Vie. Oct 30th, 2020

Palco de Prensa: Kiko vs Osuna Millán

osuna y kikoGilberto LAVENANT

El discurso inaugural –así dicen los gringos- de Francisco Vega de la Madrid, en su toma de posesión como Gobernador de Baja California, que sorprendió a muchos, y que incluso aún lo siguen comentando, fue algo así como una recriminación a su antecesor José Guadalupe Osuna Millán.

Apenas un mes atrás Osuna Millán había presumido los “logros” de su gestión administrativa. Claro, ahí no dijo que dejaba más de 14 mil millones de pesos de deuda pública. En su toma de posesión, Kiko lo fustiga, lo recrimina y casi lo nalguea, cuando señala, categórico, que las finanzas públicas están exhaustas, por lo que será necesario implementar una estrategia de austeridad y eficiencia. Sólo falto que le dijera, como dicen los chavos : ¡ te pasaste !

Si observamos que exhausto, significa agotamiento, cansancio, debilidad o sin fuerzas, podemos interpretar, que lo que Kiko quiso decir, es que las finanzas del gobierno del Estado, están agotadas, que no tienen recursos. Su antecesor, Osuna Millán, le dejó las arcas vacías, incluso una deuda pública de 14 mil millones de pesos. Algunos, con evidente sarcasmo, cuentan que “hasta el perico se llevó…”.

Pero eso no fue todo. Por aquello de que haya quienes consideren esto como una mala interpretación, cabe observar que en otra parte de su discurso, Kiko advirtió que reducirá los altos sueldos de los funcionarios estatales, para terminar los privilegios. Gulpppp…

El ahora exgobernador de la entidad, sin duda alguna, tuvo que tragarse su coraje y morderse…el orgullo, pues ya era un simple ciudadano y ya no podía hacer valer su derecho de réplica. Al menos no en ese momento.

El poder político que ejerció Osuna Millán durante 6 años, desapareció de sus manos, como por arte de magia. Ni siquiera podía advertir, como solía hacerlo : “si me buscan, me encuentran”. Sin llamarlo por su nombre, Kiko le dijo que era un pésimo administrador, derrochador de recursos, gastalón.

Otra cosa hubiese sido, si su antecesor fuera priísta o de algún partido opositor al PAN. Entonces, el agresivo discurso se justificaba y anunciaba una forma distinta de gobernar. Así que en este caso concreto, no puede haber dudas o malas interpretaciones. Kiko dirigió su mensaje en contra de José Guadalupe, quien ahora es un simple vendedor de tostadas y carbón.

Y no hay lugar a equivocaciones, o malas interpretaciones, porque los panistas gobiernan Baja California, a nivel estatal, desde 1989. Así es que cuando habló de las finanzas exhaustas y de terminar privilegios, se refirió a los panistas.

Algo un tanto curioso o extraño, porque en política, no es común utilizar directas para restregarle en la cara a alguien los errores cometidos. Cuando mucho se utilizan indirectas. Tanto como la expresión esa de : “Te lo digo a ti Juan, para que lo entiendas, Pedro”.

Y conste, no es necesario andar con interpretaciones o tratar de “leer entre líneas”. Aunque lo nieguen, uno u otro, Kiko se fue duro en contra de Osuna Millán y esto denota que la supuesta unidad panista es mera presunción. Que los tiempos cambian y que ha llegado la hora de la venganza entre los blanquiazules.

Si Kiko afirma que se acabarán los privilegios, eso es válido, en principio, para los osunistas, de tal forma que si alguno de los colaboradores del ahora exgobernador, cometió algún “pecadillo”, que se cuide, porque tendrá que afrontar el rigor del kikismo.

Tan mal están las condiciones del gobierno estatal, que el nuevo Gobernador ha puesto a sus colaboradores a trabajar horas extras, a fin de diseñar una reingeniería de la estructura de gobierno. La intención es hacer lo mismo, o mucho más, pero con menos recursos. Con los pocos recursos con que se cuenta, porque gran parte de los que se perciban en el 2014, y en el resto del sexenio, serán utilizados para cubrir las deudas heredadas.

Lo que preocupa, es que el equipo de Kiko, no es propiamente un “dream team”, ni nada que se le parezca. Pedirles eficiencia y hacer mucho, con poco, es como pedirle “peras al olmo”, pues sus flamantes colaboradores no son precisamente los mejores hombres, ni los más idóneos, en las responsabilidades asignadas.

Por ejemplo, ayer, un destacado profesionista del ramo de urbanismo, decía al columnista que Manuel Guevara, designado como Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado, es como los zopilotes, que planean y planean, pero que no obran nunca. O sea, que nunca ha realizado obra alguna. Y los que saben, saben.

Volviendo con el tema del evidente enfrentamiento entre el Gobernador Francisco Vega de la Madrid y el exgobernador José Guadalupe Osuna Millán, cabe observar que éste es un factor que puede mermar, disminuir o frenar los programas a desarrollar por el nuevo Jefe del Ejecutivo Estatal.

Kiko enfrentará muchas “pìedras” en el camino, que tratarán de bloquearlo o frenarlo. Además, tendrá que deslindarse de los osunistas que hayan incurrido en irregularidades y proceder legalmente en contra de ellos, porque se sumarán a las propias en que incurra, deliberadamente o por simple descuido, durante su gestión.

Igualmente, esas rivalidades entre panistas, complicarán no solamente el funcionamiento del gobierno estatal, sino también el fortalecimiento y avance del panismo en los siguientes procesos electorales, pues por efectos del mandato gubernamental, Kiko adquiere el liderazgo político de Baja California, y quienes ya ejercieron ese papel, siempre están operando para volver a ostentarlo.

Esto de Kiko vs Osuna Millán, da para mucho. Dentro y fuera del PAN

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: