Feminicidio de Valeria fue premeditado; su novio compró guantes de látex y escogió el lugar para matarla: Fiscalía

*”Esto tenía que pasar (muerte de Valeria) porque habló de más, se le soltó la lengua” dijo Sergio Enrique a su amigo tras presuntamente golpear y degollar a la víctima.

Jorge Heras / Lindero Norte
El Feminicidio de Valeria Ahumada fue un acto premeditado y planeado en el que se imputa la participación como autor material a Sergio Enrique, novio de la víctima, concluyó la Fiscalía durante la audiencia en la que se vinculó a proceso al joven originario de Mexicali.

El agente del Ministerio Público, Rafael Orozco Vargas presentó a la jueza Sara Perdomino Gallegos las seis pruebas con las que consideran que Sergio Enrique cometió el homicidio, entre ellas destacó el testimonio de un amigo de la pareja que acompañó en todo momento al presunto homicida durante las últimas horas de vida de Valeria.

Los hechos que constan en la carpeta de investigación ocurrieron la mañana del domingo 15 de abril, cuando las agresiones entre el presunto victimario y Valeria iniciaron durante los primeros minutos de ese día, las cuales fueron constantadas por la también testigo, Nohemi Guadalupe, mamá de Sergio Enrique, quien declaró que mientras estaban en su casa en la calle Santa María de la colonia Villas del Colorado, sorprendió a su vástago agrediendo a la víctima en dos ocasiones; en la última vez, registrada alrededor de las 5:00 horas, vio como Valeria estaba tirada sobre el piso en el porche del domicilio, mientras que Sergio Enrique estaba encima de ella cubriendo con las manos su boca y nariz.

Como parte del plan, narró la Fiscalía, el joven estudiante de la Escuela de Deportes de la UABC solicitó, en presencia de su madre, un servicio de taxi privado con la compañía UBER pero al llegar el chofer le dio una dirección falsa para que supuestamente fuera a recoger a otra persona, ya que después de pedir en repetidas ocasiones el favor a su amigo para llevar a Valeria a la casa en la que vivía con sus padres en Villas de la República, por fin le contestó.

A bordo de un carro marca Infiniti, color gris, con placas de California, Oscar llevó a la pareja al destino que le solicitaron, pero por órdenes de Sergio Enrique se detuvo en una farmacia porque el imputado necesitaba comprar 5 pares de guantes de látex; a partir de ese momento el imputado decidió que cambiarían de dirección, pues no irían a casa de Valeria sino al hogar de un amigo en Misión del Valle.

Valeria y Sergio viajaban en el asiento trasero, en donde mientras circulaban por las calles de la colonia Lomas de Abasolo, el presunto Feminicida tomó fuertemente a la víctima del brazo y cuello para decirle: “¿Me vas a decir, sí o no?, es la última vez que te pregunto”.

La discusión continuó, por lo que pararon de nueva cuenta en una casa en construcción contigua a un Kinder, ahí el amigo de nombre Oscar Manuel se bajó de su vehículo para ir caminando a comprar unos cigarros a la espera de que bajarán los ánimos de la discusión, pero se dijo sorprendido cuando al regresar notó que Sergio Enrique estaba encima de Valeria ahorcandola con ambas manos y en varios momentos la golpeaba con los puños que estaban enfundados con los guantes de látex recién comprobados.

Oscar Manuel declaró que le dio una patada a su amigo para detener la agresión, lo que provocó que entre ellos comenzarán a pelear hasta que él tomó una piedra y fue en busca de algo más grande para pegarle; sin embargo al iniciar su búsqueda observó la cabeza de Valeria estaba colgando sobre la puerta toda ensangrentada y con marca de corte en cuello.

El imputado le pidió que le ayudara a arrastrar el cuerpo de Valeria a la casa en construcción, pero al negarse lo hizo únicamente él tomandola del brazo y el cabello para después golpearla con una estructura delgada de concreto de 40 cm y encajarle un pedazo de vidrio en el cuello. Todos los objetos llenos de sangre los envolvió en una sudadera que traía consigo.

Ambos salieron huyendo del lugar en el mismo carro y en una calle de terraceria de la calle San Pedro Mezquital, a la altura de la colonia El Cóndor, tiró la sudadera con las evidencias, las cuales fueron encontradas en el mismo lugar por servicios periciales y agentes ministeriales.

El testigo aseveró que después del homicidio quedó en shock, y solamente cuestionó a su amigo por lo que acaba de hacer, a lo que Sergio contestó que su novia había hablado de más y que si decía algo a las autoridades lo iba a matar a él para después suicidarse.

Oscar Manuel abandonó a su amigo en la calle sin pavimentar en la que aventaron la sudadera que traía el vidrio, la estructura de concreto y los guantes de látex.

Tanto la mamá de Sergio Enrique como la de Valeria confiaron a la Fiscalía que la relación de ambos era agresiva, ya que en varias discusiones habían terminado a los golpes.

El imputado de Feminicidio se reservó su derecho de declarar durante estas dos audiencias, por lo tanto solicitaron que se amplíe a 6 meses la investigación para determinar si lo resuelven en juicio privado o juicio oral.

En la sala de espera del Centro de Justicia se dieron cita familiares y amigos de la Valeria Ahumada para exigir justicia con una sanción ejemplar para el que presuntamente último a la víctima de 23 años de edad.

Un comentario en “Feminicidio de Valeria fue premeditado; su novio compró guantes de látex y escogió el lugar para matarla: Fiscalía

  1. Deben darle pena máxima yo conocí ah valería y al cabrón no le importo dejar huérfana ah su hija ,la pena mas dura deben darle

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s