sáb. Jul 20th, 2019

Columna Cicuta: ¡Hic!

Jaime Flores Martínez

Burdeleros de Tijuana están furiosos con el secretario de seguridad pública municipal Alberto Capella Ibarra. La molestia de los antreros es por la aplicación del alcoholímetro, pues muchos borrachitos dejaron de asistir a sus negocios para no ser sorprendidos por los elementos de la policía municipal que comprueban el consumo de alcohol de los conductores.

Cierto que Cicuta ya subrayó la intención recaudatoria de la autoridad municipal con la aplicación del alcoholímetro. Hay quien dice que en 90 días el gobierno local ha recaudado 3 millones de pesos. Los borrachitos deben pagar por salir de la cárcel y por recuperar su automóvil.

El aras del equilibrio, el escribiente debe señalar que durante los últimos tres meses descendió en 22 el número de decesos por accidentes automovilísticos (comparado con el mismo período del año pasado). Si bien el Ayuntamiento ha recaudado unos tres millones de pesos durante último trimestre, alguien debe decir que los habitantes de esta ciudad han dejado de pagar unos 58 millones de pesos por concepto de atención hospitalaria y daños ocurridos a los vehículos involucrados en estos accidentes. El balance, pues, es muy amplio..

Durante los tres primeros meses del año el número de personas lesionadas se redujo en 122, comparado con el mismo período del 2011. Además de la molestia de los dueños de bares y cantinas, algunas otras autoridades –sobretodo estatales–, se manifiestan orgullosas de la “conciencia que han tenido muchos automovilistas que gustan de beber alcohol y de conducir sus vehículos”.

Y aunque el secretario de salud en el Estado José Guadalupe Bustamante Moreno se ufana de la reducción de los accidentes automovilísticos, no hay duda que esto corresponde únicamente a una “puntada” del secretario de seguridad pública Alberto Capella Ibarra.

Al concebir la aplicación del alcoholímetro, este funcionario se ganó el reconocimiento de una buena parte de la sociedad: muchos padres de familia están muy contentos con la aplicación del alcoholímetro, sobretodo porque los muchachos “ya la piensan” para irse de parranda. Las personas que son interceptadas en los filtros de revisión y son sorprendidos con aliento alcohólico, deben pasar entre 12 y 20 horas antes de salir de la cárcel. Ellos, por tirarse a la bebida, se llevan hasta 72 horas para recuperar sus vehículos. En resumen, se llevan mucho dinero y mucho tiempo para poder salir del brete.

Y mientras los burdeleros patalean y los padres de familia festejan, el personal de la Procuraduría Federal de Justicia del Estado (PGJE) se encuentra agobiado por el incremento del trabajo. Desde el mes de enero en esa dependencia han triplicado su labor sobre todo los fines de semana. Según reportes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, en los 3 últimos meses han sido detenidas unas mil 200 personas en los siete filtros colocados en lugares estratégicos especial mente los fines de semana.

Hasta hoy no se informado que la intención de Capella es colocar 14 filtros para detectar el consumo de alcohol entre los automovilistas. Un dato novedoso es que la Secretaría de Seguridad Pública municipal instalará a partir de junio un total de 14 filtros para detectar automovilistas borrachitos. Esto quiere decir que en dos meses se duplicará el número de elementos dedicados a evitar que los automovilistas conduzcan en estado de ebriedad.

Sobra decir que los burdeleros odian Alberto Capella. ¿Cómo atenta contra las ganancias obtenidas con el sudor de su frente? Un personaje identificado como Antonio Escobedo, dueño de un antro en la zona norte y socio de otros tantos prostíbulos, recuerda constantemente a la progenitora de Alberto Capilla. Los padres de familia apoyan al secretario de seguridad pública y, desde luego, al alcalde de Tijuana Carlos Bustamante Anchondo. Este ultimo apoya a Capella en todas sus ocurrencias. Y como no apoyarlo si representa ingresos al erario público.

Chupina

Muchos panistas de Tijuana comparten el rumor nacido en el centro del país, donde se habla del eventual rompimiento entre la candidata presidencial del PAN Josefina Vázquez Mota y el presidente Felipe Calderón. La versión señala que la señora Josefina Vázquez ya se cansó de los inconvenientes provocados por el propio presidente. Cada que Calderón abre la boca, Josefina pierde puntos en las encuestas.

Y es que durante la última semana Calderón ha dicho cosas que solamente afectan la candidatura de la señora Vázquez mota. El presidente Calderón habla y Josefina se desploma: no me ayudes compadre. . De esta manera muchos panistas advierten que podría romperse el cordón umbilical entre Vázquez Mota y Fecal. Hay quien dice, incluso, que Vázquez Mota ha pensado seriamente en abandonar la candidatura porque continuamente “se le baja la presión”

Esos panistas recalcan que los precandidatos panistas Santiago Créelo Miranda y Ernesto Cordero desaparecieron del mapa. Ninguno de ellos acompaña a Vázquez Mota en alguna actividad. Mientras algunas personas afirman que hubo diferencias entre ellos, otras tantas afirman que Creel y Cordero demostraron inteligencia. ¿posible?

Mentirosilla

Un buen número de ciudadanos que padecen afecciones renales recibieron ayer la donación de bolsas que utilizan para su tratamiento. la organización Compromiso Social dono este material a la Asociación de Trasplantados y Enfermos Renales (Tiromet). Uno de los enfermos, ciudadano de escasos recursos, agradece la ayuda, aunque truena contra Mirna Rincón, directora del Seguro Popular en Baja California. Detalles en breve.

Comentarios: cicuta.info cicuta45@gmail.com

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: