Feminicidios en BC: una realidad escondida por autoridades y evidenciada por organizaciones

Jorge Heras / Lindero Norte
Mexicali.-Organizaciones de la sociedad civil y especialistas de Baja California han pugnado porque legisladores agraven el delito de Feminicidio y porque la Procuraduría de Justicia del Estado investigue todos los homicidios de mujeres como feminicidios y que catalogue adecuadamente los asesinatos violentos cometidos contra las mujeres; sin embargo ante la solicitud de alerta de género presentada en 2015 las autoridades han optado solamente por atender las 18 recomendaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Un último caso evidenció las reservas con las que actúa el Ministerio Público para no catalogar el homicidio de una mujer como feminicidio a pesar de que las circunstancias en el que se cometió el delito están establecidas en el artículo 129 del Código Penal de Baja California.

Con 22 años de edad, Fernando no soportó las continuas exigencias de su madre para que trabajara o retomara sus estudios, lo que provocó, de acuerdo a las pruebas y argumentos de la Fiscalía, que la asesinara violentamente con un Bat de béisbol, navaja y cuchillo; sin embargo el caso no fue considerado como Feminicidio al calificarlo como Homicidio Agravado por razón de Parentesco Consanguíneo.

Agresiones verbales como amenazas e insultos recibió Claudia Verónica Guillén Alcalá por parte de su único vástago durante los últimos meses, afirmó la hermana de la víctima, quien realizaba labores del hogar en la casa en donde vivían madre e hijo, y que sería la escena del crimen.

En las reformas al Código Penal que amplían el concepto del delito de feminicidio y sus causas penales, aprobadas y publicadas durante el primer trimestre del 2015, se consideran razones de género que “haya existido entre el activo y la víctima una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad”.

También contempla como homicidio por cuestión de género cuando exista una relación personal, laboral, personal o docente que implique confianza o subordinación, o una relación matrimonial, concubinato, noviazgo o amistad.

El análisis técnico de la clasificación del delito que hizo el agente del Ministerio Público que coordina el caso derivó en una coincidencia con el homicidio agravado por razones de parentesco; ambas clasificaciones en su pena máxima alcanza 50 años de cárcel, pero se convirtió en un caso más en el que se optó por ni siquiera mencionar la posibilidad de catalogarlo como feminicidio.

Organizaciones internacionales pro derechos humanos han establecido diferentes tipos de feminicidio, pues lo consideran fundamental para comprender el distinto alcance de la violencia que los hombres ejercen hacia las mujeres y las políticas en prevención y sanción de estas prácticas.

Una de las categorías es el “Feminicidio Familiar” que se produce en el contexto de una relación de parentesco entre la víctima y el victimario, el cual puede ser por consanguinidad, afinidad o adopción.

Además contempla el “Feminicidio Íntimo” que es cuando la víctima tenía o había tenido una relación o vínculo con marido, exmarido, novio, exnovio o amante. Se incluye el supuesto del amigo que asesina a una mujer -amiga o conocida- que rechazó entablar una relación íntima con este.

En Baja California se ha registrado una veintena de asesinatos de mujeres durante 2017, de los cuales 13 se han presentado en Tijuana y 4 en Mexicali, de acuerdo a datos oficiales.

Hasta el momento ningún caso se ha tipificado como Feminicidio.

En el último estudio que realizó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) en 2016 indicó que en Baja California cada cuatro días es asesinada una mujer, tendencia que se registró en los tres últimos años al reportar ocho muertes por mes, situación que contrasta con principios de siglo que había tres homicidios de mujeres cada 39 días.

En 2015, en Tijuana se documentaron 74 asesinatos de mujeres, en Mexicali 22, Ensenada registró 7, Playas de Rosarito 4 y en Tecate 2 casos. Más de la mitad de las víctimas tenían una edad entre los 20 y 39 años de edad.

Para la PGJE, en la Zona Costa la mayoría de los homicidios a mujeres están relacionados con el crimen organizado y en Mexicali más del 70 por ciento son producto de violencia intrafamiliar.

Los organismos de la sociedad civil que forman parte de la Coalición de Grupos para el Monitoreo de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia advierten que los casos de homicidio a mujeres quedan impunes porque no se investigan bajo el protocolo de Feminicidio.

Según la recomendación 554/2013 de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitida en octubre de 2015, en relación a un fallo en favor de un amparo promovido por la muerte de una abogada en el Estado de México, destacó que siguiendo estándares internacionales, nacionales e incluso locales, los órganos investigadores deben realizar las indagatorias sobre la muerte violenta de una mujer con perspectiva de género para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte y para poder confirmar o descartar el motivo de la misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s