Los detalles del primer tramo del muro de Trump en Mexicali

Antonio Heras

Mexicali

Sorprende el descubir el primer tramo del muro de Donald Trump entre la vegetación de la frontera por sus dimensiones y contraste con otras piezas de metal que son usadas para lo mismo desde la década de los noventa: dividir a dos países.

En un paraje del oeste de Mexicali una estructura metálica despunta entre pinos salados, palo verde, mezquites, palmas, guajes y eucaliptos que guarecen a pichones, gallaretas, correcaminos, conejos y hasta godornices.

Se desconoce el impacto ambiental de la región pues se carece de manifiestos de la Semarnat y de la EPA estadunidense, toda vez que la administración Trump desestimó toda revisión ambiental en la zona binacional.

Este primer tramo construido el 23 de febrero de 2018 es una estructura formada por polines de hierro enclavados a dos metros de profundidad y nueve metros más de altura para delimitar el lindero de Estados Unidos con México.

Es uno de los ocho prototipos diseñados por tres empresas constructoras para el gobierno de Donald Trump presentadas en 2017 en San Diego, California, frontera con Tijuana. Cada prototipo corresponde a las condiciones naturales de 3 mil kilómetros desde el Oceano Pacífico al Golfo de México.

La empresa SWF Constructors de Omaha, Nebraska, obtuvo el contrato por 18 millones de dólares para remplazar el muro en Calexico, a 162 kilómetros al este de San Diego, el cual consiste en terreno plano y un puente del mismo material en el Río Nuevo (New River) usado por traficantes de personas para cruzar a California por el afluente más contaminado de la frontera sur de Estados Unidos.

Las obras a desarrollarse en 300 días concluirán en la última semana de noviembre de 2018 para coincidir con la inauguración del nuevo puerto fronterizo que sustituirá a las viejas intalaciones de la garita de Calexico con Mexicali. Esta inauguración representaría la última ceremonia protocolaria del presidente Enrique Peña Nieto, y la única visita a la capital de Baja California durante su sexenio, aunque hace dos años visitó el puerto de San Felipe, situado a 200 kilómetros al sur.

MURO DE METAL

Para las cepas usan excavadoras, colocan los polines que les denominan perfiles estructurales HSS, arman un entramado de varilla para soportar su peso y cuelan concreto con una revolvedora portátil, explica el arquitecto Juan Palmas al tiempo de advertir que para el fraguado del concreto colocan contratrabes en la superficie que permiten reforzar la cimentación y rigidizar la estructura.

Ante la mirada de agentes municipales que vigilan la zona para evitar el paso de migrantes en la zona suburbana de Mexicali, los trabajadores hacen maniobras en ambos lados de la frontera: la mayor parte en un predio del condado Ymperial pero cruzan al territorio mexicano para rellenar la cepa y colocar los cartabones que refuerzan el muro metálico.

De lado estadunidense, agentes de la Patrulla Fronteriza vigilan el área donde trabajadores de la empresa contratada por el gobierno estadunidense quitan las láminas de material reciclado que se colocó a mediados de la década de los noventa para construir este nuevo muro que se erguirá por 3.6 kilómetros, desde esta zona en los suburbios de Mexicali hasta las nuevas instalaciones de la garita Internacional de Caléxico, limítrofe con la zona del centro histórico de Mexicali.

Su construcción empezó el lunes 19 de febrero y concluyó cinco días después, por lo que este lunes regresarán los trabajadores para levantar nuevos tramos de muro y sustituir las láminas de tres metros de alto donde existen murales sobre la cultura prehispánica, la frontera y la esperanza. El material borlado (estructuras perfiladas de hierro) se extenderá de manera gradual en esta región.

Es una cicatriz para las ciudades de ambos lados de la frontera, señala el investigador de la UABC, José Moreno Mena, uno de los coordinadores de la Coalición Prodefensa del Migrante, al conocer las características de esta frontera artificial que inició su construcción en la capital de Baja California y que tendrá un costo de 18 mil millones de dólares para ampliar y hacer mejoras del muro fronterizo.

Para el empresario inmobiliario que preside el gobierno de Estados Unidos se trata de un muro “grande y hermoso” entre dos naciones.

Hace unos dias, vía telefónica, los presidentes Trump y Peña Nieto cancelaron una reunión diplomática ante el disenso por el pago de este muro fronterizo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s