jue. May 23rd, 2019

Columna Cicuta: Nauseas en el ISSSTE

isssteJaime Flores Martínez

Escudado en una aparente añeja amistad con el presidente Enrique Peña Nieto, el nuevo delegado del ISSSTE en Baja California, Guillermo Peñuñuri Yepiz pretende justificar su incapacidad.

Si el presidente conociera lo atropellado de su labor, seguramente se avergonzaría. Y es que Peñuñuri se llena la boca al hablar de sus años mozos con el actual presidente. Pregona que compartieron habitación estudiantil y asegura que se llevan “de a cuartos”. Por eso el mandatario federal lo ubicó en la titularidad del ISSSTE en esta entidad.

Lo más lamentable es que esa dependencia está auténticamente de cabeza, pues apenas el viernes Peñuñuri despidió a una decena de empleados de confianza por considerar que son personas corruptas. La versión oficial es que no les tiene confianza y por eso los despidió.
Quienes conocen el tema aseguran que –desde su llegada al ISSSTE– 68 familias han quedado en el desamparo, pues igual número de empleados ha sido despedidos sin justificación alguna. Esos empleados no fueron despedidos por incapacidad o por desconocimiento de su labor. Los corrió porque no les tiene confianza.

En lugar de los despedidos arribaron a Mexicali un ejército de sonorenses, pues el delegado es originario de esa entidad. Ya Cicuta revelo que la mayoría de los empleados de confianza que fueron despedidos presentaron denuncias laborales por el despido injustificado. El daño que causara Peñuñuri parece no importarle.

Pero no sólo los empleados critican la soberbia de Peñuñuri, a quien comparan con el pedante senador panista Javier Lozano. Don Guillermo es tan engreído que tratar a todo mundo con la punta del pie. No solamente los empleados despedidos han tronado contra este hombre, pues muchísimos derechohabientes están indignadísimos.

Familiares de personas enfermas que convalecen los hospitales de Tijuana y Mexicali, aseguran que Peñuñuri corrió a los encargados de firmar los cheques que son utilizados para el pago de servicios subrogados. Las personas que requieren intervenciones quirúrgicas en otros hospitales, no pueden ser tratados porque no hay quien les pague.

567066-nAdemás la distribución del medicamentos está prácticamente agotada, porque los proveedores de los medicamentos no ha surtido al ISSSTE porque no les pagan. El viernes pasado se cumplieron 15 días de acumulación de la basura peligrosa que se genera en los hospitales de Tijuana y Mexicali. La empresa encargada del manejo de los residuos peligrosos, dejó de prestar el servicio por incumplimiento de pago.

Los derechohabientes aseguran que los contenedores de basura vomitan jeringas, vendas ensangrentadas y recipientes con residuos tóxicos . También el viernes una empresa encargada de proveer gas domesticó al hospital Fray Junípero Serra, suspendió el suministro de ese combustible porque no les han pagado. No hay servicio de calderas ni forma de cocinar alimentos.

En este dramático escenario llama la atención que los dirigentes sindicales hayan mantenido la boca cerrada. Tal vez será porque cada semana desayunan –muy sonrientes– el señor Peñuñuri y la secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado.(FSTSE) Virginia Noriega.
Mientras ellos andan de la mano, qué se jodan al parejo empleados y derechohabientes.

A propósito de dirigentes sindicales el titular de la FSTSE en Tijuana, Enrique Parra Romero no pierda la oportunidad de tronar contra su jefa inmediata Virginia Noriega. Parra no tiene empacho en calificarla de pedante. Espejo a la vista.
El profesor Parra tampoco puede ver “ni en caricatura” al delegado Peñuñuri, pues hace un par de semanas destituyó a su protegido Juan Ricardo Flores Soto como director del hospital de ISSSTE en Tijuana,

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: