Madre e hijos operaban narcotúnel de Calexico

narcotunel ok 1 (1)Jorge Heras
Mexicali.- La investigación de agentes estadunidenses que duró un año y cuatro meses, culminó con la captura de cinco personas, el decomiso de casi una tonelada de droga, el aseguramiento de al menos cinco vehículos y el hallazgo de un túnel transfronterizo.

El pasado miércoles 23 de marzo, corporaciones policiacas y agencias de inteligencia de Estados Unidos y México realizaron un operativo en conjunto en ambos lados de la frontera para asegurar una construcción subterránea clandestina utilizada para transportar droga por el cártel de Sinaloa.

El “narcotúnel” contaba con una longitud de 379 metros en dirección vertical con entrada en el área de la cocina del restaurante-bar “El Sarape” ubicado en la calle Nicolás Bravo y Callejón Madero, y salida en una ampliación de una casa de tres cuartos y dos baños ubicada en las calles Tercera y Dool.

Tras varias horas de hermetismo, la Fiscal para el Distrito Sur de California, Laura Duffy informó a grandes rasgos la investigación y la forma en que operaban el túnel. También dio a conocer que producto del operativo se aseguraron a cuatro personas: Joel Duarte Medina y Manuel Gallegos Jiménez aprehendidos en Calexico, California el miércoles 23 de marzo; y Eva Duarte de Medina y Marcia Manuela Duarte Medina, detenidas la noche del martes 22 de marzo en la ciudad de Nogales, Arizona.

De acuerdo a un documento oficial de la averiguación utilizado en el juicio en contra de tres de los apresados, Eva Duarte es madre de Joel y de Marcia; los tres fueron acusados de tráfico de drogas, lavado de dinero y cargos relacionados con la operación del narcotúnel.

La carpeta de investigación señala que gracias a la intervención de llamadas a los números telefónicos de la familia, se pudo identificar que tras el pago de 10 mil dólares la señora Eva Duarte viajó de Nogales, Arizona a Calexico para encabezar la operación del traslado de droga de la casa donde estaba la salida del pasadizo ilegal a otro domicilio en la calle Horizon número 1056 y finalmente a un almacén en la Avenida Campillo 260 Suit A.

Mientras Marcia era la encargada de la logística y administración de los inmuebles, Joel era el brazo operativo de su madre, pues lo mismo la acompañaba todos los días a la vivienda en la Calle Tercera como realizaba vigilancia en la segunda propiedad y el almacén.

Durante nueve días (28 de febrero al 7 de marzo) madre e hijo orquestaron el movimiento de la droga con la ayuda de un carro, cuatro camionetas, una furgoneta y un tráiler.

Por lo regular ambos salían de una de las dos casas de seguridad entre las 7:00 y 10:00 horas en una Buick Rendezvous color café para encontrarse en el estacionamiento del tianguis “Santo Tomás” con al menos dos personas que tripulaban un Dodge Dakota, color azul y un pickup blanco Ford F-150. También eran utilizado un BMW pero ese lugar no era su punto de encuentro.

En el famoso “SwapMeet” que registra gran afluencia de personas durante la mañana, los hoy detenidos intercambiaban automóviles para regresar en menos de 20 minutos a los domicilios señalados, ahí permanecían durante más de 8 horas para después cambiarse de lugar.

Estrategias; observados

Los agentes federales sostienen que el utilizar varias casas y vehículos es habitual en la operación de narcotúneles, como parte de la estrategia de los operadores para que los mismos miembros de la banda no tengan conocimiento del pasadizo por si llega a cometerse una traición y para intentar confundir a las autoridades.

La mañana del 4 de marzo cambió el itinerario. Una furgoneta color blanca y una camioneta roja marca Dodge Ram se estacionó en el domicilio de la calle Horizon para después trasladarse al almacén de la Avenida Campillo, a donde, por primera vez, Eva y Joel llegaron abordo del Buick.

Según la investigación, las autoridades consideran que este fue el primer traslado de la droga que se hizo de las casas al depósito.

El 5 de marzo un tráiler marca Freightliner con número de placas WP52347 del Estado de California se colocó en el muelle de carga del lado oeste del almacén.

Los agentes observaron que varias cajas fueron cargadas al tráiler y al finalizar la operación inmediatamente abandonó el lugar. Por la noche llegó a una zona de estacionamiento para camiones de carga sobre la carretera 111 en la ciudad de Brawley y después se trasladó a un

El 6 de marzo el tráiler se trasladó al almacén  de la empresa SLP Trading Corporationen Los Ángeles California, en donde policías de West Covina registraron el cargamento y observaron que en las cajas en donde se trasportaban productos alimenticios caducos se encontraban 612 kilogramos de marihuana.

Al saber de la noticia, los involucrados en el movimiento de la droga detuvieron la operación hasta el día en que fueron detenidos.

 Otros involucrados

En el documento oficial también se hace referencia a Rosario Bejarano Zepeda alias “La Ross” o “Diana”, quien era la encargada de pagar a algunos miembros de la banda y, junto con León Jacobo eran los encargados de transportar la droga de la casa donde estaba el túnel al domicilio de la calle Horizon.

Manuel Gallegos Jiménez, resguardaba la vivienda de la calle Tercera desde el 5 de marzo.

Bertha Lidia Esquivel, figura como propietaria del Buick, F-150 y del Dodge Dakota.

Agustín Enrique Cruz, alias “El Tinky” es el propietario de la propiedad por donde llegaba la droga. La investigación señala que tras varios meses de observar varias casas, en abril del 2015 adquirió por 240 mil dólares la de la Calle Tercera y Dool.

Características del Narcotúnel

Las averiguaciones previas al aseguramiento de la construcción subterránea ilegal transfronteriza asegura que el movimiento de droga de la salida del túnel inició el 28 de febrero alrededor de las 13:30 horas. Ese mismo día concluyó la construcción de la ampliación de la casa.

El costo final de la vivienda fue de 326 mil dólares (más de medio millón de pesos) por la compra del domicilio y la ampliación del mismo, zona en que se ubicaba la salida del pasadizo clandestino, que está ubicado 274 metros de la malla que divide a ambos países.

La edificación del lugar se hizo en octubre y noviembre de 2015, con un contratista de Mexicali, con la indicación de que dejara un espacio para colocar una caja de seguridad en el piso.

A pesar de que el túnel no contaba con energía eléctrica, para los autoridades estadunidenses se trataba de una obra sofisticada.

La construcción no tenía mucha profundidad y estaba inundado por agua del desagüe, lo que hizo que se demorara la revisión completa del pasadizo  porque el nivel del agua era muy alto.

Foto: Cortesía ICE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s