• enero 11, 2015
  • Sin comentarios
  • 5 minutos de lectura

Columna Sin Escalas: Niños que no existen

6834479542_ca090cee66_cElvira Luna Pineda
De acuerdo con la legislación nacional e internacional “la inscripción del nacimiento de las personas en el registro civil es un elemento esencial e imprescindible del derecho a la identidad”.
Al nacer el primer derecho que tenemos es existir. Esta afirmación parece algo totalmente básico, sin embargo, este derecho imprescindible es negado a gran cantidad de niños y niñas en México y se convierte en el inicio de la vulneración sistemática y violación de sus derechos. Recuerdo –y estoy segura que ustedes también- hace algunos años en estas zonas fronterizas lo primero que hacían algunas madres al nacer sus hijos e hijas, era acudir a la oficina del Registro Civil para inscribirles, obtener el acta de nacimiento e inmediatamente tramitar la visa para Estados Unidos (en aquellos tiempos le llamábamos “pasaporte”); documento muy necesario en esta región en donde la vida en común de uno y otro lado de la frontera hace del cruce fronterizo un quehacer cotidiano.
Me atrevo a pensar que incluso la importancia del registro de nacimiento no se dimensionaba en sí mismo, sino que era el medio para otras acciones como obtención de la visa, la inscripción en el seguro social, entre otros. Sin embargo para gran cantidad de niños y niñas la inscripción en el Registro Civil, la obtención del acta de nacimiento y su existencia de derecho es un gran pendiente. Analicemos la problemática.
De acuerdo con estudios que sobre el tema ha aportado el Fondo de la Naciones Unidas para la Protección de la Infancia (UNICEF) “cuando nace un niño o niña, el registro de su nacimiento se convierte en la constancia oficial de su existencia. Aún más, la inscripción del nacimiento en el registro civil reconoce a la persona ante la ley, le dota de una identidad y establece sus vínculos familiares, culturales y nacionales. E
l registro de nacimiento es un derecho humano, así reconocido por diversos instrumentos internacionales, ratificados por México, entre los que se encuentran: La Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana de Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño.” Es por lo cual “la ausencia de inscripción del nacimiento en el registro civil constituye entonces una clara violación del derecho humano esencial e inalienable de todo niño o niña a la identidad. Por otra parte, el registro de nacimiento es también una primera condición que posibilita la participación social de niños y niñas.
Los derechos derivados del registro de nacimiento facilitan su inclusión en la vida económica, política y cultural del país, así como el pleno acceso a otros derechos esenciales como el derecho a la salud, a la educación, al cuidado, a la protección y a aquellos derechos a ejercer en la vida adulta”. En este contexto debemos de reconocer que existen grandes barreras que obstaculizan el ejercicio del derecho a la identidad de niños y niñas, la legislación y trámites administrativos son algunas dificultades, además de las geográficas, económicas y culturales que, aun en estos tiempos contribuyen al no registro de nacimiento. ¿Qué significa eso de la existencia ante la ley? Y ¿Por qué el no registro puede contribuir a la violación de derechos humanos de niñas y niños?
Es muy fácil, simplemente porque si un niño o una niña nacen y no son registrados, simplemente no existen, así de cruda la realidad, y este hecho que les niega el derecho a la identidad puede ser el detonante para que sí estos niños son abandonados, vendidos, traficados e incluso asesinados o desaparecidos, no existan las suficientes herramientas para facilitar para ellos el ejercicio de sus derechos elementales y el acceso a la justicia.
En materia de registros de nacimientos, hoy por hoy la autoridad atiende casi a la totalidad de su población urbana, mientras que en zonas rurales uno de cada cinco niños y niñas no es registrado antes de su primer cumpleaños, colocándolos en el limbo jurídico de su existencia.
Es por lo que podemos afirmar que el tema del registro de nacimiento conlleva a consecuencias en ámbitos de justicia.
Con palabras de Montesquieu, esperamos para leernos la semana entrante, “La injusticia hecha a uno solo, es una amenaza dirigida a todos”.
Twitter: @mujeporlapaz
https://www.facebook.com/CentroIntegralparalaMujer

La autora de la columna es ex Diputada integrante de la XVIII Legislatura Estatal y Vicepresidenta Nacional de la CONCAAM
 

Publicaciones relacionadas

Burócratas de BC paran labores por incumplimiento de pago de aguinaldos

Burócratas de BC paran labores por incumplimiento de pago de aguinaldos

Antonio Heras / Lindero Norte Mexicali.- Mas de 5 mil burócratas de Baja California permanecen sin contar con el depósitp bancario…

Aprobarán Diputados aumentos a derechos, impuestos y tarifas de agua en los 5 municipios

Jorge Heras / Lindero Norte Mexicali.- Apegados a la proyección de inflación para el país mayor al 4 por ciento para…

Más de 28 mil niños de BC son atendidos al año por déficit de atención y depresión

  *Mayoría de los menores atendidos cursan el 3ro de primaria. *Ansiedad y depresión, los principales padicimientos de los bajacalifornianos. Jorge…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *