Advierten crisis migratoria en BC por caribeños y mexicanos desplazados por la violencia

africanos-1Antonio Heras
Mexicali.- El flujo de haitianos que buscan asilo político en Estados Unidos ya produjo una crisis migratoria en la frontera de Baja California, a la que se suma el caso de los desplazados mexicanos por la violencia en sus regiones, advirtió el coordinador de la Coalición Prodefensa del Migrante, José Moreno Mena.

Tras alertar sobre el registro de conductas que se reflejan cuando hay una alta movilidad social, entre ellos el racismo y la violencia contra los propios migrantes, sostuvo que el gobierno debe prever un escenario en el que un porcentaje decida quedarse en esta frontera.

Paralela a esta migración se registra la de los desplazados mexicanos, la mayoría de mujeres y niños, que huyen de la violencia de Guerrero y Michoacán, agregó.

La federación, el gobierno estatal y los municipales de Tijuana y Mexicali deben tomar “el toro por los cuernos”  para asumir su responsabilidad para prever un escenario de permanencia en la frontera ante la cancelación del programa de refugio humanitario que el gobierno de Barack Obama inició en 2010 tras el terremoto de Haití pero que tuvo vigencia hasta el 22 de septiembre, sostuvo el activista e investigador de la Universidad Autónoma de Baja California.

Los primeros grupos de caribeños llegaron a Tijuana en abril de 2016 provenientes de Brasil, país que otorgó más de 60 mil visas de trabajo a raíz del terremoto de 2010. A Mexicali se desplazaron a mediados de septiembre por la apertura de una oficina de atención del gobierno estadunidense en la garita de Calexico.

Lo graves es que muchos de ellos no saben o no creen que este programa se canceló, aún más cuando les entregan un numerito para acudir a una cita en la garita pero una vez allí son canalizados a un centro de atención migratorio en donde permanecen detenidos mientras se revisa su petición y hasta que son deportados a su país de origen, dijo Moreno Mena.

En entrevista en el albergue que instaló el “Grupo de Ayuda para Migrantes de Mexicali”, de pastores cristianos, comentó que los gobiernos no están reaccionando como debieran a esta población porque son las organizaciones de la sociedad civil los que la atiende, sin recursos gubernamentales y solo con el apoyo y ja solidaridad de los ciudadanos.

Tampoco hay un conteo real, expresó, aunque las autoridades calculan que son entre 5 y 6 mil no sabemos cuántos son ni aquellos que se encuentran en tránsito hacia Baja California.

Para el coordinador de esta coalición de organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la frontera en atención a migrantes los gobiernos están obligados a prever un escenario en el que algunos de los migrantes haitianos decidan quedarse en estas ciudades porque deben considerar una estancia digna, evitar conductas racistas y sobre todo garantizar su seguridad porque son vulnerables a ser víctimas de robos y asaltos.

“Seguramente el crimen organizado ya les echó el ojo y no es difícil que se registren casos de trata y de tráfico”, expuso durante su recorrido por este albergue que atiende a 200 varones haitianos.

Sobre el caso de mexicanos desplazados por la violencia estimó que alrededor de 3 mil personas, sobre todo mujeres y niños, permanezcan en estas ciudades que son frontera con California, en espera también de ser beneficiados de asilo político por el gobierno de Estados Unidos.

Ellos tampoco creen que México no es un país prioritario para otorgar visas humanitarias ni asilo político por lo que las autoridades estadunidenses les aplican el mismo procedimiento que a los peticionarios haitianos, señaló, lo que no sabemos es por donde están deportando a estos connacionales, aunque se considera que puede ser por Tamaulipas, una zona de riesgo para quienes salieron de sus comunidades huyendo de la violencia del crimen organizado.

Hay una crisis migratoria -en Tijuana es más grave que en Mexicali- que ya rebasó a los grupos de la sociedad civil que los atienden de manera elemental, por lo que los gobiernos deben asumir su responsabilidad, reiteró el activista.

Tiene tres años, permanece desde hace dos semanas en el Desayunador del Padre Chava en Tijuana, bajo la mirada de sus padres juega con una tortuga ninja, unas peloteas de plástico y pedazos de unisel.
Foto: Said Betanzos

nino-africano-ok

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s