Dom. Nov 17th, 2019

Herencia de Kiko a BC: Deja 4 mil 500 mdp en adeudos y 22 mil mdp en deuda pública

Jorge Heras y Antonio Heras / Lindero Norte
Mexicali.- Con una deuda pública de 22 mil 300 millones de pesos y adeudos al sector educativo, Poder Judicial, burocracia y Ayuntamientos por alrededor de 4 mil 500 millones de pesos, llega el fin de la administración de Francisco Vega de Lamadrid y de los gobiernos panistas en Baja California.

Además está pendientes el apalancamiento financiero, a través del Impuesto al Producto del Trabajo por 25 años, de más de 70 mil millones de pesos por los contratos a particulares para la construcción de desaladoras de agua de mar para el suministro en Tijuana y San Quintín, así como el pago de 300 millones de pesos anuales por 17 años por la obra del segundo piso a Playas de Tijuana, entre otras infraestructuras bajo el esquema de Asociaciones Público-Privadas.

Jocoso como es su costumbre, Vega de Lamadrid reconoció que se va millonario de satisfacciones al eludir el cuestionamiento sobre su patrimonio personal. En 30 años pasó de ser propietario de dos casas de empeño en Tijuana a ser inversionista de desarrollos turísticos y propietario de mansiones desde La Paz hasta Tijuana y San Diego.

El sector educativo e Issstecali fueron los más golpeados por la administración de recursos en el sexenio del político y empresario tijuanense, toda vez que con el magisterio nunca estuvo al corriente en el pago a maestros en activo, interinos y en pensionados al grado de que en el último año llegó a tener una crisis en varios meses por adeudos de más de 2 mil millones de pesos.

Actualmente mantiene el rezago de 900 jubilados que se comprometió a pagar y firmó convenio con la Sección 37 del SNTE, pero incumplió en 2018 y 2019; además tiene 700 demandas de jubilación que procedieron y pendiente su finiquito.

A los maestros estatales del SNTE debe 100 millones de pesos en retenciones y 40 millones a maestros interinos, mientras que a la Sección 2 (maestros federales), el gobierno estatal adeuda alrededor de 50 millones de pesos a interino.

Por conceptos del Fondo de retiro, el mutualista de defunción, cuotas sindicales y promociones económicas, Vega de Lamadrid tiene un rezago de 35 millones de pesos con el SETE.

A las instituciones de educación media superior el balance del adeudo solamente lo tiene con CECYTE, cuyos pasivos son por el orden de los 900 millones de pesos e incluso desde hace 4 años, el Gobierno del Estado no ha reportado las cuotas a Issstecali y el ISR al SAT de los 2 mil docentes y administrativos. En cambio, al COBACH es la única institución educativa con la que no tiene deuda y les aseguró hasta el aguinaldo.

En la UABC, el gobierno del Estado tiene un adeudo histórico de 1 mil 708 millones de pesos, de los cuales el 90 por ciento corresponden a la administración de Francisco Vega.

Con la burocracia, hasta la última semana de octubre, este gobierno panista tiene pendiente el pago de 600 millones de pesos por salarios a activos y jubilados, así como por la prima vacaciones de este mes.

No obstante, ante la urgencia de recursos que tuvo Kiko Vega en el último trimestre del año pasado, Issstecali pidió una línea de crédito por 600 millones de pesos teniendo como intermediario al Sindicato de Burócratas, quien se prestó para hacer la triangulación del financiamiento por la baja calificación crediticia del Gobierno del Estado. De acuerdo a un reporte oficial, únicamente fueron pagados 198 millones de pesos, por lo que quedan pendientes 402 millones desde finales de enero.

Kiko Vega también enfrenta un rezago con el Poder Judicial por 200 millones de pesos y con los Ayuntamientos por más de 500 millones.

Los gobiernos morenistas de Mexicali y Tijuana fueron los que tras asumir su cargo en octubre evidenciar que la Secretaría de Planeación y Finanzas del Estado no había entregado los recursos por Participaciones Federales: hasta el 29 de octubre el adeudo con la administración de Marina del Pilar Ávila era de 199 millones 720 mil de pesos y con el de Arturo González Cruz es de 280 millones.

A los ayuntamientos de Ensenada, Rosarito y Tecate también les debe entre 9 a 15 millones de pesos a cada uno.

DEUDA A CORTO PLAZO

Desde el 2017, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) advirtió que la adquisición reiterada de créditos a corto plazo, la subestimación de la deuda pública y un mal cálculo del sistema de pensiones y jubilaciones, colocaban a las finanzas estatales en una categoría de “debilitadas”, pero no se tomó en cuenta esta observación, toda vez que en 2018 se incrementó la petición de financiamientos con la banca a corto plazo.

Tan solo en 2018, se solicitaron 8 empréstitos a distintas entidades bancarias, aunque en julio de este año se anunció con bombo y platillo que toda la deuda a corto plazo que ascendía a 3 mil 524 millones de pesos habían sido saldadas para cumplir con la Ley de Disciplina Financiera, la cual establece en su artículo 30, fracción II, que ese tipo de deuda debe finiquitarse tres meses antes del término de la administración estatal.

“Saldamos la deuda a corto plazo con remanentes de nosotros, con ahorros propios que hizo esta administración”, aseveró en su momento, Kiko Vega.

No queda claro la forma en que se pudo solventar una deuda tan grande, ya que a decir del Secretario de Planeación y Finanzas, Bladimiro Hernández, en 2017 y 2018 solicitaron hasta 13 financiamientos, algunos hasta por mil 500 millones de pesos, los cuales sumaron la cantidad de 6 mil millones.

En su momento, los estrategas financieron aseguraron que lo resolverían con abonos y reestructuraciones de la deuda.

DEUDA HISTÓRICA PANISTA

En el último gobierno del PRI en Baja California, en 1989, no se le debía dinero a ninguna institución bancaria, 12 años después inició el incremento acelerado de la deuda histórica.

Según información de transparencia del Gobierno Estatal, en los sexenios encabezados por los panistas Eugenio Elorduy Walther (2001-2007) y José Guadalupe Osuna Millán (2007-2013), la Deuda Pública Directa del Estado pasó de mil 703 millones de pesos al inicio del mandato del ex presidente municipal de Mexicali, (culminando su mandato con 2 mil 058 millones 561 mil pesos), a 7 mil 265 millones 460 mil pesos al concluir la gestión de Osuna, lo que representa casi un 80 por ciento de incremento.

El gobernador Francisco Vega de Lamadrid todavía la llevó a casi el doble de como se la dejaron, pues al día de hoy los bajacalifornianos enfrentamos una deuda de 12 mil 526 millones de pesos. Pero el valor real de la deuda histórica central de Baja California es de 26 mil millones de pesos, contando los intereses y el manejo de la deuda por las entidades bancarias.

La deuda a pagar en la entidad es a 18 años, siendo el 2032 cuando se tiene presupuestado erogar mayor cantidad de recursos para este rubro con 2 mil 300 millones de pesos hasta el 2037.

Tan solo en los primeros tres años de Kiko Vega, cuando el Secretario de Planeación y Finanzas era Antonio Valladolid, la deuda directa se incrementó 2 mil 200 millones de pesos al pasar de 7 mil 265 millones de pesos a fines de 2013 a 9 mil 467 millones.

Lo primero que hizo el titular del Ejecutivo en materia financiera en diciembre del 2013 fue solicitar un crédito por más de 2 mil millones de pesos 800 millones de pesos para sanear las finanzas gubernamentales, entre ella las de Issstecali, pero lo tardado que fue el proceso burocrático de Antonio Valladolid para solicitar la línea de crédito hizo que la reforma a la Ley de Disciplina Financiera, le impidiera endeudarse para pagar gasto corriente.

Un año después, a Vega de Lamadrid le autorizó el Congreso otro préstamo por más de 2 mil millones de pesos.

LA DEUDA ACTUAL

En agosto de este año, el Secretario de Finanzas, Bladimiro Hernández, durante las glosas del sexto informe de gobierno reveló que la deuda del gobierno central, la de los cinco Ayuntamientos y la de las Paraestatales es de 22 mil 300 millones de pesos.

El 84 por ciento de la deuda total es con la Banca comercial, el 6 por ciento con Banca en Desarrollo y el 11 por ciento es por el Bono “Cupón Cero”, que consiste en un crédito en el cual la Federación se compromete a pagar todo el capital y la administración estatal asume solamente el pago de intereses.

Desde el inicio de la administración de Vega de Lamadrid se inició presupuestando 900 millones de pesos para el pago de la deuda, tanto intereses, comisiones y gastos, aunque en su último año se destinaron 1 mil 500 millones para amortizar la deuda.

En marzo, la XXII legislatura aprobó la reestructuración de los 24 créditos que tiene la administración pública central con 8 entidades bancarias a pagar en un periodo de 20 años por lo que la deuda de los bajacalifornianos sería de 39 mil millones de pesos, pero tras un amague del gobernador electo de no respetar el convenio cuando asumiera el poder, los bancos interesados declinaron participar.

El 11 de septiembre de 2018 Moodys bajó la calificación crediticia del gobierno de Baja California y el 3 de octubre de 2018 Fitch también hizo lo mismo, cuya perspectiva negativa obedece a los mayores riesgos asociados con el pago de la deuda de corto plazo, lo que complicó todo el panorama financiero.

En el aspecto financiero, los gobiernos del PAN significaron incremento de deuda, deficiente gestión de recursos con la federación y mala planeación en la ejecución del dinero presupuestado, lo que generó un boquete financiero y recursos federales comprometidos.

Para Francisco Vega de Lamadrid la crisis financiera de su gobierno se generó apartir del 2017 con los denominados recursos extraordinarios o también llamados “irreductibles” que no entregó el presidente priista, Enrique Peña Nieto, lo cual llevó a la actual administración a tener un faltante de 4 mil 217 millones de pesos.

2 pensamientos sobre “Herencia de Kiko a BC: Deja 4 mil 500 mdp en adeudos y 22 mil mdp en deuda pública

  1. El peor gobernador en la historia de nuestro estado, este tipo merece juicio penal, en todo lo que se menciona del endeudamiento de su administración, no se dice nada del “robo” a varias cajas de ahorro magisteriales, de las que tomó de nuestro dinero, lo descontaban de nuestro sueldo o pensión pero nunca llegó a las diferentes cajas de ahorro, se calculaban más de 13 millones de pesos lo que sustrajo este tipo y sus asociados.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: