• septiembre 19, 2014
  • Sin comentarios
  • 4 minutos de lectura

Columna Expediente Confidencial: Mungaray reloaded

Alejandro-MungarayGerardo Fragoso M.
Hace mucho, pero mucho tiempo, que en la Universidad Autónoma de Baja California manda un grupo que, más temprano o más tarde, como ocurrió en la elección rectoral de 2011, hace lo que se le viene en gana, beneficiado por esa cohabitación que han logrado con todos los inquilinos del Palacio de Gobierno.
Puede venir un gobernador emanado de cierto sector político panista y mañana sentarse otro que haya surgido de la amalgama rival, que esa cofradía -tómese la definición de la RAE que más convenga y agrade al lector- parece eterna.
Personero de esa mafia es Alejandro Mungaray Lagarda.
Baja California tuvo la desgracia de padecerlo como secretario de Desarrollo Económico y sus resultados fueron, por decirlo de una forma edulcorada, nefastos.
El 19 de noviembre de 2008, Mungaray fue nombrado en dicho ministerio, en sustitución de José Gabriel Posada Gallego, a quien se le había otorgado como premio de consolación, tras perder la candidatura a presidente municipal por el PAN, ante Rodolfo Valdez Gutiérrez.
Posada se fue de la oficina ubicada en el cuarto piso del Palacio de Gobierno, dejando la mayor cifra de Inversión Extranjera Directa para Baja California en un solo año: Mil 555.4 millones de dólares.
En su primer año completo, Mungaray se encargó de hacerla caer 62.98%, al obtener solamente 575.9 millones de dólares en todo 2009.
¿Fue el peor resultado del ex rector? No. En 2012, Mungaray hizo derrumbarse la IED hasta 543.5 millones de dólares, la cifra más baja desde 1996.
Como las cifras no le cuadraban, pretendió entonces disfrazar su mediocridad.
Expirando 2012, al llegar a su oficina el proyecto de Egresos para el presupuesto 2013, la entonces presidenta de la comisión de Hacienda y Presupuesto, Elisa Rosana Soto Agüero, notó algo extraño en las peticiones de recursos que efectuaba la secretaría encabezada por Mungaray: La solicitud de billetes para hacer un estudio de evaluación de la gestión encabezada por el ex rector.
Soto, de inmediato, atisbó que la idea era desconocer las cifras de organismos tan respetables como el IMCO, y de instancias oficiales como la secretaría de Economía, para que Mungaray y los suyos se autoevaluaran y se pusieran un diez en su examen.
Respaldado incondicionalmente por el entonces gobernador, José Guadalupe Osuna Millán, a Mungaray le importaba un bledo lo que dijeran los líderes empresariales, ni las consecuencias que tenía y tiene para Baja California su rala gestión.
Para entender el daño que le hizo la gestión de Mungaray a la economía bajacaliforniana, baste decir que, entre 2008 y 2013, mientras la IED para Baja California decreció 65.06%, la destinada a Querétaro creció 168.02%; y ni hablemos de Guanajuato, cuya IED creció 95 mil 210% entre 2006 -cuando tuvo una contracción- y 2013.
Pese a esas ominosas cifras, Mungaray anda por la calle como sin nada, lo mismo viendo una conferencia del panista Juan Carlos Romero Hicks en la UABC, que, dicen algunas fuentes, cerrando pinzas para convertir en candidato de «unidad» para la rectoría a su máximo pupilo: El actual director de Servicios Estudiantiles y Gestión Escolar, Ángel Norzagaray Norzagaray. Faltaba más.

Comentarios: gerfragoso@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Recomienda López-Gattel no relajar medidas de mitigación efectivas del Covid-19; el cubrebocas es auxiliar

Recomienda López-Gattel no relajar medidas de mitigación efectivas del Covid-19; el cubrebocas es auxiliar

*Distanciamiento social, suspensión de trabajos no esenciales y reducción de movilidad social, entre las medidas efectivas Antonio Heras y Jorge Heras/Lindero Norte…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *