• agosto 2, 2014
  • Sin comentarios
  • 5 minutos de lectura

Columna Sin Escalas: Mis tardes con Jaime Díaz

Jaime 01Elvira Luna Pineda
“Un cadáver político” así se referían al alcalde actual de Mexicali algunos de sus ex colaboradores en el XVII Ayuntamiento de Mexicali.
Este e incontables temas fueron motivo de conversación en tal vez docenas de tardes en que compartí el pan y la sal con el entonces Senador de la República y actual alcalde de Mexicali, Jaime Díaz.
De acuerdo con sus resultados en el trienio 2001-2004 se decía que había sido un buen alcalde; al respecto siempre le repliqué: una cosa es lo que se dice y otra la realidad. No te creas todo lo que te dicen quienes te adulan y te comparten subjetividades teñidas de interés o subordinación.
A Jaime Díaz siempre le hablé de frente y sin eufemismos, nunca me interesó endulzarle el oído, a veces le hablé con rudeza y aun así escucho, aguantó,  incluso entre risas me decía que nadie más le hablaba así, festinando mi conversación y tono. Analizamos en infinidad de ocasiones lo que sucedía en Baja California bajo la administración de Osuna Millán y la situación del país en el Calderonismo.
La gubernatura siempre lo mantuvo vivo anímicamente, creo que siempre fue su meta. Es por eso que en una de esas tardes le dije que con  Baja California ya se había hecho demasiado “ensayo y error”; por lo que la ciudadanía y las condiciones sociales, económicas y de seguridad no estaban para caprichos ni para inventos.
Mis opiniones “rudas” siempre las compartía e incluso se llegó a manifestar molesto, enojado y otras veces indignado por lo que sucedía. Pensaba en voz alta y planeaba lo que sería su gobierno: “Quien forme parte de mi gabinete tendrá que tener como mínimo dos requisitos” -decía el entonces Senador-, “deberá tener postgrado, lo que sea, pero que haya estudiado algo más y se haya preparado”; el segundo requisito “que haya salido del rancho”, como expresión alusiva a que tendrían que haber vivido en el Distrito Federal. Jaime Díaz se quejaba de las personas que lo acompañaron en su administración municipal pasada, me decía  que no pudo escoger a los mejores por compromisos de partido a los que tuvo que ceder y enroques para ganar.
Lo comprendí, sin embargo le insistí que ese error no podía repetirlo si la vida le daba nuevamente la oportunidad de gobernar. Su meta nunca fue ser alcalde nuevamente. A pregunta expresa que al respecto le hacía, siempre e invariablemente contestaba que ser Presidente Municipal de Mexicali no estaba en sus planes. Las cosas empezaron a cambiar en diciembre de 2012.
En esas fechas seguía firme en su decisión por la gubernatura. Sin embargo en cuestión de horas me dijo que iría por la alcaldía, entendiendo que este paso era sólo un bache en el camino hacia el objetivo final. Los motivos todos los conocemos.
La expectativa de su llegada nuevamente a la alcaldía se diluyó en forma tan rápida como errores fue cometiendo, tantos y tan previsibles que parece –de repente- un total novato en la política. A veces contento, en ocasiones enojado, otras hasta cantando (aun cuando siempre le dije que canta muy mal las rancheras), otras tardes sereno y metódico me compartió su llegada y salida del XVII ayuntamiento: “Cuando llegué me acompañaron amigos, amigos de la vida, de los grupos de la iglesia, del partido, leales.
La noche del 30 de noviembre de 2004 salí sólo de mi oficina, ya nadie me acompañaba, salí del edificio municipal, caminé toda la explanada y en la calle pasando el asta bandera, sólo aguardaba mi chofer para llevarme a mi casa”. Eso no me volverá a ocurrir señaló Jaime Díaz. Tomaba una servilleta de la mesa y decía: “apunta la hora, el día y el lugar” porque esto no me volverá a suceder.
Creo que Jaime Díaz olvida pronto lo que le pasa cuando va de bajada y el poder no le sonríe. En el trono gubernamental lo encandila la adulación. Ya no lo acompañan quienes estaban en el XVII ayuntamiento, ni siquiera su esposa a quien conozco y merece el mayor respeto. Sin embargo Jaime sí está, pero tendrá que encontrar a otros a quien culpar de su falta de resultados en esta administración. Jaime Díaz nuevamente tropezando con la misma piedra. Jaime Díaz te lo digo y lo sostengo, Mexicali no aguanta más ensayo y error, no aguanta más caprichos, no aguanta más y punto.

Publicaciones relacionadas

78 casillas se instalarán en Mexicali este domingo para consulta sobre “Reforma Bonilla”

78 casillas se instalarán en Mexicali este domingo para consulta sobre “Reforma Bonilla”

*Diputados de MORENA espera menor votación en todo el Estado que la registrada en Mexicali en el pasado proceso electoral. *Relación…
Catalino Zavala presidirá la XXIII Legislatura; Tomán protesta solo a 24 diputados

Catalino Zavala presidirá la XXIII Legislatura; Tomán protesta solo a 24 diputados

Jorge Heras / Lindero Norte Mexicali.- Los trabajos de la mesa directiva de la XXIII Legislatura tendrá como presidente al morenista…
Congreso de BC busca ampliar periodo de magistrados reformando Constitución a 1 mes de concluir legislatura

Congreso de BC busca ampliar periodo de magistrados reformando Constitución a 1 mes de concluir legislatura

Jorge Heras / Lindero Norte Mexicali.- A menos de dos meses de culminar la XXII legislatura, los diputados de Acción Nacional…

0 Comentarios

  • Me gustaria contactar a Elvira Luna , mi correo es genarobaja@gmail,com en MXCLI BC gracias

  • Queda claro ke le cambiaron sus planes, le dejaron personas en el gabinete las cuales el no eligio, Jaime Diaz puede con este paqueton y mas lo demostro en su alcaldia pasada.Y lo ha demostrado con las obras publicas ke esta haciendo apesar ke le dejaron una deuda tremenda. Confiamos en el. Anda un poco distraido, los regidores estan consiguiendo su cometido y es sacarlo de sus casillas y enfocarse a puros mitotes. Lo mismo ke ellos estan haciendo dedicarse a pleitos en vez de ponerse a trabajar por los ciudadanos. Necesita poner los pies sobre la tierra y empaparse mas de los ke esta sucediendo fuera de las oficinas de palacio municipal. El Cabildo esta para apoyaarlo aconsejarlo no para tomar decisiones. Su vida personal, esta muy aparte de su trabajo. SR. JAIME DIAZ, confiamos ke pronto abrira los ojos y no se dejara cegar por la gente ke tiene a su alrededor su experiencia lo avala. ANIMO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *