dom. May 26th, 2019

Acusa Martínez Veloz a Bonilla de urdir conspiración para beneficiar a California del agua de BC

Antonio Heras

Mexicali.- Una conspiración internacional para construir una planta desalinizadora de agua de mar en Playas de Rosarito que beneficiará al mercado estadunidense es la que desde 2004 urdió Jaime Bonilla, actual candidato al gobierno estatal de la alianza «Juntos Haremos Historia por Baja California».

En conferencia de prensa desde la sede nacional del PRD en la Ciudad de México, Martínez Veloz denunció que ese plan inició cuando el senador con licencia fue directivo de Agua del Distrito de Otay, California, Estados Unidos.

Jaime Bonilla volvió a estar al frente de agua de Otay en 2008 y en 2012, cuando buscó el cargo de diputado federal por el PT, para desde San Lázaro impulsar la idea de que los problemas de agua de Baja California tendrían que solucionarse con una desalinizadora en Rosarito.

Martinez Veloz es candidato al gobierno de Baja California por el PRD, luego de desligarse de Morena por la decisión de la dirigencia estatal y nacional de mantener oculta la metodologia de la encuesta para seleccionar al candidato por Tijuana y por emitir una convocatoria don de designó candidato único a Bonilla de la coalición con PT, PVEM y Transformemos.

En la sede perredista advirtió que en connivencia con el gobernador de Baja California, «Kiko» Vega, consiguió que el congreso estatal aprobara la construcción de esa planta desalinizadora de agua, entre otros proyectos, por 84 mil millones de pesos, con base en un modelo de asociación pública-privada.

En un comunicado señala que ese acuerdo endeuda a los bajacalifornianos a pagar 166 millones de pesos mensuales durante 37 años, lo que imposibilitaría financieramente al estado para proporcionar servicios prioritarios como la salud y la educación. Un programa público-privado en el que la deuda es pública y las ganancias son privadas.

“Quiero decirles que a la empresa que se le asigna esa plata, una empresa que presume de tener una larga trayectoria en ese tipo de proyectos, lo que hace en cuanto le es asignado la desalinizadora es vender inmediatamente el 75 por ciento de las acciones: el 50 por ciento a una empresa francesa y el otro 25 por ciento a la empresa BlackRock, que es la empresa vinculada con la construcción del aeropuerto de Texcoco”, declaró.

La deuda de este plan de Jaime Bonilla sería de 100 mil millones, una deuda superior a la de Moreira en Coahuila y a la de Duarte en Veracruz, dijo al tiempo de considerar que se trata de una conspiración -o, para usar términos del presidente López Obrador, de un complot- que se idea en Estados Unidos, se empieza a operar, se hacen todas las relaciones y acuerdos necesarios, y después esa misma persona se viene de este lado (a México) aprovechando el sistema, genera condiciones y se posiciona para obtener la candidatura cobijado por Morena.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: