guardianes del orden nunca se presentaron y lógicamente nadie llamó a una ambulancia.

Tres días después en Tijuana, el periodista sostuvo una reunión con un grupo de comunicadores para pedirles una exigencia conjunta para que la autoridad ubicara a los responsables y resolviera el caso. Antonio Heras aclaro que no tenia elementos para inculpar a nadie y prefirió dejarle esa responsabilidad a la Procuraduría General de Justicia.

Sin embargo, el titular de la PGJE salió con su “batea de babas” al señalar que existían tres líneas de investigación “aunque todo parecía indicar que se trataba de un asunto personal”. El licenciado Rommel Moreno lucio como un recién egresado de la facultad de derecho ¡y no como el titular de la Procuraduría de un estado libre y soberano! Tanta lentitud ha demostrado la autoridad que algunos comunicadores debieron realizar su propia investigación para identificar al responsable de tan hartera agresión.

Para información del procurador, Cicuta ya tiene conocimiento de los avances de una investigación realizada por periodistas que tienen perfectamente ubicado a uno de los responsables de la golpiza. Rommel Moreno puede mantenerse en la hamaca mientras le llega la información recabada por un grupo de comunicadores.

El procurador debe reconocer que los reporteros son más eficientes que su ejército de policías ministeriales que se presumen investigadores. ¿O será que Rommel les pide que investiguen sin investigar? ¿ Acaso sabrá el procurador que el autor intelectual de la agresión es un personaje que pertenece a las grandes ligas azules y por eso intenta confundir a los ciudadanos con sus desacertados comentarios?

Luego de la golpiza contra Antonio Heras, Cicuta subrayo que el procurador Rommel Moreno tenía una extraordinaria oportunidad para esclarecer esta agresión, dar con los responsables, aplicarles un castigo ejemplar y exhibir a los autores intelectuales. Sin embargo, pareciera que el fiscal del Estado prefiere invernar, como en los últimos cinco años. Rommel no debe preocuparse la investigación la sacaran adelante los reporteros.

Frágil

Ciudadanos de buen corazón han demostrado su solidaridad con la joven señora Vianney Castillo, madre de un pequeño que nació con hidrocefalia y microcefalia. A finales del mes pasado, la señora Castillo decidió rifar su camioneta para cubrir las necesidades de su hijo Ángel Fabián Rubio. Tan frágil está este muchachito que a sus 11 años pesa apenas 7 kilogramos. Muchas personas compraron boletos de 50 pesos para apoyar a una joven mujer que sostiene que “su hijo Ángel Fabián quiere vivir”. La persona que resulto ganadora en la rifa de la camioneta decidió regalársela a la propia señora Vianney, pues ese vehículo es su único medio de transporte para llevar a su hijo enfermo en caso de emergencia.

El delicado organismo de Fabián apenas tolera una sustancia aplicada por via intravenosa que –por cierto—es sumamente costosa. Por eso se hace necesario el apoyo de la comunidad. El número de cuenta de la señora Vianney Castillo es: Santander 56612909929. Debemos ayudar.

Maestro

Hace un par de semanas el politólogo Felipe Moreno envió a Cicuta un ejemplar de su libro “Felapache. Él o Ella”, donde confirma la profundidad de su análisis. Felipe Moreno es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Su estilo es acido, puntilloso pero al mismo tiempo sensato y prudente. El autor de esta modesta columna agradece este honor al maestro Felipe Moreno, a quien Eduardo Ruiz Healy ubica como el mejor politólogo de México.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: