Mar. Nov 24th, 2020

Columna Cicuta: Cochi

Jaime Flores Martinez     

Indignado porque sus competidores “le comieron el mandado”, el empresario gasolinero Alberto Uribe Maytorena decidió tejer una siniestra estrategia para aplastar a los propietarios de una cadena de expendios de gasolina en pleno crecimiento.

Uribe no soporta que los dueños de esas gasolineras hayan provocado que su negocio cayera hasta en un 50 por ciento. No es posible que los automovilistas prefieran cargar gasolina en el expendio de enfrente

Con la intención de llevar a la quiebra a sus competidores, el estratega de Uribe propuso desacreditar a los del frente. Si armaban un escándalo, esos empresarios perdería credibilidad ante sus clientes y caerían redonditos en sus garras. La perversa idea era “sembrarle gasolina robada” y de inmediato cacarearlo a través de los medios de comunicación. En todo esto, la policía de Tijuana ocuparía un papel importantísimo.

La desaseada maniobra se registró la noche el pasado martes en tres distintas estaciones de gasolina de Tijuana. Una voz anónima alertó a la Policía Municipal sobre un vehículo que trasportaba tibores llenos de gasolina de dudosa procedencia. Ese vehículo descargaría el combustible y eso se traducía en un delito.

Alertados por la llamada “anónima” los policías municipales llegaron de inmediato y arrestaron a los empleados de un expendio de gasolina ubicado sobre el boulevard Fundadores de Tijuana. Desconcertados por el operativo, los empleados fueron esposados y conducidos ante las autoridades. Los policías también ordenaron el arrastre del vehículo que contenía los tibores con unos 2 ml de gasolina en cada recipiente.

La primera versión era que el contenido de esos tambos seria depositado en su almacen para después venderlo a los atomovilistas. La gasolina no puede ser distribuida por alguien ajeno a Petróleos Mexicanos (Pemex).

El caso es que la llamada “anónima” la realizó una persona identificada como Gabriel Arellano Dueñas, quien funge como asesor del empresario Alberto Uribe Maytorena. El señor Arellano Dueñas, fue director de inteligencia de la Policía Municipal durante el trienio del panista JJorge Ramos Hernandez. Arellano era “el segundo de a bordo de Javier Cárdenas”, quien por aquellos tiempos se desempeñaba como enlace de la Policía Municipal con las autoridades de San Diego. En este momento Javier Cárdenas enfrenta un proceso penal en el estado de Nayarit por sus eventuales vínculos con el narcotráfico.

Sépase que la Procuraduría de Justicia del Estado conoció desde la noche del martes detalles sobre este acontecimiento. La primera línea de investigación apuntó hacia la responsabilidad de esos gasolineros al comprar combustible aparentemente robado para venderlo a los automovilistas. Por eso detuvieron a los empleados y los presentaron ante las autoridades correspondientes. Parecía lógico que llegaran los depósitos con gasolina robada amparados en las sombras de la noche.

Sin embargo, algunos detalles resultaban ilógicos en esa teoría. Esos vehículos de redilas transportaban cuatro tibores con capacidad individual de 2 mil litros. ¿No era raro que pretendieran inyectarle 6 mil litros en un expendio que vende 80 mil?

Además, la PGJE tiene videos tomados por los gasolineros donde se observa a dos hombres encapuchados que estacionaban el vehículo cargado con los tibores. Los hombres descienden de la camioneta y abordan otro vehículo. Más tarde en esta dependencia se dieron cuenta que los vehículos utilizados habían sido adquiridos en yonques de Tijuana. Se supone que los investigadores ya saben quién los compró. Casi simultáneamente obtuvieron otro video del sitio donde obtuvieron esa gasolina que –en este caso—no es de un ducto de Pemex

La procuraduría estatal tiene fundadas sospechas que esta maniobra fue ordenada por el empresario Alberto Uribe, propietario de una cadena de gasolineras distribuidas en todo Baja California. El señor Uribe es residente permanente en Estados Unidos. A su paso por Tijuana construyó importantísimas relaciones en los niveles de empresarial y político de Baja California. Tantas influencias logro este personaje que hasta tiene la capacidad de controlar su negocio desde el otro lado la frontera.

La propia Procuraduría sospecha que Alberto Uribe está dispuesto a destrozar a sus competidores por el simple hecho que estos ”venden litros de a litro”. Cicuta entrevistó a una decena de automovilistas que acostumbran llenar el tanque de su automóvil en una de las gasolineras señaladas y todos ellos afirman que prefieren cargar en esas gasolineras. Ésos automovilistas están dispuestos a esperar 15 minutos para cargar combustible en ese lugar

En la PGJE saben que el cerebro de Uribe es Gabriel Arellano Reyes, quien el ano pasado fue contratado para realizar los trabajos sucios. Y aunque su reciente trabajo fue harto desaseado, el señor Arellano dejo tantos cabos sueltos que –desde un inicio—la responsabilidad de sus actos apuntan hacia su patron en turno

Como un dato adicional, las autoridades estatales conocieron que hace algunos años el señor Uribe invadió una gasolinera propiedad de un señor de apellido Bayon que se encuentra en la colonia Libertad de Tijuana. Ante la sorpresa de este hombre, Uribe invadió el inmueble pues horas antes manipulo al propietario del predio. Ahora era de Uribe, con todo lo que tenia encima.

Comentarios; cicuta.info cicuta45@gmail.com twitter@cicutajaime

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: