¡Justicia para Valeria!, clama familia de la víctima de feminicidio que exige sentencia justa y ejemplar

Antonio Heras / Lindero Norte

Mexicali.- La familia de Valeria Ahumada Jáuregui, la víctima 85 de muertes violentas a mujeres en Baja California durante 2018 y número nueve en Mexicali, exigió a las autoridades un castigo severo para quien la asesinó y una sentencia justa y ejemplar para sentar un precedente judicial en la entidad.

En un comunicado en el que advirtieron que están enfocados a lograr justicia para Valeria, se pronunciaron porque las autoridades inicien una búsqueda y movilización en cuanto se reporte algún caso en el que se alerte que una mujer no llegó a su hogar.

“Sabemos que no somos la primer familia a la que le arrebatan a su hija de esta manera por eso les pedimos se sumen a nuestra búsqueda de justicia y nos ayuden a que como mexicalenses y bajacalifornianos no dejemos que quede impune y logremos justicia para Valeria” señalaron al tiempo de agradecer a organizaciones sociales, personas y medios de comunicación por solidarizase con causas justas.

ESPIRAL DE VIOLENCIA Y VOLUNTAD POLÍTICA

Detrás de los feminicidios es común que exista una historia de violencia previa, coincidieron en señalar especialistas en un foro organizado por el Instituto Internacional de justicia Restaurativa y Derecho

En el foro “Aciertos y pendientes de perspectivas de género en el Sistema de Justicia Penal” se advirtió que la violencia intrafamiliar es una espiral de violencia que migra a diferentes expresiones em perjuicio de la victima.

Académicas, activistas y representantes de organismos de derechos humanos señalaron este lunes que para las autoridades de procuración de justicia es irracional que las victimas tiendan a retirar las denuncias, sin entender el contexto familiar o la ausencia de acompañamiento juridico.

Señalaron que es imprescindible que la pespectiva de género se ubique de manera transversal en el Código Penal y en el sistema de justicia penal, además del registro impostergable de voluntad política de los gobiernos estatales para resolver de fondo esta problemática.

El instrumentador del NSJP en el gobierno de Enrique Peña Nieto es Rommel Moreno, quien fue procurador de Justicia de Baja California en el gobierno del panista Guadalupe Osuna (2007-2013), en una época donde se inhibió la recepción de denuncias de delitos sexuales contra las mujeres y de violencia intrafamiliar que provocó que acrecentara la cifra negra y, por ende, la impunidad.

ANTECEDENTES VIOLENTOS

En el caso de Valeria hay antecedentes de agresión previa por parte de su novio Sergio Enrique, según testimonios de la familia.

Amigos de la familia señalan que Valeria era residente de la colonia Villas de la República, donde vivía con su hija de cinco años de edad, su hermana y su madre Patricia. Con la separación de sus padres, Joaquín permameció en la colonia Carbajal.

En tanto, Sergio Enrique creció en un medio hostil en el fraccionamiento Villas del Sol pero su familia (integrada por sus padres y un hermano) perdió la hipoteca de su casa para después habitar en la zona de Palaco.

Sergio Enrique ingresó a la Escuela de Deportes de la UABC donde está inactivo al abandonar sus estudios y vivia solo en Villas del Colorado, según datos de compañeros de generación que lo visitaban de manera regular para diversión.

El 16 de abril se hizo un cateo a su departamento, en el que además de suciedad en todos los rincones los peritos encontraron un bat de aluminio, dos pares de zapatos tenis y dos teléfonos celulares que tomaron para análisis y evidencia.

Sin embargo, en compañia de amigos, el ahora imputado y Valeria departieron en ese mismo espacio y por la madrigada salieron en un vehículo hacia la casa de la víctima.

El conductor del carro, quien se encuentra en calidad de testigo de la Fiscalía, declaró que en el camino empezó una disputa que avanzó hacia la agresión fisica de Sergio Enrique hacia Valeria, quien quedó inmóvil de la golpiza. Le pidió que parara el vehículo y en brazos la llevó a una casa en construcción de Lomas de Abasolo donde después lo vio huir.

Ese mismo domingo, el novio sostuvo a la familia que Valeria salió temprano en un uber para dirigirse a su casa; versión que fue desmentida por este servicio de taxis.

Ahí empezó la búsqueda familiar hasta que el propietario de un predio al noreste de Mexicali descubrió el cadaver de una mujer y lo denunció a la policía.

Los familiares de Valeria reconocieron su cuerpo, lo primero que escucharon es la existencia de un tatuaje en un costado del tórax: el nombre de su hija.

El SEMEFO determinó que la mujer recibio 22 lesiones en total, unas le provocaron traumatismo craneoencefálico y otras heridas en en cuello hasta morir desangrada.

Del departamento de Sergio Enrique a la casa de Valeria solo está a dos kilómetros al norte sobre el boulevard Lázaro Cárdenas. Sin embargo, el vehículo se enfiló al noreste, en vías perpendiculares, hacia la zona del aeropuerto.

Silente, Sergio Enrique acudió a la audiencia de formulación de cargo de feminicidio, donde Joaquín Ahumada, padre de la victima, mantuvo su mirada en una parte del rostro del imputado.

Este martes se llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso, por lo que la familia Ahumada Jáuregui convocó a una manifestación para exigir justicia para Valeria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s