Mar. Dic 1st, 2020

Columna Cicuta: Poquísima

Jaime flores Martínez

Indefensos ante la voracidad de un gigantesco zopilote disfrazado de gobierno, miles de trabajadores que han logrado con mucho sacrificio su casita de Infonavit viven ahora una autentica pesadilla. Resulta que el Infonavit contribuye a despojarlos de su único patrimonio. Esta institución vendió sin empacho su cartera vencida a 3 importantes consorcios transnacionales.

Más claro, el Infonavit es el culpable que las empresas extranjeras le aprietan el cuello a los trabajadores para quedarse con su casa.Y aunque la autoridad actúa con todo cinismo en su millonaria maniobra, prefiere quedarse calladita. El gobierno federal se voltea hacia otro lado aunque está consciente que miles de trabajadores del país serán despojados de su patrimonio.

Para dar un ejemplo, esos trabajadores que se endeudaron por 15 o 20 años para pagar su modesta vivienda, ahora corren el riesgo de ser despojados. Así, el Infonavit estructura una tranza con empresas extranjeras como Escrapii, Pendeluop e ING. Estos consorcios adquirieron los contratos que el Infonavit firmó con el trabajador por el crédito de vivienda y a través de sus despachos corporativos en México despliegan su ofensiva en contra de los trabajadores.

Al momento que el trabajador acudía las oficinas de Infonavit para inconformarse, fácilmente se los sacudían al canalizarlos con las empresas gringas. Esos despachos privados que forman parte de los grupos extranjeros, cuentan con autorización del Infonavit para presionar a los ciudadanos desesperados. Estos consorcios utilizan con todo descaro papelería oficial del Infonavit.

Esta situación se ha recrudecido durante los últimos dos años. Acá en Tijuana, se calcula que son unos 200 trabajadores los que son amenazados por estas empresas para quitarles sus pequeñas viviendas. Muchos de ellos han acudido a la Agrupacion Compromiso Social que –por cierto– organizó un encuentro con legisladores federales para que se comprometan a brindar apoyo a estos ciudadanos. . Los representantes sociales seguramente van a encontrarse agarrados con los dedos en la puerta.

En  resumen el Infonavit entregó la cartera vencida para los corporativos extranjeros manejen la carteras en forma de acciones, como si se tratara de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Sin el menor empacho, estas empresas violentan el precepto constitucional consignado en el artículo 14 y 16 constitucional. Llevan juicios en contra de los trabajadores sin que ellos estén enterados pero con el infame conocimiento del Infonavit. Incluso algunos de ello ya  fueron víctimas de engaño pues en algunos casos sus familiares recibieron, ingenuamente,  las notificaciones del juicio.

Hay 2 juzgados de lo civil en Tijuana que ya ventilaron casos de este tipo. En todos los casos declararon en rebeldía al trabajador pues significa una violación flagrante a sus garantías individuales. Otra irregularidad cometida contra esos trabajadores se presenta en aquellos  cuyo crédito estaba por vencer. Todos fueron presionados para que reestructurarán su adeuda, es decir, incrementaron la cantidad de pagos. Aquellos que tienen un crédito por 126 mil 700 pesos a pagar a 20 años, debieron aceptar quew el numero de pagos mensuales subiera de 240 a 273.  Gracias al gobierno, al menos 200 trabajadores están agarrados del cuello y de más abajo.

En  resumen, una confabulación gubernamental aplasta los derechos de los trabajadores. Obviamente que la autoridad nunca moverá un dedo para apoyar a estos trabajadores. Por el contrario, esta dispuesto a exprimirlos. Ésos 200 trabajadores que viven en Tijuana están realmente desesperados porque no encuentran quien nos pueda apoyar.

La tarde del 13 marzo de 2008, la Presidencia la República envió una carta a los quejosos de Tijuana con la única intención de darles largas. Esa instancia solo prefiere que recibió el escrito donde denuncian ese abuso. La presidencia le “pide” al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, “que informe la situación de los trabajadores para responder la queja”. Como si no lo supieran.

Cicuta cuenta con la copia de una notificación enviada por el Infonavit a un ciudadano que vive en una modesta vivienda ubicada en Tijuana. En el texto señala que las cláusulas del contrato que firmó son específicas y que una de ellas le menciona que los pagos se tendrá que hacer mes con mes, “cuente uno cuente usted con una relación laboral”. En otras palabras, el Infonavit le advierte que va a proceder si no pagar el mes que debe. Esas son amenazas. Miente el que lo niegue.

Descabezado

Aunque Cicuta desconoce detalles sobre el asunto, está confirmado que por haberlo agarrado en varias transas, el nuevo director del Parque Morelos de Tijuana Javier Oropeza Calva le cortó la cabeza al cajero general del Simpat César Ortega. Recordaremos que Oropeza Calva fue nombrado encargado de despacho la dirección de Sistema Municipal de Parques Temáticos en Tijuana en sustitución de Verónica Corona González el pasado 10 abril. La mañana del 16, es decir seis días después de asumir la responsabilidad, Oropeza Calva le notificó a César Ortega que estaba despedido. Lo había agarrado en varias transas. Antonio Cano, protector de cuchupos, quedo atado de manos.

Por cierto, el nuevo delegado del Cerro Colorado Edgar Fernández Bustamante, debe saber el señor Cano se ha encargado de “filtrar” información a los periodistas para perjudicarlo. No es el caso de Cicuta porque ninguno de ellos puede ver al redactor “ni en pintura”. Cano es tan venenoso que fraguo la destitución de Fernández Bustamante de la Consejería Jurídica para colocar a su incondicional y cómplice Roberto Ordorica. El columnista conoce la hedionda historia. Cano dice con ironía que el nombramiento de Edgar Fernández en la delegación Cerro Colorado es la prueba más fehaciente de su “involución”. Dice que Fernández va para atrás, como los cangrejos.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: