Sáb. Dic 7th, 2019

Desprotegidas y sin atención víctimas indirectas de feminicidios, advierte Maricarmen Rioseco de INMUJERES

Antonio Heras

Mexicali

Las víctimas indirectas de los feminicidios en México y, de manera particular, en Baja California están desprotegidas y carentes de atención institucional, advirtió Maricarmen Rioseco, consejera del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES).

La mexicalense aseguró que es un rubro pendiente en nuestro país y en esta entidad fronteriza que registra altos índices de asesinatos de mujeres.

Baja California está entre las primeras diez entidades a nivel nacional en asesinatos y violencia hacia las mujeres, de acuerdo a los reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública 2019.

Las huérfanas y huerfanos son las víctimas invisibles en los feminicidios, agregó, por lo que INMUJERES busca elaborar un catálogo pues «los hijos, hijas, padres, madres o hermanas que dependían emocional, física y económicamente de las mujeres asesinadas son víctimas colaterales que requieren atención psicológica y acompañamiento, porque además de su orfandad están también las afectaciones maternales y materiales».

La consejera nacional de INMUJERES señaló que en muchos de los casos son víctimas de acoso escolar, bullying y son estigmatizadas por la situación y el contexto en que sus madres desaparecen de su vida por lo que se hace necesaria la terapia sicológica para ellos y todo el núcleo familiar.

Rioseco Gallegos, fundadora a finales de la década de los ochenta del grupo Alaide Foppa, expresó que esa tristeza y dolor suelen convertirse en una amargura social.

La violencia feminicida implica un riesgo en el proyecto de vida de estas víctimas indirectas, por eso es importante para ellas y la propia comunidad que se repare y resarza con atención física, sicológica y que se aseguren su escolaridad y sustento.

Lamentó que cuando se habla de ”ruptura del tejido social” no se haga referencia a los niños y niñas víctimas de la violencia de género llevada al extremo como lo es el feminicidio y que en la psicología colectiva se traduce en una “amargura social por el trauma, la injusticia, la violencia padecida y que genera un grave rencor social”.

La consejera de INMUJERES por Baja California dijo que si bien existe la legislación de víctimas en la realidad y ante el grave problema de feminicidios que enfrenta nuestro país y entidad, queda al descubierto la desprotección en la que quedan miles de niños y jóvenes.

Maricarmen Rioseco perteneció a este grupo feminista que participó en el Foro sobre Derechos Reproductivos de las Mujeres celebrado en 1989 en Tijuana y que en tres décadas realizó talleres sobre salud, violencia, trabajo doméstico, hostigamiento sexual y en la exigencia de servicios de agua potable, energía eléctrica y drenaje para mejorar la situación de las mujeres de los sectores populares de Mexicali.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: