mar. Sep 24th, 2019

Columna Lindero Norte: Chris y la figura de Manlio

manlio-y-crisAntonio Heras

El camino político del señor Chris López es sinuoso, empedrado y en conflicto.

Es dirigente formal del Partido Revolucionario Institucional y su única cualidad, además de ser joven, es su relación con el presidente nacional priista Manlio Fabio Beltrones.

A Manlio Fabio le han reconocido, propios y extraños, su liderazgo y disciplina de trabajo, asi como los secretos en la política dentro de un sistema político del que forma parte y conoce desde los sótanos hasta el helipuerto.

Esa figura representa una ventaja pero también un escollo.

El dirigente local carece de liderazgo, toda vez que para enfrentar las aspiraciones y las presiones de un priismo dividido deberá recurrir una y otra vez a esa figura señera que lo designó en ese puesto, luego que pretendiera convertirse en candidato a la alcaldía de Tijuana.

Para esa posición trabajó durante los últimos tres años pero su labor en el Congreso de la Unión no le alcanzó más que para ceñirse a su relación familiar y solicitar alguna encomienda para construir, precisamente, un liderazgo.

Los priistas están de capa caída luego de las derrotas estatales que el PAN les ha infligido nada más en 25 años. Aunque su primera elección es intermedia –alcaldes y diputados locales- está obligado a entregar buenas cuentas a su mentor político; primero con los candidatos y después en las campañas y resultados electorales.

Ya en las elecciones federales de 2015, los bajacalifornianos le cobraron la factura al PRI por el incremento del IVA en la frontera.

Por fortuna para él, los panistas peninsulares que apostaron su triunfo para llegar a la Cámara de Diputados solo han defendido con saliva la promesa de bajar el impuesto. Ese era el “colchón” electoral para los nuevos candidatos locales de Acción Nacional pero les salió el “tiro por la culata” y hasta el momento solo han logrado subirse a la tribuna con cartelones para acusar al PRI de haber promovido la homologación del IVA y generar estragos económicos a la frontera.

De manera inicial se anunció la visita de Manlio Fabio para fines de noviembre -entre el 27 y 28- con la finalidad de palomear las “candidaturas de unidad”.Su ausencia sería un presagio de lo que ocurrirá el primer domingo de junio de 2016.

Esa es la primera prueba para López que se ha dedicado a imponer la figura de su mentor más que tejer fino para la conformación de una propuesta que genere confianza, refrende la apuesta de su voto duro, cohesione o someta a los líderes partidistas y se convierta en una real oposición para ser gobierno. Finalmente, de eso se trata en los partidos políticos: gobernar.

Ojala le alcance la imagen de Manlio Fabio, dicen los priistas.

Ojalá y piensen lo mismo los electores.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: