Columna Lindero Norte: Los fracasos en BC, el PRI de Manlio (1)

IMG_9623Antonio Heras

Varias son las enseñanzas que nos dejan las elecciones del 5 de junio en Baja California, una de ellas es el fracaso de Manlio Fabio Beltrones.

Enseñanzas dolorosas para sus partidarios y para quienes han hecho de la política un negocio rentable, más aún cuando sus nutrientes son las derrotas.

Empecinado, Manlio Fabio apostó por encomendar los destinos del Partido Revolucionario Institucional a su pupilo y ahijado Chris López, cuyo valor más significativo es ser vástago de quién fue su jefe de seguridad en Sonora.

Manlio Fabio creyó que sin Chris López no habría paraíso y, zorruno como es, encontró el pretexto mayor para justificar una eventual derrota negociada.

Al sonorense no le importó abrir y marginar en la contienda interna para la dirigencia estatal a Guadalupe Gutiérrez Fregoso.

Sin rubor alguno apuntó su dedo flamigero para ungir a Chris López, un joven priista que ya fue diputado local y federal por esa liga política-familiar y cuyo único “logro” fue defender el incremento del IVA en la frontera.

Se inclinó por la ausencia de compromiso y de liderazgo auténtico al apostar por la herencia monarquica. Ahí extravió la brújula política el sonorense

Tampoco le importó marginar a los aspirantes priistas que aspiran a ser presidentes municipales y diputados e impuso a legisladores con licencia sin importarle que, al menos los perdedores, eran plurinominales.

Gris como ha sido su carrera, a López le quedó a la medida su ungimiento en el escenario priista de un partido bonsai, regado por la soberbia de Manlio Fabio y la suntuosidad de la pantalla política de pretender ser competitivo para lograr una mejor venta.

Ahora el PRI -al menos en Baja California- está convertido en una fuerza política anodina, de musculatura bofa, vacua.

Sus candidatos a puestos de elección popular de alcaldes y diputados en este 2016 muestran que el tricolor contendió para perder o nada más para hacer rounds de sombra.

En esta puesta en escena, Manlio Fabio terminó ovacionado con el papel de antagonista y Chris López, simplemente, fue un holograma político.

Ambos de triste memoria para el PRI.

Cómo entender su fracaso político? Viéndose en un espejo.

Próxima columna: Los fracasos en BC (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s