Genera cada habitante 853 gramos de basura al día y se estima que BC produce 2.8 toneladas diarias

Heras
Mexicali.- De acuerdo al Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales del INEGI realizado en 2017 los gobiernos municipales y delegacionales recolectaron por día 104 mil 350 toneladas de residuos sólidos urbanos en el país, de las cuales casi la mitad se produjo en seis entidades federativas: Ciudad de México (13.4 por ciento del total nacional), Estado de México (11.4 por ciento), Jalisco (7.1 por ciento), Veracruz (5.8 por ciento), Michoacán y Nuevo León (4.4 por ciento cada uno).

La recolección promedio diaria por habitante a nivel nacional es de 0.853 kilogramos de residuos sólidos. En Baja California hay registradas 967 mil 863 hogares y 3 millones 315 mil 766 habitantes con un promedio de 3.4 personas por vivienda, según datos del Censo Nacional de Población 2015. Se estima que a diario, en promedio, se generan en la entidad alrededor de 2 toneladas 828 kilogramos de basura.

El objetivo del CNGMD-2017 es generar información estadística y geográfica sobre la gestión y desempeño de las instituciones públicas que integran las 2 mil 458 administraciones públicas municipales del país.

Administración del Agua

El tema de medio ambiente se refiere a la gestión que realizan los gobiernos municipales para proveer a la población de los servicios básicos de agua potable y saneamiento y de residuos sólidos urbanos.

En Baja California los servicios relacionados con la administración y distribución de agua potable y saneamiento los realiza el gobierno del Estado, a través de las Comisiones Estatales de Servicios Públicos, a diferencia del 67.8 por ciento de los municipios del país que facturan el servicio de agua.

De los 2 mil 458 municipios, el 98 por ciento cuentan con el servicio de agua potable de la red pública, 77.4 por ciento con alcantarillado y drenaje, y 32.1 por ciento da tratamiento a las aguas residuales.

Registra BC 593 burócratas municipales por cada 100 mil habitantes que lo sitúa en lugar 29 a nivel nacional

Antonio Heras/Lindero Norte
Mexicali.- En Baja California hay 593 empleados municipales por cada 100 mil habitantes que lo ubica en el lugar 29 a nivel nacional, de acuerdo al Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía realizado en 2017.

En el documento se señala que del millón 012 mil 348 empleados en las administraciones públicas de los gobiernos municipales, la tasa de servidores públicos más alta es la de Yucatán con mil 669 burócratas por cada 100 mil habitantes, mientras que Tlaxcala es el que menos tiene al registrar 311, seguido de Puebla con 541 y Veracruz con 556 personas. La media nacional es de 828 empleados.

El objetivo del CNGMD-2017 es generar información estadística y geográfica sobre la gestión y desempeño de las instituciones públicas que integran las 2 mil 458 administraciones públicas municipales del país, específicamente en las funciones de gobierno, seguridad pública, justicia municipal, agua potable y saneamiento, así como sobre la recolección de residuos sólidos urbanos.

Los ayuntamientos de  Baja California se ubican entre los gobiernos de 16 entidades federativas del país que cuentan con una representación menor al 45 por ciento de mujeres que integran los cabildos, incluidos alcaldes, regidores y síndicos.

El estudio se incluye información sobre los recursos humanos destinados a la seguridad pública y la infraestructura utilizada en estas actividades. De las 175 mil 762 personas que trabajaron en funciones de seguridad pública en los municipios de todo el país, sin incluir a la Ciudad de México, el 14.5 por ciento corresponde a los municipios del Estado de México que tiene el mayor porcentaje y el menor corresponde a los de Tamaulipas con 0.5 por ciento. En los cinco municipios de Baja California se registra un 4 por ciento del total que corresponde a 70 mil 304 servidores públicos reportados en este Censo Nacional del INEGI

Durante 2016, 49 mil 939 servidores públicos de los gobiernos municipales acreditaron algún curso de capacitación sobre anticorrupción: cuatro de cada 10 fueron mujeres. Guanajuato fue la entidad que registró el mayor número de servidores públicos capacitados sobre el tema anticorrupción con el 27.8 por ciento y Sinaloa el que menos porcentaje registró con 0.1 por ciento. En este rubro no existe información sobre los ayuntamientos de Baja California y Tlaxcala y las delegaciones de la Ciudad de México.

Mandan a confinamiento casi 19 toneladas de pilas; Sólo representan el 2% de las que se utilizan en BC

*Fueron recolectadas por la SPA y serán enviadas para su disposición final a Yuma, Arizona y Nuevo León.
Jorge Heras / Lindero Norte
Mexicali.- Un total de 18 mil 800 kilogramos de pilas o baterías recolectadas durante dos años fueron enviadas para su disposición final a dos ciudades fronterizas de México y Estados Unidos para evitar daños al medio ambiente y la salud pública de la entidad.

Sin embargo, de acuerdo a datos del INEGI, está cantidad de pilas recopiladas por la Iniciativa Privada y el Gobierno Estatal representan el 2 por ciento de las utilizadas anualmente por los bajacalifornianos, por lo que alrededor 940 mil kilogramos son tirados a la basura convencional o a la calle de forma irresponsable.

En un evento realizado este miércoles en la Secretaría de Protección al Ambiente del Estado (SPA) se entregaron las casi 19 toneladas a las empresas contratadas para realizar el confinamiento: Bio-Sea, quien se encarga de recoger las pilas de San Quintín, puerto de Ensenada, parte de Tecate y Tijuana para llevarlas a Nuevo León, y la compañía SEPA, quien hace lo propio en Tecate y Mexicali para trasladarlas a Yuma, Arizona, en Estados Unidos.

El director de Cultura Ambiental de la dependencia estatal, Raúl Montaño Gómez aseveró que el flete y disposición final de las pilas tiene un costo de 6 mil pesos por tonelada, por lo que en esta ocasión se presupuestó más de 120 mil pesos para está operación.

Señaló que este programa operativo tiene un impacto positivo al medio ambiente al evitar la contaminación de más de 400 mil millones de litros de agua .

“Evitamos la contaminación de aire si se queman las pilas; de tierra sí se dejan en los basureros; en la contaminación del subsuelo cuando se descompone y cuyos residuos son arrastrados por las corrientes de agua al subsuelo por medio de filtraciones, por lo que se contaminan los mantos friaticos”, expuso.

El funcionario estatal explicó que desde que inició la recopilación de pilas en 2009 se han depositado 90.7 toneladas con un costo de medio millón de pesos

Fragmentación de cárteles y presencia del CJNG provoca violencia en Tijuana, según estudio de la Universidad de San Diego

Antonio Heras
Mexicali.- El incremento en los índices de asesinatos que registra Tijuana es el resultado de la fragmentación de los cárteles de las drogas Arellano Félix y de Sinaloa y la incursión del Cártel de Jalisco Nueva Generación que según la DEA mantiene una alta presencia en la costa oeste de Estados Unidos.

En esta ciudad fronteriza de Baja California los grupos antagónicos se disputan el mercado del narcomenudeo en los barrios pobres, donde se registra un alto consumo de drogas.

Los índices delictivos se concentran geográficamente en las áreas pobres y marginadas de la ciudad, con un menor impacto en la vida cotidiana de los residentes ricos y de clase media, de acuerdo al estudio “Resurgimiento de la Violencia en Tijuana”, incluido en una investigación sobre la Justicia en México realizada por la Universidad de San Diego, California, en la que participaron los investigadores Jaime Arredondo Sánchez Lira, Zulia Orozco, Octavio Rodrñiguez Ferreira y David A. Shirk,

En este trabajo de investigación se analiza el fenómeno de la violencia en la frontera y se plantean algunas propuestas para disminuir los homicidios  secuestros y otros delitos.

En el estudio se hace referencia a la violencia de hace una década cuando existían mandos de los carteles de las drogas como Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, Dámaso López Núñez, “Licenciado”, Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero” y Teodoro García Simental, “El Teo”.

En esa época la violencia registró efecto de temor en todos los sectores de la sociedad porque era “altamente visible y de alto impacto” ya que había balaceras en las calles, incidentes con un alto número de víctimas, cuerpos colgando de puentes, ejecuciones al estilo de las pandillas.

Con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de las secretaría de Seguridad Pública de Baja California y de Tijuana señalan que la mayoría de crímenes se concentra en colonias de las delegaciones Sánchez Taboada, La Presa, Los Pinos y Zona Centro, exclusivamente en la Zona Norte donde opera un alto número de grupos dedicados al narcomenudeo, actividad ilícita que antes se regulaban con acuerdos entre cárteles.

En lugar de unas pocas organizaciones criminales grandes y poderosas, cuyas diferencias pueden ser resueltas por una subrepticia “paz mafiosa”, las autoridades se enfrentan ahora a muchas organizaciones delictivas a nivel micro, explica al tiempo de apuntar que mantienen enfrentamientos en colonias para controlar las calles o las esquinas.

El estudio define que para mejorar la seguridad en este municipio, las autoridades deben combatir la desigualdad económica, atender la violencia doméstica, ayudar a la rehabilitación de adictos, detener y llevar a juicio a los principales objetivos, sobre todo a quienes cometen delitos de alto impacto, entre ellos asesinatos.

Expone también que las autoridades deben tener en cuenta el costo-beneficio del arresto a los líderes del narcotráfico, sobre todo por lo acontecido en los últimos años donde la escala por obtener sus lugares genera violencia. Advierte también que los policías municipales deben de abandonar la práctica del “cacheo” (revisión por encima de la ropa), sobre todo en colonias con alta incidencia delictiva, para lograr confianza de la comunidad para futuras denuncias.

 “Las autoridades locales y los líderes comunitarios deben trabajar con urgencia para abordar estos problemas a fin de garantizar que 2018 no establezca un nuevo récord de delitos violentos en Tijuana”, concluye.

En la introducción se advierte que el informe proporciona una evaluación del reciente resurgimiento del crimen violento en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana en Baja California.

“Con un estimado de 1.8 millones de habitantes en 2017, Tijuana es la ciudad más grande de México en la frontera de Estados Unidos y México. La ciudad es hogar de aproximadamente el 49% de la población de Baja California, mientras que comprende solo alrededor del 2% del territorio del estado”

Tijuana es una de las ciudades de más rápido crecimiento en México ya que crece a una tasa anual de 35 mil personas por año -cerca de 96 nuevos habitantes por día- pues atrae a un gran número de inmigrantes de otras partes de México para unirse a la economía de la ciudad.

Señala que siempre se ha enorgullecido de ser la “ciudad más visitada del mundo”, ya que en la actualidad casi 190 mil personas cruzan a diario la frontera entre Tijuana y la vecina San Diego para el trabajo, el comercio, la educación, reuniones familiares y otras actividades recreativas. Además que aproximadamente 200 mil estadunidenses residen en Baja California, sobre todo Tijuana, que representa uno de cada cinco ciudadanos de Estados Unidos que se estima que viven en México.

Contrasta insatisfacción de la seguridad con los niveles de satisfacción con la vida entre los habitantes de zonas urbanas; difunden estudio del INEGI

Antonio Heras/Lindero Norte

Mexicali.- La satisfacción con la vida de los habitantes en zonas urbanas de México contrasta con los bajos niveles de satisfacción con la seguridad ciudadana, de acuerdo a los resultados de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El reporte de enero de 2018 del Bienestar Autorreportado de la Población Urbana (BIARE), diseñado con base en lineamientos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), señala que la satisfacción con la vida de las mujeres que habitan alguna de las 32 ciudades del país es, en promedio, del 8.1, mientras que en los hombres alcanza 8.2 puntos. En la población con edades entre los 19 y 25 años de edad es mayor la satisfacción con la vida (8.5) pero desciende conforme la edad, toda vez que entre los mayores de 60 años disminuye a 7.8 puntos.

Si bien es cierto que en promedio la satisfacción con la vida entre la población mexicana adulta alcanza un 8.1 por ciento, destaca entre los datos que el 2.2% se coloca en el extremo más bajo de satisfacción con la vida en general; el 8.6% se dice poco satisfecha; el 45.2% reporta estar moderadamente satisfecha con su vida y el 44% queda ubicada en el rango más alto de satisfacción actual con su vida, según el INEGI.

Los indicadores más altos de los habitantes en zonas urbanas del país son las relaciones personales, ocupación, vivienda, estado de salud, logros, nivel de vida y perspectivas a futuro, a diferencia de la satisfacción con su ciudad, país y seguridad ciudadana.

En enero de 2018, los índices de seguridad ciudadana muestra el menor nivel de valoración por parte de la población urbana al ubicarse en un promedio de 4.8 puntos, al tiempo que la satisfacción con la ciudad que habita es de 6.9 puntos y con el país de 6.1 puntos.

“El dominio que concentra el mayor porcentaje de población insatisfecha es la seguridad ciudadana (33.9%); además, 36.9% reporta estar poco satisfecha con este dominio lo que acumula 70.8%”, precisa el estudio.

Este estudio en el bienestar subjetivo considerado entre los elementos fundamentales del progreso de las sociedades, a partir de las condiciones y calidad de vida que incluye además la “perspectiva de los individuos sobre su situación, su entorno y lo que en él valoran, más allá de los satisfactores expresables en términos monetarios, como el ingreso per cápita”. Este bienestar se observa a partir del reporte que realizan los ciudadanos sobre la satisfacción con la vida en general, fortaleza de ánimo y balance anímico.

Presentan “Postales de Inglewood” de Rosa Espinoza, Premio Nacional de Narrativa

Antonio Heras

Mexicali.- El texto refiere historias, la narrativa de la memoria y del puente quebradizo de los recuerdos de infancia y de una ciudad como piedra de toque.

Relatos fragmentados que se complementan en la ausencia, en los años, en la mirada atenta de un hombre que corresponde a la genealogía de sus querencias, en esos tiempos que parecieron extraviados, de esas “dolencias que se mantienen latentes hasta que algo tan simple como el humo de un cigarro las activa’ y que emergen silentes.

Con el libro “Postales de Inglewood”, la escritora Rosa Espinoza recibió el Premio Nacional de Narrativa Dolores Castro 2017, el cual fue presentado este martes en La Cenaduría del Centro Histórico de Mexicali.

Ante un público compacto -amantes del mismo amor en que se convierte la literatura-, José Salvador Ruiz realizó los comentarios sobre la narrativa de Espinoza, quien ha obtenido también menciones honoríficas en otros premios literarios.

El bullicio acompaña los sentidos, los lectores escuchan y conversan mientras la escritora dialoga en corto y firma libros de una literatura de voz propia y profunda.

A lo lejos el maullido de sus gatos la llaman para unirse al festejo de la mexicalense.

Migrantes haitianos trabajan en construcción de nueva garita de Mexicali que se unirá al muro de Trump

Antonio Heras

Mexicali.- A sus 36 años, Basilome obtuvo un permiso de trabajo para fondear su tiempo de permamencia en México, una vez que el gobierno de Estados Unidos “congeló” su soliciud de asilo humanitario.

Es uno de los integrantes de la migración atípica que se registró en la frontera de Baja California de originarios de Haití en busca del “sueño americano” durante 2017.

Varado en la capital de Baja California, consiguió trabajo en la construcción de las nuevas instalaciones de la Garita Internacional de Mexicali. Trabajador de la construcción, especializado en pintura de interiores, Basilome prácticamente “picó piedra” para quitar el pavimento del área para la construcción de oficinas y casetas de aduana, carriles y estacionamiento.

Es dificil la situación, nos vamos a quedar en México, señala al tiempo de advertir que su salario es de mil 500 pesos a la semana y envia dinero a su familia en la isla caribeña, pero “200 dólares al mes, es poco, no les alcanza para mucho”.

Habitante de un departamento en la colonia Fronteriza, al oeste de Mexicali, comparte con media docena de sus paisanos que trabajan en el mismo sitio. Advierten que al menos tendrán empleo hasta noviembre cuando termine la garita y se una a los 3.6 kilómetros de muro de hierro del primer contrato del gobierno de Donald Trump.

Ya lo empezaron a construir, dice sobre el muro mientras señala al oeste, sobre la Linea Internacional, en la avenida Colón poniente de la capital de Baja California. Se meterá al Río (Nuevo) y se conectará a la garita que construimos nosotros y también en el otro lado, explica el caribeño.

Hace un año ingresó a México por Tapachula, Chiapas, proveniente de Brasil donde laboró en la edificación de infraestructura deportiva, para dirigirse a la frontera norte de Tijuana.

En el trayecto decidió, junto al grupo que lo acompañaba, a quedarse en Mexicali debido a la demanda de peticiones de haitianos a través del puerto fronterizo de San Ysidro, en el condado de Diego. De ese grupo solo se le autorizó su ingreso a Estados Unidos a una mujer embarazada.