Mié. Nov 25th, 2020

Columna Cicuta: Farsa

546432_185384784912234_1351640411_nJaime Flores Martínez

Indiferente al abuso que comete el Instituto Lingüístico de Tijuana, el Sistema Educativo Estatal (SEE) permite que los «enganchadores» de la escuela patito maniobren descaradamente en escuelas públicas.

Pareciera que a la autoridad educativa le vale verdura que promotores de esa
escuela privada utilicen engaños para enganchar a gente necesitada y convencerlos de inscribir a sus hijos en el Instituto Lingüístico de Tijuana. Si usted es pobre ¿qué le dejará de herencia a su hijo sino es la educación?

Esos promotores ofrecen «becas» para que los muchachos estudien el idioma inglés por 15 meses totalmente gratis. Solamente tienen que pagar el equivalente a 100 dólares americanos que incluye “gastos de registro, correspondencia mensual, información sobre calificaciones, credencial de alumno, exámenes parciales examen final y diploma de fin de cursos”. Al menos eso señala el papel mugriento que entregan a los padres de familia.

En ese pasquín no señala que el padre de familia debe comprar los ocho libros que requieren para tomar el curso. Cada “libro” cuesta 35 dólares, aunque este documento se compone de copias fotostáticas empastadas con un cartón de color distinto. ¡Eso es un fraude e incluso delito!

Cicuta ya revelo que los abusivos dueños de esa escuela también cobran 130 dólares por concepto de «graduación» y la entrega de un cartón con la palabra «reconocimiento». ¿No que se trataba de una beca en la cual “el padre de familia no pagara colegiatura, ni mensualidades, ni incorporaciones a la Secretaria de Educación Pública?”?

En referencia a último punto, el Instituto Lingüístico de Tijuana ni siquiera tiene reconocimiento oficial de la Secretaria de Educación Pública (SEP). Aquí se hizo un llamado al delegado del Sistema Educativo Estatal (SEE) César Sánchez Frehem, aunque por lo visto se volteó para otro lado.

Alguna razón debe tener el secretario de educación en Baja California Javier Santillán para tolerar que esa escuela privada capte a sus víctimas en escuelas públicas. Si le sirve el dato, el señor secretario debe saber que –por estas fechas– esos enganchadores maniobran en la secundaria número seis, muy cerquita de la Casa de la Cultura en la colonia Altamira.

Don Javier Santillán debe saber que además de la gente, el gobernador del Estado José Guadalupe Osuna Millán ya se enteró del asunto. Alguna señora indignada ya le entregó la información.

Honestidades

Desconcertado por el planteamiento del periodista, el regidor Enrique Parra Romero se colocó solito en el fondo del callejón. El maestro Parra no pudo explicar por qué los policías de Tijuana «dejaron de aceptar mordidas». De enero a la fecha, unos 160 ciudadanos han sido arrestados por intentar sobornar a los uniformados. Aunque algunas personas lo desestiman, eso es un autentico logro. ¿algún habitante de Tijuana ofrecería mordida a un oficial policiaco en el vecino Estado de California?

Y es que a principios de este año, la Secretaria de Seguridad Publica de Tijuana anunció el arresto de ciudadanos que intentaron sobornar policías a cambio de olvidarse de la infracción. El pasado miércoles esta dependencia revelo que este año han sido 165 personas detenidas por intento de soborno a policías preventivos.

Es innegable que –para que exista corrupción– de requiere el corruptor y el corrompido. Si los policías no aceptan mordida y remiten a las personas que intenten corromperlos, difícilmente los infractores ofrecerán dádivas en el futuro. En un país como el nuestro este tipo de actitudes deben ser ampliamente divulgadas.

Cicuta acostumbra ventilar acidas críticas contra personajes determinados, aunque vale la pena detenerse a reconocer a los miembros de una corporación que –en el pasado—vivió sumergida en el descrédito público. La Policía Municipal de Tijuana vivió una época negra en la administración de Jorge Hank Rhon. El secretario de Seguridad Publica era Ernesto Santillana, un personaje de cuestionable reputación y figura nebulosa.

Por aquellos tiempos, los ciudadanos manifestaban pánico hacia los policías porque estaban estrechamente vinculados con delincuentes. Esos uniformados estaban dispuestos a cualquier cosa para obtener recursos. Hoy la policía, es decir, la mayor parte de los policías, son servidores públicos comprometidos con la sociedad y la mejor prueba es su rechazo a aceptar mordidas.

El regidor Parra, presidente de la Comisión de Seguridad Publica del Cabildo, patinó en la entrevista radiofónica transmitida la semana pasada. Don Enrique olvidó los argumentos que pudieran rescatar la imagen de los policías. ¿será que las explicaciones se dificultan en medio de las costumbres en México?

Güerito

Muy interesante será observar a los tijuanenses interesados en despachar como delegados federales en la iniciada administración federal. La visita que realizara hoy el presidente Enrique Peña Nieto se vislumbra como el escenario ideal para la pasarela política priista.

Los aspirantes a despachar como delegados son un verdadero ejército que emerge –principalmente—del gobierno municipal. Esta demás apuntar que las delegaciones más atractivas son la Aduana de Tijuana, la delegación del IMSS y la SCT.  Ah, respecto a esta ultima dependencia, Cicuta estará en posibilidades de revelar novedades lógicas. Esto podría ser en la próxima entrega. Hoy es 12 del 12 del 12.

comentarios; cicuta.info    twitter@cicutajaime  cicuta45@gmail.com

1 pensamiento sobre “Columna Cicuta: Farsa

  1. Ahí si enseña bien, no como en escuelas públicas, aparte vale la pena realmente pagar, porque al final si terminas aprendiendo bien el idioma

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: